LMNeuquen Crack

Conmovedor recibimiento al Messi rionegrino que deslumbra en el fútbol y ya es de Boca

Derek Frank regresó a San Antonio Oeste y los vecinos lo recibieron a lo grande tras ser fichado por Boca.

Por Luis Uribe

Un enorme recibimiento tuvo Derek Frank, el nene de 9 años de San Antonio Oeste que deslumbra jugando al fútbol, y que fue fichado recientemente por Boca Juniors. Una multitud se reunió frente a su casa, en la calle Chubut, en las 40 Viviendas, para mostrarle su cariño y el orgullo del barrio.

Te puede interesar...

Vecinos y amigos, abuelos, tíos, primos, todos lo fueron a recibir. Una pancarta colgada de poste a poste le daba la bienvenida, mientras carteles con su nombre lucían en alto, y banderas azules y amarillas colgaban de las rejas de las casas más próximas.

Embed

La algarabía estalló cuando asomó el auto que lo llevó y lo trajo de Buenos Aires. El griterío se intensificó, activaron bombas de humo, mientras vitoreaban “Derek, Derek…” y de fondo sonaba una canción de la hinchada de Boca.

El pequeño apareció entre la humareda anaranjada, y de inmediato quedó rodeado por el gentío. El primer abrazo fue de su madre, Liliana Pereyra. Después alguien lo levantó sobre sus hombros, y a partir de allí lo colmaron de más abrazos, besos y felicitaciones. Él miraba asombrado con su carita angelical por la gigantesca muestra de cariño, y daba las gracias.

El logro del niño futbolista, que cursa 4to grado de la Escuela 146 y juega desde los 4 años en el Racing local, ha generado un gran entusiasmo en la comunidad de la localidad atlántica, que sigue de cerca su breve pero trascendental carrera vía redes sociales y portales.

Es uno de los temas de conversación en las despensas, y en el Face su foto circula incesantemente, junto con las imágenes del recibimiento. Los papás recuerdan que se destacó de chiquito y ya hizo mucho ruido en julio, cuando Lanús le ofreció realizar una prueba.

Directivos del club del sur del Gran Buenos Aires lo vieron jugar a principios de 2018 en el Mundialito de General Roca, donde llegó como refuerzo de un equipo de Sierra Colorada, que lo convocó luego de sufrirlo en un amistoso.

Derek fue imparable en aquel certamen, a pesar de que con sus 8 años se enfrentó con rivales de 12.

Su mamá recordaría luego que a muchos de ellos le llegaba a la cintura. Pero así y todo se destacó sobre el resto, y su nombre junto a sus demás datos partieron en una libreta de la institución Granate.

Diestro, domina la pelota con gran pericia. Le gusta atacar y hacer goles. Es rápido y puede frenar imprevistamente, para luego habilitar a algún compañero.

A mediados de junio su papá, Sergio, se sorprendía al recibir un llamado en el que lo invitaban a una prueba de jugadores. Viajaron, efectivamente, y gustó. Les dijeron que volvieran para evaluarlo nuevamente, pero no arribaron a ningún acuerdo formal con Lanús, asegura Sergio.

Lo resalta porque la llegada de su hijo a Boca habría generado el reclamo de la dirigencia granate,, que se había anotado para incorporarlo como jugador.

Pero Sergio insiste: “No firmé nada”. Al parecer, según dijo, les llegó la noticia del fichaje y habrían presentado la queja al club “xeneize”.

“Es un crack”

La oportunidad de Boca les llegó pocas semanas de atrás cuando Mariano Gregorini, un vecino de San Antonio que tiene contactos en el club, le propuso llevarlo a una evaluación. Mandó unos videos en los que el chiquito muestras sus habilidades en la cancha, y lo convocaron.

Viajaron a principios de la semana anterior, y no fue una prueba, aclaró Gregorini, sino que su amigo Oscar “Colorado”, Regenhardt, Coordinador de Divisiones Inferiores, accedió a observarlo en el equipo de las categorías de 9 y 10 años.

No pudieron ingresar porque los entrenamientos son a puertas cerradas. Pero Gregorini, quien también jugó oficialmente, sostuvo que después de la práctica se le acercó Regenhardt y le dijo: “es un crack”. Lo notó, agregó, cuando paró la primera pelota.

Jugar en AFA

La parte administrativa de su incorporación a Boca continuó con la revisión médica y la presentación de la documentación, que lo habilita al fichaje que lo hará jugador oficial del club.

Este año deberá viajar al menos una vez por mes a Buenos Aires para seguir entrenando. La misma institución se hará cargo de los gastos del traslado.

Mientras que el año próximo quedará inscripto para el campeonato de divisiones inferiores de la AFA, por lo que el nene deberá mudarse.

El club le ofrece una pensión para hospedarse. Ahí la familia deberá decidir.

LEÉ MÁS

El pequeño "Messi rionegrino" de 9 años que fichó Boca

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.4691358024691% Me interesa
85.185185185185% Me gusta
2.4691358024691% Me da igual
3.7037037037037% Me aburre
6.1728395061728% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario