Con el auge de las ferias capacitan a inspectores bromatológicos en agricultura familiar

Son 43 los auditores de nueve municipios que se capacitan en el Centro de Formación Profesional Agropecuaria Nº 1 (CFPA) de Plottier.

Cuarenta y tres inspectores bromatológicos de nueve municipios del Alto Valle realizan una capacitación en agricultura familiar que les permitirá saber más sobre los controles que deben hacer a la hora de auditar en las diferentes ferias que hay en la región.

El curso se dicta en el Centro de Formación Profesional Agropecuaria Nº 1 (CFPA) de Plottier y es una propuesta organizada a partir de la articulación con el INTI, INTA, Bromatología de la Provincia del Neuquén, SENASA, Facultad de Ciencias de los Alimentos de la UNCo, el RENAPRA y la Subsecretaría de Producción de la Provincia del Neuquén.

Te puede interesar...

Este curso cuenta con el aval del Ministerio de Educación de la Provincia del Neuquén y el auspicio de la UNCo.

Los inspectores que reciben la capacitación son de Plottier, Senillosa, El Chocón, Centenario, San Patricio del Chañar, Añelo, Neuquén capital, General Fernández Oro y Cinco Saltos.

Hace un tiempo que la producción de dulces y conservas, bebidas fermentadas, productos cárnicos y agroalimentos en general y su posterior venta en ferias de la Confluencia viene en aumento.

Ante este auge varios municipios del Alto Valle entendieron la importancia de capacitar a sus auditores bromatológicos, quienes son los responsables de garantizar salubridad en lo que consumen los vecinos.

Si bien los requerimientos son los mismos para elaboración de alimentos, lo que se plantea es una capacitación con orientación en agricultura familiar para que los auditores municipales tengan conocimiento del tipo de actividad que hacen estos elaboradores en la zona rural o en la zona peri urbana.

Daniel Cortés, coordinador del CFPA Nº 1, explicó a LMN que en el último tiempo creció el interés por los cursos para elaborar productos alimenticios y lo mismo se refleja en las ferias locales donde hay una mayor venta por artículos artesanales, más naturales y muchas veces orgánicos.

“Por esto es importante que los inspectores de Bromatología conozcan las especificaciones de la agricultura familiar, tengan en cuenta los diferentes requerimientos y que finalmente puedan hacer su trabajo en armonía con los productores y también garantizando la higiene y sanidad”, explicó Cortés.

Además, indicó que a partir de esta articulación institucional se propiciaron los acuerdos para abordar la normativa municipal que acompañe y regule la producción familiar con agregado de valor y que principalmente comercializan en las ferias públicas de cada localidad.

LEÉ MÁS

Una feria para aliviar el bolsillo de los neuquinos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído