"Creí que no salía vivo de esta y pensé en mi nene"

Rogger Morales habló tras volver a gambetear la muerte.

POR FABRICIO ABATTE / abattef@lmneuquen.com.ar

Era un domingo perfecto para Rogger Morales y su familia. Día del Niño y asado familiar en casa. Un clima hermoso dentro y fuera de su vivienda en Cipolletti. Su cuñado ya tenía la carne lista. Pero...

“Había salido a pedalear un rato y volví antes del almuerzo. Me senté y sentí un pinchazo en el pecho. Como uno tiene antecedentes, me di cuenta de que era algo jodido. En un minuto salimos a la Fundación Médica, pues allí tienen el equipamiento técnico y humano. Si me llegaba a agarrar afuera, en la bici, no sé si llegaba”, comienza su relato el ex jugador de Cipo y Huracán, entre otros.

“El brazo izquierdo se me dormía. El tema es que tengo tres stents y se detectó que era un problema con la arteria a raíz de que uno de ellos se había parado. Al principio los estudios daban bien, pero yo empeoraba, hasta que las pulsaciones y los valores se fueron muy abajo y me hicieron una intervención de emergencia para colocarme otro stent. Esta vez estuve complicado mal, pensé que no salía con vida y rogaba por mi nene de 4 años”, admite sobre lo que se le cruzó por la cabeza en medio del drama el hoy funcionario cipoleño (en el área Juventudes).

Falla genética y autocrítica

Hay dos razones, según el ex volante central, por las que su corazón lo tiene a maltraer. “Falla genética y algunos cuidados que no tuve. Por ejemplo, la visita al médico. Los medicamentos por ahí no los tomaba religiosamente como correspondía y eso, confiarte mucho, te juega en contra. Pero ahora me digo a mí mismo ‘te salvaste otra vez, ahora cuidate...’”, reconoce.

Lo paradójico es que Rogger no tiene colesterol elevado y lleva una vida sana. “Soy súper deportista, tampoco tengo presión alta, el pulmón funciona al 100%. Los valores me dan perfecto, el posoperatorio fue bastante bueno y disfruto de la vida diaria, estoy en un buen momento familiar y laboral, por lo que no es que me hago mala sangre o reniego y no disfruto. No viene por ese lado”, asegura Morales, tras gambetear una vez más a la muerte.

La anécdota de la enfermera

“Resulta que estaba internado en terapia sólo con un abuelito de 80 años al lado, nadie más podía vernos y una enfermera estuvo como dos horas acariciando al hombre. Me conmovió su calidad humana y les agradezco si a través de esta nota puede salir a la luz”, revela Rogger, quien en breve se apresta a retomar sus habituales tareas.

La puede contar el también ex DT albinegro quien, a lo Sueiro, vio la luz al final del túnel pero se quedó de este lado.

P37-f02-roger-morales.jpg

--> Subcampeón con el Globo y ex Cipo

Rogger Morales es recordado por muchos futboleros por ser el capitán de aquel Huracán de Héctor Cuper que fue subcampeón del Clausura 94, cuando cayó en la fecha final ante Independiente.

Ex volante central surgido en las inferiores de Cipolletti y dueño de una larga trayectoria como DT en el ascenso argentino, lamenta los manejos en su querido albinegro. “No hay un proyecto deportivo. Hay que armar un equipo con jugadores locales aunque no subamos por dos años”, opina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído