El clima en Neuquén

icon
19° Temp
59% Hum
La Mañana El Comedor

Cocina Circular: reutilizar y aprovechar lo que se descarta

Un taller en Villa La Angostura propone reutilizar alimentos y materia prima en buen estado que suele ser descartada por comercios y locales gastronómicos.

El Almacen Social es un espacio comunitario que funciona en Villa La Angostura y que cuenta con el acompañamiento de instituciones locales y provinciales. Nace desde el seno de la Mesa De Asociativismo de esa localidad y en el tejido de interacciones también está el área de bromatología y otras áreas de políticas públicas apuntadas a la niñez, la adolescencia y la juventud.

Dentro de ese ámbito surge el taller de Cocina Circular, que según Gisela Millán, una de sus referentes, nace desde la necesidad de sensibilizar y concientizar a la población de la importancia de la seguridad alimentaria y el impacto que tiene la pérdida y desperdicio de alimentos.

Te puede interesar...

“Después de los primeros talleres, en una escuela secundaria de Villa La Angostura con orientación en gastronomía, desde la cooperativa escolar buscaron aprovechar bananas que serían descartadas para incluir licuados en los desayunos. Adicionalmente, logramos llegar a más de 20 familias con los talleres de cocina y se proveyó alimento a comedores donde asisten cerca de 200 personas”, contó Millán al El Comedor.

Quienes integran el Almacén Social están preocupados y ocupados con la problemática social alimentaria, la pérdida y desperdicio de alimentos, el tendido de redes comunitarias como solución a muchos problemas y la ayuda mutua basada en relaciones de confianza.

IMG_20210911_102427341_HDR.jpg

En relación a los locales que trabajan con alimentos, se destacan verdulerías y heladerías que poseen descartes de ventas o sobrantes de los procesos de elaboración de productos.

En esta etapa, depende de la coordinación de Almacén Social mantener la dinámica de conseguir y buscar el alimento antes de que sea descartado. Se busca que los siguientes pasos sean una articulación autogestiva donde se fomenten los vínculos entre la demanda (comedores, escuelas, etc) y la oferta (locales con desperdicios y/o pérdidas).

“El primer paso es conseguir los alimentos, para ello nos conectamos con distintos locales de la ciudad, principalmente verdulerías, donde podemos encontrar semanalmente un volumen considerable de alimentos a ser descartados. También estamos atentos a otros locales que tienen procesos de elaboración de sus productos que generan descartes de alimentos (por ejemplo la elaboración de helado de Sambayón utiliza únicamente las yemas de los huevos generando un descarte mensual de cerca de 1500 claras por mes). De esta manera, y en base a los alimentos que recuperamos y/o el tipo taller que buscamos dictar (repostería, cocina vegetariana, etc) se define qué alimentos utilizamos. Posteriormente se lleva a cabo el taller con distintos grupos de personas (jóvenes, adultos mayores, familias que reciben asistencia social, etc) donde no solo se aprovecha el alimento si no también se capacita a los participantes en manipulación de alimentos (taller de bromatología), seguridad alimentaria, nutrición, etc. En una sola acción logramos reducir el impacto ambiental del descarte de alimentos, generar redes entre demanda y oferta, sensibilizar a la población sobre la problemática y la importancia de una buena alimentación”, agregó Gisela.

cocina circular 2

Los talleres de cocina Circular priorizan trabajar con grupos pequeños de manera gratuita. El equipo siente que el compromiso es bueno y, creen, que generan un cambio de conciencia junto a las y los participantes: “A nivel general creemos que es una problemática invisibilizada ya que hay cuestiones sociales económicas y ambientales con impactos directos más evidentes, por ejemplo la crisis habitacional local, o los consumos problemáticos. Creemos que con acciones específicas, con comunicación participativa y con un enfoque multicausal es posible reducir considerablemente el desperdicio y la pérdida de alimentos y, en el proceso generar una nueva manera de vincularnos entre nosotros y con los otros. Una comunidad basada en confianza y con una mirada amplia sobre las causas, responsabilidades, soluciones y posibilidades de las situaciones que hoy nos aquejan” concluye Gisela.

Instagram: @essvla

Visite la tienda virtual de Schroeder Wines.

Lo más leído