De Caracas a Buenos Aires a pie para ver a su hijo

Reinaldo Perger llegó para acompañar a su novia embarazada.

Es una historia de película. De esas románticas en las que hay miles de obstáculos y terminan con un final feliz. Los protagonistas son Fabiola Navarro y Reinaldo Perger, dos venezolanos que próximamente le darán la bienvenida al mundo a su hijo. Justamente por ese bebé en camino y por ella, su gran amor, el hombre decidió recorrer de punta a punta el continente con tal de estar juntos y viajó desde su Caracas natal hasta Buenos Aires, la mayoría del tramo, a pie.

La pareja de venezolanos fue separada a la fuerza en junio del año pasado cuando ella debió escapar de la crisis humanitaria que atraviesa su país y llegó a Buenos Aires. Una vez en suelo argentino, descubrió que estaba embarazada. Meses después, él no aguantó más y partió, caminando, con el sueño de ver nacer a su bebé.

Te puede interesar...

“No tengo palabras para expresar lo que sentí cuando él llegó a la terminal de micros. Estaba demasiado feliz y emocionada”, contó Fabiola sobre el momento en que Reinaldo, después de siete mil kilómetros, se fundió con ella en un abrazo.

Para febrero

La salida de Venezuela no fue fácil para ninguno de los dos. En junio, Fabiola se despidió de Reinaldo y partió en micro junto a su familia buscando nuevos horizonte. Tras 10 días de viaje, y ya en Bella Vista, descubrió que estaba embarazada y se lo comunicó a Reinaldo. El no pudo pensar en otra cosa que en viajar para ver el nacimiento de su hijo, que ahora, juntos, cuentan que se va a llamar Matías y nacerá en febrero.

Enamorado y desesperado, decidió caminar. Sin plata ni celular partió con la brújula señalando a Argentina. Caminaba, hacía dedo, dormía bajo techos prestados o en la calle. En Cúcuta, la frontera con Colombia, conoció a otros venezolanos que también iban a pie y lo acompañaron hasta Perú. Paró en algunos refugios de Colombia para recuperarse de los efectos del sol y de las ampollas que tenía en los pies.

“A veces se me nublaba la vista y se me pasó por la mente quedarme en ese sitio para trabajar y ganar un sueldo que me permitiera comprar un pasaje. Pero me di cuenta de que si me quedaba iba a tener que pagar un arriendo y comida y nunca iba a juntar la plata suficiente. Así que decidí seguir adelante”, explica.

Dos meses y 8000 kilómetros después, Reinaldo llegó a Argentina. En Salta conoció a una mujer, Laura, que al enterarse de su situación se puso en contacto con Fabiola y su familia. Ella lo recibió en su casa, le dio comida y un baño. Y le ofreció comprarle un pasaje a Buenos Aires.

Agradecido

“Yo creo que Dios tiene sus propósitos y que todo pasa por algo. Estoy muy agradecido con toda la gente como Laura que me ayudó para que pueda llegar”, comentó el hombre de esta hermosa historia. “Estamos muy agradecidos con los argentinos por cómo nos recibieron. Ahora está en nuestros planes casarnos acá y queremos hacerlo pronto”, cerró Reinaldo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído