El clima en Neuquén

icon
22° Temp
33% Hum
La Mañana dólar

Cómo funcionan las trabas a los dólares financieros y cómo impactan en el oficial y el blue

Las medidas se dan tras finalizar junio y arrancar julio con importantes subas en los distintos tipos de dólar, en medio de la dolarización preelectoral

Menos de dos semanas después de que la Comisión Nacional de Valores (CNV) se reuniera con los agentes de Bolsa (Alycs) para pedirles que redujeran los volúmenes negociados del contado con liquidación, el ente decidió directamente limitar la operatoria.

Durante esta primera semana con el refuerzo de los controles para los dólares financieros, el blue fue el dólar que más subió, mientras que las cotizaciones bursátiles reaccionaron dispares. El paralelo subió $5 o 2,9%, a $179 para la venta, un récord durante 2021. La cotización blue, que viene de ganar un 7% en junio, registra durante julio una ganancia de 6,5% o unos $11, con una brecha cambiaria respecto al dólar mayorista ($96,22) del 86%.

Te puede interesar...

Las nuevas medidas se dan tras finalizar junio y arrancar julio con importantes subas en los distintos tipos de dólar, en medio de la dolarización preelectoral. Las restricciones no alcanzan a las personas físicas siempre que no superen los topes de compras diarias establecidos, con lo que se apunta especialmente a las empresas.

Por un lado, la CNV determinó que “para dar curso a operaciones de venta de valores negociables con liquidación en moneda extranjera (dólar CCL) y en jurisdicción extranjera, debe observarse un plazo mínimo de tenencia de dichos títulos de dos días hábiles a partir de su acreditación en el agente depositario”. Es decir, se impuso un plazo de dos días de tenencia obligatoria de un bono comprado con dólares antes de poder venderlos en la operatoria C -precio exterior-.

Por otro lado, la CNV fijó que, “al cierre de cada semana del calendario, la cantidad de valores negociables vendidos con liquidación en moneda extranjera y en jurisdicción extranjera no podrá ser superior a 50.000 nominales respecto de la cantidad de valores negociables”. Esto significa una reducción del 50% del tope de bonos AL30 y GD30 que pueden operar los clientes de las ALyC y en significaría un tope de US$ 30.000 semanales para comprar divisas a través del MEP y el CCL.

El Banco Central fijó además más restricciones para que grupos empresarios compren divisas con un tope de "50.000 valores nominales" por operación. Esto se suma a la obligación de presentar una declaración jurada asegurando que no se compraron dólares vía MEP o CCL 90 días antes y a asumir el compromiso de no volver a comprar divisas durante 90 días.

Las nuevas disposiciones no afectan a las personas físicas ni su acceso al “dólar-ahorro”, con un límite mensual de US$200.

Argumentos oficiales

Uno de los argumentos oficiales para las nuevas medidas es que la norma anterior del Banco Central establecía que si un agente operaba en el CCL no podía operar luego en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) local. Sin embargo, algunas empresas recurrían al CCL usando el CUIT del holding controlante y al MULC con otro CUIT, con lo que eludían la restricción. Con la nueva medida, el uso del CUIT de la empresa controlante abarcará también a las controladas.

Además, aseguraron que en vez de operar de la forma tradicional en el CCL, es decir vendiendo títulos públicos contra dólares, muchas empresas canjeaban los títulos públicos locales por bonos americanos y luego vendían éstos, algo vedado en la nueva norma. Por ahora, las nuevas disposiciones no afectan a las personas físicas ni su acceso al “dólar-ahorro”, con un límite mensual de US$200.

Según varios analistas, esta medida, tomada a poco de finalizada la liquidación de divisas del campo, muestra que el Gobierno se prepara para un segundo semestre más complicado por la escasez de divisas, en medio de la clásica incertidumbre preelectoral. Así, continuaría sin cambios el esquema de contener el tipo de cambio oficial para frenar la inflación y evitar que se disparen los dólares alternativos y se ensanche la brecha cambiaria.

BANCO CENTRAL.jpg
B

B

Proyecciones para el oficial

En el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que hace el Banco Central, los analistas del mercado consultados estimaron, en la mediana de sus proyecciones, que el dólar oficial que se vende en los bancos terminará este año en $112,64.

De esta manera, el dólar ahorro (al que efectivamente acceden los ahorristas) rondaría los $185,85 cargándole al precio anterior el 30% del Impuesto PAIS y el 35% de adelanto del Impuesto a las Ganancias.

Además, las estimaciones del REM proyectan en $ 159,09 al dólar oficial para fines de 2022, que con el recargo del Impuesto País y el adelanto de Ganancias quedaría efectivamente en $262,47.

Por otra parte, un relevamiento de Latin Focus Consensus Forecast entre varias consultoras y bancos mostró que los analistas esperan en los próximos meses que el peso se siga depreciando debido a una “inflación de dos dígitos y una economía frágil”. Para fines de 2021, estas estimaciones ven al dólar oficial mayorista en $117,16.

Algunos de estos pronósticos son optimistas con el dólar hasta las elecciones porque sostienen que el Gobierno ya demostró que no le tiembla el pulso para pisar importaciones, pero la duda es que pasará luego de octubre.

La principal hipótesis es que ni el Banco Central ni el ministro de Economía están cómodos dejando que el dólar oficial se retrase respecto de la inflación durante mucho tiempo: por eso, luego de las elecciones (y de la mano de algún acuerdo con el FMI) la devaluación del dólar oficial podría acelerarse.

Los analistas sostienen que la idea del Gobierno es “seguir intentando usar al dólar oficial como ancla nominal para reducir la inflación mientras busca contener las cotizaciones del dólar financiero”, que vienen subiendo desde fines de marzo. Según dicen, “la inflación va a depender mucho de la dinámica cambiaria, con cierto riesgo de incrementarse por factores ajenos a la economía, como las elecciones”.

La pregunta también es qué sucederá cuando se corte la entrada de los dólares provenientes de la soja en los próximos dos meses. Por eso, muchos creen que el Gobierno está aprovechando la actual calma cambiaria para acumular reservas y tener poder fuego si el dólar se descontrola cuando lleguen las elecciones.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario