Crimen del country: Farré mató a su mujer por celos

Para los peritos, el homicida era consciente de todos sus actos.

Buenos Aires.- La ira, los celos y el resentimiento que Fernando Farré sentía hacia su esposa, Claudia Schaefer, lo llevaron hace siete meses a apuñalarla y degollarla en el vestidor de la casa que alquilaban en el country Martindale de Pilar, en un hecho en el que estaba totalmente consciente de lo que hacía y que no actuó bajo un estado de emoción violenta, informaron ayer fuentes judiciales.
A esas conclusiones, y a otras como que pudo haber premeditado el crimen, arribaron los psiquiatras y psicólogos de la Asesoría Pericial de San Isidro que analizaron durante meses el estado de salud mental del viudo Farré (52) y ayer entregaron sus informes finales en la Fiscalía Especializada en Violencia de Género de Pilar.

Más allá de que a pedido de la defensa aún se deben ampliar algunos puntos de estas pericias que lo hacen plenamente imputable para la causa, la fiscal Carolina Carballido Calatayud ya se puso a trabajar en el requerimiento de elevación a juicio para que Farré sea juzgado cuanto antes por el femicidio de Schaefer (44).

"La conducta homicida respondió a una etapa reflexiva por parte del victimario y reconoce un ánimo preexistente de malestar, ira, celos o resentimiento que actuó persistentemente sobre su personalidad y que culminó en la descarga motora delictiva", dice la conclusión del informe de las psiquiatras oficiales Liliana Varela y Ana María Harlap, al que accedió Télam.

Si bien los estudios tardaron en llegar 230 días desde que el 21 de agosto pasado Farré asesinó a su esposa, las psiquiatras afirman que "al momento del hecho, el imputado no padecía insuficiencia de sus facultades o alteración morbosa de las mismas, o estado de inconsciencia que le impidiera comprender la criminalidad de sus actos y/o dirigir sus acciones".

Los expertos sostienen además que "al momento de la evaluación pericial, el peritado no padece sintomatología psicótica o psicoorgánica que configuren enfermedad mental".

Los peritos agregan que "el insuficiente e inapropiado manejo de la agresividad está ligado a los rasgos de su personalidad", que por ello "la peligrosidad para sí y para terceros está presente" en Farré.

Los especialistas desestimaron de plano que Fernando Farré haya actuado bajo emoción violenta el día que apuñaló a su esposa en el country de Pilar.

"Me dijo que era un pobre hombre"


Fernando Farré dijo después de haber asesinado a su esposa Claudia Schaefer, en la casa que alquilaban en el country Martindale, de Pilar, que antes de degollarla y provocarle 74 lesiones, su ex le dijo que era "un pobre hombre".

La frase está en la pericia psiquiátrica a la que fue sometido el imputado -y a la que tuvo acceso Télam- y surgió de la declaración de uno de los dos vigiladores que se acercaron a la casa luego de cometido el crimen y se encontraron con el acusado cuando ya había salido del vestidor todo ensangrentado y esperaba en un cuarto a la Policía.

Según los vigiladores, Farré los miró y afirmó: "Me dijo que era un pobre hombre", en alusión a lo que supuestamente le habría dicho Schaefer antes de que él la matara.

Al analizar esa frase, los peritos descartan que sea cierto que él sólo recuerda "momentos aislados" del momento del crimen.

"Esos dichos han sido posibles pues tenía capacidad de fijación de la memoria", indicaron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído