El clima en Neuquén

icon
-2° Temp
80% Hum
La Mañana Galíndez

Galíndez estuvo en todas: grave acusación, anécdotas con Diego y hoy "un payaso triste"

Historias Mundialistas. Al histórico masajista y utilero de la selección intentaron culparlo de "envenenar" a Branco. De qué se arrepiente hasta el día de hoy y por qué vive angustiado.

No hizo goles ni los evitó con la celeste y blanca. Tampoco dirigió al combinado nacional ni a ningún otro equipo. Ni siquiera se puso los cortos. Pero desde otro rol más humilde pero igualmente importante Miguel Di Lorenzo se convirtió en una suerte de leyenda de la selección argentina. Es una de las caras criollas de los mundiales, el pueblo futbolero lo emparenta con la máxima cita, un actor de reparto que dejó huella...

Conocido popularmente como Galíndez, integró la delegación en 3 mundiales y se ganó la confianza de Diego Maradona, que lo amaba, y de todos los muchachos que se codearon con la gloria en el representativo nacional. No por nada se emociona y llora al aire en la madrugada de este martes 1 de noviembre en Super Mitre Deportivo.

Tiene 79 años, sufre de soledad y la nostalgia se apodera de él cada día. "Soy un payaso triste, todos se ríen conmigo pero estoy muy solo", confiesa y no puede evitar las lágrimas al recordar la vez que miró el sol "y ahí vi a Diego, al Tata Brown, a Cucciufo, al Profe Echeverría", enumera a los héroes de la abiceleste que ya partieron de este mundo.

Posee mil anécdotas de selección pero nos vamos a limitar a las más jugosas porque es para escribir un libro de lo contrario con este personaje simpático y divertido.

Una sucedió en el recordado e histórico triunfo de Argentina ante Brasil, 1 a 0 en octavos de final de Italia 90'. Muchas historias se contaron en torno al famoso "Bidón de Branco", el brasileño que se descompuso tras beber del agua argentina. Algunas exageradas.

Y las sospechas y acusaciones recayeron sobre él, el emblemático utilero de la albiceleste. Cuenta en primera persona lo que sucedió. "Viene Giusti (Ricardo) y me pide agua. Agarro él el bidón y también se acerca el Vasco (Olarticoechea) y también me pide agua. Un bidón, otro bidón... Al rato se acerca Alemao (brasilero que jugaba con Maradona en el Napoli) y me dice 'vos nos estás envenenando", recuerda Galíndez y se le ponen los pelos de punta.

Justo a él, que se crió a los ponchazos tras la prematura muerte de su madre, que adora y reivindica a su padre que le inculcó valores, códigos y honestidad, lo estaban acusando de algo que muchos sospechan premeditó Bilardo aunque los brasileros jamás pudieron probar nada...

Galíndez: "Alemao me acusó de envenenar a sus compañeros"

"¿Que está diciendo? 'Vos estás envenenando a mis compañeros'. 'No, tomátela, es muy fuerte. Jamás tomaste un agua más limpia...", rememora el picante diálogo en plena batalla deportiva.

image.png

“Gané 24 títulos. Salí campeón del mundo con Boca, con River, con la Selección. Y me siguen hablando del bidón”, desprotica quien también dio la vuelta con San Lorenzo en el '95.

Otra anécdota que jamás olvidará está ligada al doping positivo de Maradona en Estados Unidos 1994. Fue parte involuntaria del mismo pero nada tuvo que ver, a pesar de culparse hasta el día de hoy.

"Resulta que yo estaba masajeando a Cani (Claudio Caniggia) en el vestuario y me dicen, en la puerta te buscan. ¿Quien es pregunto? No se una persona, me contestan. Era Cerrini, el personal trainer de Maradona. ¿Qué querés? Dale esto a Diego. Para que se la dí, siempre me culpo, la tendría que haber tirado. Eramos campeones del mundo", recuerda sobre el suplemento que contenía efedrina y Cerrini compró por error (equivocó el nombre).

image.png

Del '86, claro, también hay. Un día el Gringo Giusti lo fue a buscar a la habitación y lo llevó hasta el patio de la concentración donde ya estaba armada la mesa del asado. Ahí empezaron a levantarse todos. Pasculli, Ruggeri… Lo sentaron en la cabecera, lo rodearon, le vaciaron un paquete de harina encima, lo empaparon. Después lo disfrazaron de mexicano y terminó bailando “Popotitos”.

Es Galíndez. El masajista histórico de la selección. El confidente de Diego, el del interminable abrazo tras el penal a Italia que junto a las atajadas del Goyco nos metía en la final. El payaso triste que merece una alegría y viajar a Qatar...

image.png

Consejos para ganar el Mundial

"En un Mundial no hay tiempo para nada. Tenés que estar todo el día despierto, tenés que pasar por las piezas, ver si alguien necesita masajes. Y tenés que estar siempre con buena cara si querés ganar. Que los jugadores te vean sonreír, alegre. Nada de cara de culo. Bilardo me decía: “Galíndez, ¿hay sueño?”. “No, no hay sueño, Carlos”.

Firmado. Miguel Di Lorenzo, alias Galíndez.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario