"Compartir la música con él es un regalo de dios"

Luis Salinas. El notable guitarrista y compositor se presentará hoy a las 21:30 en el Cine Teatro Español con El tren, disco quíntuple que también pone en escena a su hijo Juan.

NEUQUÉN
“Es como un tren que va subiendo gente y que no para en ningún lado”. Con estas palabras, su hijo Juan de 17 años definió con exactitud de qué se trata El tren, una obra quíntuple con la que el virtuoso guitarrista Luis Salinas desembarcará hoy a las 21:30 en el Cine Teatro Español. Este monumental trabajo de colección está dividido en tres partes: una denominada “El tren sólo guitarra” (interpretado íntegramente en solitario por Salinas); una segunda parte que contiene dos discos y que lleva el nombre de “El tren sólo Salinas”, donde grabó a dúo con su hijo Juan. Por último, se encuentra una tercera opción, “El tren Latin Rock”, donde comparte con músicos de la talla de José Reinoso, Christian Galvez, Martín Ibarburu, Pocho Porteño y nuevamente su hijo.

El mejor maestro es la propia canción, que es la que te dice qué tenés que tocar o no”.

Precisamente por esas “estaciones” Salinas emprenderá un nuevo viaje en esta parte del sur junto a Juan Salinas (guitarra), Jorge “Jato” Cerrato (bajo) y los cubanos Hubert García (piano) y Choco Drums (batería). Como invitados estarán los zonales Agustín Della Gáspera (guitarrista de Centenario), Juan Cruz “Cacu” Vinet (cajón peruano) y Mario “el Negro” Giménez (percusión).

Para el guitarrista, quien ha compartido escena y ha grabado con artistas como Tomatito, El tren es emocionalmente “el disco más fuerte” de su carrera, porque está dedicado a su hija Rita, porque toca con su hijo y porque refleja el pasado, el presente y lo que viene, según expresó el músico.

Dicha feliz
Nacido en la localidad bonaerense de Monte Grande, Salinas aseguró que “es difícil ser objetivo con las personas que uno ama”, al referirse a su hijo, que comenzó a temprana a edad con el cajón y luego tomó la guitarra, que ya toca hace cinco años. “Lo que uno quiere como padre es que los hijos sean felices. Tener la dicha de compartir la música, que es lo que uno ama, es un regalo de Dios”, aseguró el músico de 57 años que también es padre de la pequeña Rita, de cinco. “Como decía mi vieja, que se fue muy joven, a los 62 años, ‘primero la persona, después lo que hagas o seas’. Después me decía: ‘si un día conocés una chica muy linda que te guste mucho pero que no es buena persona, cuando puedas dejala”, agregó el compositor que en su anterior el triple, Sin tiempo (2010), tuvo a Luis Alberto Spinetta.

Siempre haciendo foco en su heredero musical, el deseo de Salinas “es que sea buena gente y que toque lo mejor que pueda”. “Uno es una planta y tiene que crecer. Lo importante no es llegar a ningún lado, sino encontrar el camino y caminarlo de manera honesta”, dijo el músico.

Diálogo musical
En cuanto a su reciente trabajo que salió a la calle el mes pasado, el compositor contó: “En cada disco mío se encuentran mi pasado, mi presente y mi futuro reflejados de la mejor manera”. Y justamente por eso entre las canciones que incluye el disco están “No se va”, dedicada a un amigo y hermano de la vida, Paco de Lucía; “Ricísima”, escrita para Ricky Olarte (en varias ocasiones percusionista de Fontova), y “Rita”, la pieza que compuso para su pequeña hija, en dos versiones, una instrumental y otra cantada. “Es una personaje que me tiene loco (por Rita). El otro día estábamos ensayando con Juan y nos dijo: ‘chicos, podrían tocar un poco mejor”, reveló Salinas sobre su intimidad familiar.

Para el músico que tocó con B. B. King en Buenos Aires, San Pablo y Río de Janeiro (Brasil), la música “es más importante que cualquier artista”. “La música ya estaba antes que nosotros (los artistas) viniéramos. El mejor maestro es la propia canción, que es la que te dice qué tenés que tocar o no. Como decía el maestro (Horacio) Salgan -falleció días atrás a los 100 años-, un buen arreglador es el que dice hola y le contesta hola. Un mal arreglador es el que le dice hola y le responden ‘hola que tal, cómo le va’. Entonces, es muy importante escuchar. La primera vez que tocó Juan le dije que tenía que sentir sus notas, escuchar a sus compañeros y disfrutar, porque no tiene nada que demostrar. Si eso sucede, lo pasará bien siempre”, concluyó Salina. Hasta última horas de ayer, la producción informó que sólo quedaba un total de 150 entradas. Las mismas se pueden adquirir en Todo Música (Av. Argentina 263) y tienen un costo de $300 y $350.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído