El clima en Neuquén

icon
14° Temp
33% Hum
La Mañana Pelé

Murió Pelé, uno de los futbolistas más grandes de la historia

El astro brasilero tenía 82 años. Desde hacía varias semanas su salud se había agravado.

El astro brasileño Pelé, uno de los mejores futbolistas de la historia, murió este jueves a los 82 años en San Pablo, confirmó su hija mayor, Kely Nascimento.

"Todo lo que somos es gracias a vos. Te amamos infinitamente. Descansá en paz", publicó en Instagram la hija de Pelé, quien había sido internado a fines de noviembre tras un agravamiento general de su estado de salud por un cáncer de colon.

La muerte del astro provocó la reacción inmediata del mundo del deporte en general y del fútbol en particular: Edson Arantes do Nascimento, tal su nombre real, forma parte del "Olimpo de la pelota" junto con los argentinos Diego Maradona, Alfredo Di Stéfano y Lionel Messi y el neerlandés Johan Cruyff.

tuit pele.JPG

Pelé había nacido el 23 de octubre de 1940 en Minas Gerais y debutó como futbolista profesional en 1956 en Santos, de San Pablo, donde jugó hasta 1974. El otro club por el que pasó fue el Cosmos, de Estados Unidos, entre 1975 y 1980.

Con su Selección fue tricampeón del mundo: ganó la Copa en Suecia 58, Chile 62 y México 70.

tuit conmebol.JPG

Pelé, O Rei, Edson Arantes do Nascimento, salió al ruedo a los 16 años para brillar en el más alto nivel, heredar las virtudes de los cracks que lo precedieron y condensar dotes técnicas en un solo jugador que hasta entonces se verificaban repartidas en dos, en tres, en cuatro. En muchos.

El atleta superdotado químicamente puro: 173 centímetros y 70 kilos de músculo, emociones templadas y ejecuciones de concierto.

Visto desde cierta perspectiva, encontrar defectos en cómo jugaba Pelé es una tarea odiosa y condenada al fracaso.

Era fuerte como un roble y con tranco de gacela solo superado por Alfredo Di Stéfano (la Saeta Rubia criolla), gambeteaba en corto y en largo, era diestro, pero podía presumir de zurdo y cabeceaba como un portento sin que lo perturbaran demasiado las marcaciones rigurosas.

tuit tnt.JPG

"Al Negro le pegabas una y te devolvía dos", comentó alguna vez Antonio Ubaldo Rattin, el mítico 5 de la Selección Argentina que estuvo presente en el partido del Maracaná donde Argentina venció por 3-0 a Brasil por la Copa de las Naciones y con un certero golpe fruto del fastidio Pelé rompió el tabique nasal de José Agustín Mesiano.

Otro sabio de la tribu, el recordado Roberto Perfumo (post Mundial 66 considerado el mejor número 2 del mundo) se revelaba orgulloso de haberlo enfrentado unas cuantas veces y de haberlo padecido sin dejar de disfrutar de su arte.

"Con la pelota era un infierno, jugaba y hacía jugar, era guapo y caballero. Le hablabas, le pegabas, te las devolvía sin decir ni una palabra y cuando terminaba el partido venía y te daba un abrazo", más de una vez supo describirlo el Mariscal Perfumo, sea de forma pública, sea en tertulias futboleras con amigos.

Hasta el advenimiento de Pelé, ungir a un jugador de fútbol como el mejor entre los mejores estaba ausente de la agenda o a lo más suponía una referencia débil, brumosa.

Cuando el Pelé todavía adolescente surge, brilla y fascina entre los mejores cada vez que pisa el verde rectángulo de 105 por 70, suyo es el trono, suya la corona y suyo un prestigio que trascenderá por los siglos de los siglos.

Y eso, en principio, por haber ganado por escándalo cualesquier comparación con los galácticos de su tiempo: el inglés Bobby Charlton, el alemán Franz Beckenbauer, los italianos Sandro Mazzola y Gianni Rivera y hasta el extraordinario Eusebio, La Perla Negra de Mozambique.

Desde Pelé y por Pelé, la vara de la excelencia quedó tan alta que casi una década después de su retiro tuvo que plantarse en el Estadio Azteca un argentino de piernas chuecas y cabello enrulado, gambetear a un puñado de ingleses y ejercer el tácito derecho de reclamar la herencia del número 1.

tuit barcelona.JPG

Pelé hizo 12 goles en 14 partidos jugados en Mundiales y completó 77 en 92 presentaciones con la camiseta de su país con un pasmoso promedio de 0.84 y por delante de monstruos de la talla de Neymar, Ronaldo, Romario, Bebeto y Rivaldo.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario