El clima en Neuquén

icon
Temp
58% Hum
La Mañana Moto

De ser delivery a correr en Motos, la historia de Paihuén Nuñez Kotik

En la siguiente nota, concoé la historia de Paihuén Nuñez Kotik, quien pasó de delivery de sushi a correr en el Superbike Argentino.

“Los sueños están para cumplirse”, dice el famoso refrán. El que expresa lo mismo es Paihuén Nuñez Kotik, quien no renunció a su máximo objetivo y pasó de ser delivery de sushi a correr en el Superbike Argentino.

Paihuen Nuñez Kotik tiene 29 años y es oriundo de Burzaco, Provincia de Buenos Aires. Era uno de los tantos repartidores que usaba su Bajaj Rouser NS 200 para trabajar en un local de Sushi. Durante los últimos años, hizo un sinfín de envíos y siempre disfrutaba de manejar su moto durante su jornada laboral. Pero también tenía un sueño: ser piloto de carrera y lo pudo cumplir.

Te puede interesar...

En 2019, Paihuen empezó a probar en kartódromos de manera particular y le tomó el gusto a la velocidad. Eso le dio fuerzas para ir por más y pudo concretar para fines de ese año su primera carrera: “Un día tuve un contacto con Lucio Grapassono que organizó una movida para que se sume gente al FEBOM. En diciembre de 2019 organizaron una carrera con motos stock. En esa prueba terminé séptimo y se armó un lindo grupo donde también estaba Roberto Suárez, que fue clave para la creación de la categoría de 200cc”.

De ser delivery a correr en Motos, la historia de Paihuén Nuñez Kotik
En la siguiente nota, conocé la historia de Paihuén Nuñez Kotik, quien pasó de delivery de sushi a correr en el Superbike Argentino.

En la siguiente nota, conocé la historia de Paihuén Nuñez Kotik, quien pasó de delivery de sushi a correr en el Superbike Argentino.

Después de correr en FEBOM, Paihuen Nuñez Kotik desembarcó en el Superbike Argentino junto al Suárez Racing Team. Fue para la segunda fecha del año en el Autódromo de Buenos Aires y decidió hacerlo con la misma Bajaj NS 200 que usaba para hacer repartos. “Se le hicieron las modificaciones a la moto para poder competir en el Superbike Argentino, se colocaron los manillares deportivos, las pedaleras regulables para la postura y después se hicieron los trabjaos en la suspensión para adaptarla al circuito de Buenos Aires”.

Y agregó: “La primera carrera fue increíble. Un evento mucho más grande que el FEBOM, con los mejores pilotos del país. La verdad que lo disfruté mucho y salí a pista con una alegría inmensa. Fue un fin de semana inolvidable para mí”.

Después de su debut en 2021, Paihuen quiere continuar en el 2022 dentro de MotoAR3 del Superbike Argentino. “Este año la idea es entrenar todo lo que se pueda y asistir a las fechas que se corran cerca de Buenos Aires. La moto tiene mucho para desarrollar y lo importante es que desde la última carrera bajé bastante mi tiempo y seguía mejorando gracias al trabajo del Suárez Racing Team”.

Paihuén sigue trabajando en el mismo local de sushi para el que hacía delivery hace unos años con su actual moto de carrera. “Ahora soy encargado gastrónomico y estoy por empezar a estudiar una tecnicatura gracias a un convenio que hay con SMATA. Correr en moto lo hago en mis ratos libres, así que a veces no puedo ir a entrenar mucho. De hecho en la segunda fecha fui directo a clasificar, sin entrenar. Todo esto hubiera sido imposible sin el apoyo de la gente de mi trabajo que me bancaron para que pueda asistir a cada carrera”; comentó.

sushi.jpg

Por último, Paihuen resaltó que a pesar de que a veces parezca difícil, si uno tiene las ganas de correr, se puede cumplir el anhelo: “Está lleno de pibes que laburan con esta moto y creen que es imposible llegar a competir. Sin embargo, si uno se lo propone, se puede empezar y después la recompensa es muy linda porque se disfruta mucho cada vez que se sale a pista”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario