Debut de 10 para Bauza: triunfo y punta

Argentina le ganó a Uruguay en Mendoza con gol de Lio. La Selección aguantó con uno menos y trepó a la cima.

Mendoza

Messi volvió con el gol bajo el brazo, el debut del Patón Bauza fue con éxito, Argentina bajó al líder y trepó a la cima de las Eliminatorias Sudamericanas y, ante todo, el equipo volvió a entusiasmar. Todo redondito.

La Selección regresó al ruedo tras el subcampeonato en la Copa América Centenario, después de la renuncia de Gerardo Martínez, una AFA acéfala, la Comisión Normalizadora y el pulgar arriba a Bauza.

Todo volvió a girar en torno a Messi. Paulo Dybala fue una buena dupla hasta que lo expulsaron, pero lo mejor de Argentina en ofensiva surgió –siempre- desde los pies del mejor jugador del mundo. Al crack del Barça se lo vio comprometido y sacrificado antes los charrúas.

Lio fue indomable y la única forma que encontró Uruguay de evitar un mal mayor fue cortando con falta lo más lejos posible del arco de Fernando Muslera.

A los 8 minutos, el capitán intentó desde la puerta del área y dos minutos después, Dybala sorprendió a los uruguayos, ganando la posición ante Diego Godín, pero sin poder resolver el remate. En tanto, Ángel Di María tuvo apariciones esporádicas por izquierda.

Dybala le quiso demostrar al Patón Bauza sus ganas de jugar junto a Messi y se pasó de entusiasmo. Las dos amarillas que le sacaron fueron por faltas innecesarias, provocadas por el frenesí del delantero. A los 31, el cordobés tuvo la más clara tras un remate rasante que confundió a Muslera, pero que finalmente se desvió.

A los 39 minutos, Javier Mascherano se sumó a la ofensiva y habilitó a Emmanuel Mas, quien con un centro atrás encontró a Lio para un remate sin éxito.

Pero el gol estaba a la vuelta de la esquina. A los 42 minutos, Messi dominó el balón, confundió a todos, lo rodearon cinco casacas celestes y sacó un remate que, luego de sufrir un leve desvío, se coló en el primer palo del arquero oriental. Gol 56º en la Selección, en 114 partidos jugados. Lio sigue rompiendo marcas.

La nota negativa de la primera parte fue la segunda amarilla de Dybala, en su primer partido como titular en la Selección. El cordobés se retiró entre lágrimas (ver aparte).

Con diez

En el complemento, Argentina sacó el pie del acelerador, se replegó e hizo valer la diferencia mínima ante un equipo con poco brillo. La única amenaza constante fue Luis Súarez, pero -por suerte para la Albiceleste- no le quedó ninguna.

Argentina jugó 45 minutos con un hombre menos y no se notó. Messi tuvo que empezar desde un poco más atrás a tejer la ofensiva, Pratto apareció poco y Di María estuvo más abocado a la defensa, sobre todo por el sector donde aparecía Súarez.

El ingreso del delantero de River Lucas Alario le brindó a la Selección otra vía de salida. El ex Colón, con mucha frialdad, resolvió situaciones complicadas y quedó bien parado en la consideración del DT de cara a lo que viene.

Uruguay no encontró el camino. Se adelantó, intentó lastimar, pero le faltaron los recursos para batir dos líneas bien plantadas, con jugadores que entendieron que el partido se iba a definir con sufrimiento.

Ahora se viene Venezuela de visitante, sin Dybala y todavía está en duda la presencia de Messi. Pero en el debut de Bauza, todo salió de diez.

5 victorias en los debuts en la última década. Antes de Bauza, Martino un 4-2 con Alemania, Sabella 1-0 ante Venezuela, Batista 1-0 Irlanda y Maradona 1-0 ante Escocia. Basile perdió 3-0 ante Brasil.

“Sabíamos de la necesidad de ganar este partido, hicimos un gran primer tiempo y después nos tuvimos que adaptar a las circunstancias”. Javier Mascherano, mediocampista de la selección nacional.

“Se ganó y se sufrió. Se hizo un gran partido, fue duro, pero lo sacó adelante. Siempre es importante ganar para la tranquilidad”. Sergio Romero, arquero albiceleste.

Dybala, del estreno soñado al llanto

Mendoza

Paulo Dybala volvía a la Selección y encima era titular por primera vez con la albiceleste. Disponía de una gran ocasión el delantero argentino de la Juventus, y al principio pareció dispuesto a aprovecharla. De hecho estuvo a punto de convertir a los 31 minutos del primer tiempo, pero no tuvo la suerte que sí acompañó a Messi en el gol que abrió el marcador. El remate de Paulo pegó en el palo y el rebote dio en la espalda del arquero y se fue al córner. Pero la noche terminó de la peor manera para el ex Instituto, que se fue expulsado por doble amonestación casi en el final del primer tiempo. Las lágrimas de Paulo antes de salir nos dolieron a todos.

Pratto, vacío de fútbol y de goles

Otro de los “nuevos” en la Argentina fue Lucas Pratto, el delantero que triunfa en Brasil. El ex Vélez tuvo una tarea para el olvido. Emanuel Más y Pablo Zabaleta, los laterales que retornaban al equipo, alternaron buenas y malas. Sin complicaciones en la marca, no gravitaron en ofensiva.

Mucha gente, poco aliento

El Malvinas Argentinas lució un marco imponente. Estuvo semirrepleto, pero la gente no mostró el fervor habitual. Antes del partido, cinco personas fueron detenidas por reventa de entradas falsas. En tanto, una multitud se agolpó en la puerta del hotel donde concentró Argentina y, por pedido de Bauza, el plantel saludó desde los balcones. Algo es algo....

“Me duele mucho, no sé si voy a estar ante Venezuela”

Mendoza

Tantas veces criticado por no poder mostrar en la Selección argentina el rendimiento que exhibe en el Barcelona, Lionel Messi anoche estuvo magistral en su retorno al equipo tras decir que su ciclo con la casaca nacional estaba terminado tras perder la final de la Copa América con Chile en junio. Jugó e hizo jugar, convirtió el gol de la victoria y en cada arranque levantó el clamor de la tribuna que lo aplaudió con ganas. Por si fuera poco tiró un caño propio de potrero.

El gol llevó su impronta en el que se congenian la astucia y la habilidad. Recibió un pelotazo que supo acomodar, pelear y controló con rebote en un rival incluido. Siguió avanzando como pudo, hizo un amague, puso un freno y, cuando observó el hueco, apuntó y marcó de carambola, rodeado por siete rivales que miraban impotentes.

Por momentos incontenible, con el compromiso de siempre, pero esta vez jugando como quiere la gente, marcó su gol número 56 en 114 partidos que lo afianzan como el máximo goleador del seleccionado nacional.

El crack de Barcelona tuvo una noche redonda porque, además de marcar el gol del triunfo, sobre final del primer tiempo, en el arranque del complemento volvió a levantar a las tribunas con un caño magistral a Mathias Carujo sobre a los 6 minutos.

Al instante, con un remate de tiro libre que despegó el arquero Fernando Muslera. Arrancó aplausos y hasta hizo amonestar a Nicolás Lodeiro y a Gastón Ramírez, este último con una patada descalificadora.

La admiración que despertó llevó a dos hinchas a saltar a la cancha para saludarlo y uno de ellos en la caída lo golpeó en la boca, felizmente sin consecuencias. Fueron demasiadas emociones para la noche del retorno del 10.

"La gente me mostró un cariño impresionante y estoy muy agradecido. Me siento feliz con este grupo. Me duele mucho el pubis, no sé si voy a estar ante Venezuela”. Lio Messi. El astro la rompió en su retorno a la Selección.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído