Crimen de Lozano: "Fue terrible, Mati no se merecía esto"

Declaró un amigo del ingeniero. Tanto él como otro amigo recordaron un episodio extraño en Halloween.

“Matías era una persona que no se merecía esto, me dolió mucho su muerte. Es un vacío porque era un gran amigo y compañero, siempre aconsejándonos… Fue terrible y muy triste”, confió Eduardo, un amigo del ingeniero Matías Lozano, en la tercera jornada del juicio por jurados contra Marcos Fontán Guzmán, acusado de asesinarlo.

“Era muy tranquilo, una persona muy buena y que se superaba siempre. Estaba trabajando, estudiaba, estaba haciendo un posgrado. Era muy pacífico”, explicó el Eduardo, quien conocía a la víctima desde el 2012, poco tiempo después de que Matías llegara a la región.

Te puede interesar...

El jueves, cuando inició el juicio, Julio, otro de sus amigos, había mencionado que los tres eran “inseparables”. Eduardo contó que muy pocas veces al año, cuando coincidían, solían salir juntos a bailar. “Después de lo que le pasó a Matías intentamos recordar algún episodio extraño, y un mes antes, la noche de Halloween, fuimos al boliche. Lo único que recuerdo fue que un chico se le acercó por atrás, pero nunca le vi la cara porque tenía pintado”, recordó Eduardo.

Ese mismo hecho fue mencionado por Julio, quien declaró: “Me llamó la atención. Cuando miré, era una persona que tenía un dibujo artístico en la cara y unos anteojos muy parecidos a los de Fontán Guzmán. Lo miré a Mati y le dije ‘qué desubicado’. Él me dijo ‘dejalo’. Lo dejo pasar y no le presto atención”. Al ser consultado por el defensor Gabriel Gutiérrez, Julio manifestó que no estaba “100% seguro” de que fuera el acusado.

Marcos Fontán Guzmán está acusado por los delitos de homicidio simple, robo simple y estrago doloso. Relacionado con este último, ayer también declaró el vecino lindante de Matías, quien, si bien no lo conocía más que por cruzárselo en los pasillos del edificio, relató lo ocurrido esa madrugada.

“Me fui a dormir como a las 23 y cerca de las 3 me despertó mi pareja diciendo que había mucho humo en el techo del departamento y que había escuchado ruidos como de una mudanza”, recordó el vecino y detalló que, en minutos, el humo llenó el departamento y el piso.

“Después quedó todo el techo negro y lleno de hollín. Sentí miedo por mi vida, por la de mi mujer y de mi hijo”, confió el hombre, quien manifestó no haber escuchado ruidos de una pelea ni agresión.

Hoy se espera que declaren los testigos de la defensa y mañana serán los alegatos de cierre. Luego, el jurado popular resolverá.

LEÉ MÁS

Forense declaró que el ingeniero intentó defenderse

Para la defensa, el crimen del ingeniero fue por un brote psicótico

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído