El clima en Neuquén

icon
Temp
100% Hum
La Mañana inmigrantes

Cómo fueron los primeros negocios de Neuquén

Los inmigrantes marcaron el desarrollo de la región y fueron pioneros en múltiples rubros.

"En la medida en que realmente pueda llegarse a "superar" el pasado, esa superación consistiría en narrar lo que sucedió", escribió Hanna Arendt.

La historia de los comercios neuquinos tiene puntos de encuentro con los grandes acontecimientos de la historia mundial de fines del siglo XIX y principios del XX. Encontrarnos con los relatos de los descendientes de aquellas familias pioneras nos ayudan a entender nuestro presente. Personas que vienen de los lugares más distantes, familias que eligen este lugar del mundo para establecerse y los sueños constantes de progresar a pesar de todas las adversidades.

Te puede interesar...

Samuel Cravchik. descendiente de una las familias emprendedoras de Neuquén fue testigo del crecimiento de la región al ritmo de los aventureros, de los vendedores ambulantes y de aquellos pioneros que forjaron la historia comercial.

“Yo nací acá en Neuquén, en la calle Sarmiento 42 en la Antigua Casa Cravchik y recuerdo que en esas cuadras había comercios de inmigrantes de todas las nacionalidades. Yo soy del año 1938 y los recuerdos más lejanos deben ser de mis 5 años de edad cuando iba a la Escuela N°2. En la esquina de Sarmiento y Olascoaga en dónde antiguamente vivía la familia Linares, allí estuvo su negocio que había sido uno de los más antiguos de Neuquén. Por aquella época estaba el Bar Ideal, al lado la familia Ortega con una Librería y cerca la mueblería de Moisés Schraie, inmigrante de origen polaco, que había sido maestro en su país", contó a LM Neuquén.

"Cerca del negocio de mi padre estaba la que era una de las tiendas más conocidas de Neuquén, la Tienda “Buenos Aires” propiedad de Don Simón Judzik y de su esposa María Gotlip. También recuerdo a la familia de Jaime Darmun otros comerciantes de esa zona", agregó.

Samuel recuerda los momentos y no puede dejar de mencionar al primer joyero y relojero de Neuquén, Samuel Rosenblat, que se radicó ciudad poco tiempo después de su fundación y comenzó su actividad cerca del negocio de los Linares en el Bajo.

Eddi 1.jpg

"Uno de los hijos de la Familia Rosenblat de nombre Ángel, fue un famoso lingüista, fundador de una Universidad en Venezuela y que a pesar de haber nacido en Polonia se consideraba argentino y neuquino porque se había formado desde el nivel primario en nuestra ciudad", contó.

"Frente a nuestro negocio en lo que hoy es el Parque Central, estaba lo que nosotros llamábamos “El Campito”, que eran los campos del ferrocarril, atravesado por un canal de riego y que era el lugar dónde íbamos a jugar al fútbol al salir de la escuela”, recordó.

Eddi 2.jpg

- ¿Cómo se explica la gran cantidad de comerciantes judíos que abrieron comercios en la región?

La inmigración judía en Río Negro y Neuquén se entiende explicando, cómo llegaron a la Argentina y por qué. Nuestro país a fines del siglo XIX y principios del siglo XX era una nación muy próspera, grandes exportadores mundiales de trigo, maíz y carne. Además, hay que tener en cuenta de ser un país con extensiones enormes y escasamente poblado, lo que generó la administración de políticas de aceptación de inmigrantes motivando la venida de gente de todo el mundo a la Argentina.

Gran parte de la información que yo tengo sobre los inmigrantes judíos en la Patagonia es gracias al Profesor Ricardo Koon que escribió dos libros al respecto y en los cuales colaboré para poder realizar entrevistas a antiguos pobladores de Río Negro y Neuquén.

- ¿Por qué les decían “Turcos” o “Rusos” a esos primeros inmigrantes?

A nuestro país no sólo vinieron italianos y españoles, también llegaron muchos inmigrantes del Imperio Otomano, a quienes se llamaban “los turcos” por provenir de dicho Imperio y entre los cuales había además, muchos judíos que emigraron a causa de las condiciones de pobreza y la persecución religiosa.

Otro gran caudal de inmigrantes judíos provenía del Imperio Ruso, hacia fines del siglo XIX se implementaron una serie de leyes que restringían las zonas donde las familias judías podían vivir o asentarse y, además tenían la obligación de aportar sus jóvenes de la edad 14 años durante un período de 20 años para servir en el ejército zarista. Estos jóvenes separados de sus familias siendo prácticamente niños e incorporados a las milicias en su mayoría no volvían junto ellas y los que lo hacían regresaban en condiciones tremendas. Las dificultades eran muchísimas y la mayoría de los judíos que vivían en Rusia y en Polonia estaban sumidos en una realidad en la que imperaba la pobreza y la falta de posibilidades para poder estudiar y mucho menos progresar.

Las opciones que les quedaban era dedicarse a algunos oficios como, por ejemplo, sastres, colchoneros y algunos pocos que estaban en mejor posición eran prestamistas o banqueros pero no los dejaban hacer otra cosa, mucho menos tener un campo propio aunque excepcionalmente algunos llegaron a trabajar la tierra.

- ¿Por qué precisamente fue Argentina elegida mayoritariamente como destino migratorio?

Los judíos tuvieron una llegada muy importante a la Argentina desde Rusia y Polonia, a través de un benefactor, el Barón francés que se llamaba Mauricio Hirsch que fundó la asociación, conocida entre los paisanos judíos como la “Jewis” (Jewis Colonization Association) que tenía el objetivo de favorecer que aquellas comunidades judías que vivían hacinadas, perseguidas y maltratadas, pudieran volver a sus históricas labores agrícolas y de pastoreo. Actividades que había desarrollado el pueblo judío desde los tiempos bíblicos.

Eddi 5.jpg

El Barón Hirsch no solo pensó en el pueblo judío si no que se trató de un proyecto que incluía a otros inmigrantes para que pudieran asentarse en países en los cuales les fuera posible desarrollar esas actividades agrícolas y ganaderas y la Argentina reunía las condiciones ideales. A fines del siglo XIX se compran tierras para fundar lo que posteriormente fueron las Colonias agrícolas de la Provincia de Entre Ríos, Santa Fe y las Colonias agrícolas-ganaderas del centro de la Provincia de Buenos Aires, llegando incluso hasta La Pampa.

Más de 30.000 familias llegaron a esas Colonias, pero muchos tuvieron que salir a procurarse el sustento en otros lugares debido a que las chacras en la mayoría de las veces no alcanzaban a cubrir las necesidades de las familias que además iban creciendo en número y cantidad de integrantes. Así, muchos colonos se fueron a vivir a las ciudades.

-¿Cómo se dio en Neuquén ese proceso de migración interna?

Hacia principios del siglo XX Carlos Bouquet Roldán trabó relación con hijos de colonos judíos de Entre Ríos. El investigador Ricardo Koon plantea que el contacto estaba relacionado a la pertenencia de Bouquet Roldán con Logias Masónicas y que en el traslado de la capital desde Chos Malal a la ubicación actual trajo consigo algunos de esos colonos entre los que podemos citar a José (Iosef) Edelman junto a su mujer y sus hijos. Uno de los hijos de este pionero fue Ángel Edelman que fue el primer gobernador constitucional de la Provincia de Neuquén en el año 1958.

Otras familias judías llegaron a la zona por parentesco, por amistad con las familias locales que favorecieron su venida y asentamiento y que les habían contado de las bondades de esta tierra en la que, a pesar de tener que soportar un frío enorme y terribles vientos, era un lugar donde se podía progresar y así vinieron los primeros comerciantes judíos. Tanto como los que venían del Imperio Otomano o del Imperio Ruso se dedicaron a una especie de oficio callejero que, aunque eran judíos y por provenir de dicho imperio, les decían sin embargo “turcos”. Eran los famosos “turcos” y “rusos” que iban por la calle y por las casas vendiendo mercadería a lomo de un caballo o de una mula de poblado en poblado.

¿Aquí en Neuquén hubo vendedores ambulantes?

El Sr. Eddi que fue el fundador del “Baratillo Eddi” cuando llegó a Neuquén empezó trabajando como vendedor callejero pidiendo antes el debido permiso al Gobernador del Territorio y como él muchos otros. En la jerga Yidis (idioma de las comunidades judías del centro y del este de Europa) a estos vendedores ambulantes se los llama “Cuenteniques”.

¿Y en el caso de su familia?

Mis padres trabajaban ambos en la tienda y llegaron a tener muchos empleados. En el año 1950 se hizo una reforma en el edificio de la Tienda Eddi, una edificación bastante moderna para la época y recuerdo un letrerito que hizo poner mi padre por el año del Libertador Gral. José de San Martín. Les costó muchísimo a mis padres poder conseguir materiales por aquel entonces, hacía poco había terminado la Segunda Guerra Mundial y escaseaban. La tienda la hizo llamar mi padre, como segunda denominación, “Casa Cravchik” porque además de la tienda era nuestra verdadera casa ya que estaban en la misma edificación.

Eran tiempos de mucha confianza, se abrían las famosas “Cuentas Corrientes” que los clientes saldaban a fin de mes al cobrar el sueldo. Era el sistema que se utilizaba en la mayoría de los comercios del barrio. Mi papá había sido aprendiz de sastre en Polonia así que sabía del oficio y además de vender ropa la acondicionaban a gusto del cliente. Venia mucha gente del interior de la provincia tanto de los pueblos conocidos como de los parajes más distantes, generalmente a fin de año para hacer la compra de todo el año.

-¿Qué secuelas dejó la Segunda Guerra Mundial en su historia familiar?

Don Simón Judzik que era el hermano mayor de mi mamá Matilde logró traerla de Polonia desde el pueblo de Vengrov de dónde eran oriundos, antes de que se declarara la Segunda Guerra y gracias a eso salvó su vida porque el resto de los familiares, tanto maternos como paternos fallecieron durante el holocausto en un campo de exterminio en Treblinka”

Los nombres de los comerciantes judíos del Alto Valle que no hemos incluido en esta nota nos permiten comprometernos a seguir recorriendo sus historias en próximas notas que nos permitirán sin duda escrutar minuciosamente nuestro pasado reciente.

Eddi 5.jpg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

16.574585635359% Me interesa
75.690607734807% Me gusta
1.6574585635359% Me da igual
2.7624309392265% Me aburre
3.3149171270718% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario