El clima en Neuquén

icon
31° Temp
20% Hum
La Mañana River

¡River es el nuevo campeón del fútbol argentino!

El Millonario, con otra presentación estelar, le ganó 3-1 a Estudiantes y conquistó el título local.

River consiguió su segundo título local en tres años en un marco inigualable: ante un Monumental repleto, el elenco comandado por Martín Demichelis derrotó 3-1 a Estudiantes con otra actuación estratosférica y se quedó con la Liga Profesional de Fútbol dos fechas antes del final del torneo. Pese a que Talleres de Córdoba había vencido agónicamente a Huracán en Parque Patricios, el Millonario sacó nueve puntos de ventaja con seis por disputar.

Los anfitriones salieron con hambre y presionaron alto desde el primer minuto. Cuando Estudiantes todavía se estaba acomodando en el campo, González Pírez realizó una extraordinaria jugada individual en la puerta del área, con sombrerito incluido: el central le cedió la pelota casi de inmediato a Lucas Beltrán, que definió cruzado y con prestancia para hacer delirar a todos los hinchas. Casi desde el vestuario, la Banda ya ganaba 1-0.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1680338052441317378&partner=&hide_thread=false

Pese a que el conjunto comandado por Eduardo Domínguez había logrado emparejar las acciones a través de una serie de envíos aéreos, e incluso contó con una jugada clara de Guido Carrillo que cortó Franco Armani con los pies, el poder de fuego del Millonario volvió a hacerse presente. A los 18', Nicolás de la Cruz amplió para Milton Casco, que lanzó un centro poco preciso: Luciano Lollo rechazó al medio y el uruguayo, dotado de una técnica envidiable, remató desde media distancia para ampliar diferencias.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1680342081514905605&partner=&hide_thread=false

A esas alturas, la superioridad futbolística de los anfitriones era evidente y Estudiantes se quedó sin argumentos para competir ante el mejor equipo del torneo. A los 30', después de una larga posesión de River, el volante charrúa asistió de volea y al espacio a Nacho Fernández, que quedó cara a cara con Daniel Sappa. El arquero lo derribó dentro del área y Esequiel Barco hizo gala de su gran efectividad a la hora de los tiros desde el punto penal para sentenciar la merecida goleada.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1680345470265176065&partner=&hide_thread=false

El final de la primera mitad mostró al Pincha desesperado por concretar el descuento, pero falto de ideas y superado claramente por su rival. Si bien intentó en varias ocasiones desde lejos -Benjamín Rollheiser pidió penal por una supuesta mano-, la Banda se floreó y jugó con la desesperación de la visita. Los aplausos, las ovaciones y el festejo anticipado bajaron desde las tribunas cuando el equipo se retiró a las duchas: una vez más, los de Núñez mostraron un fútbol de alto vuelo.

Ya en el complemento, la tesitura del cotejo no se modificó: el público se tiñó de alegría y poco importó lo que ocurría dentro de la cancha. Si bien la visita se adelantó unos metros y los de Demichelis no tuvieron la misma precisión en la zona de gestación, River aprovechó las transiciones para pergeñar un par de ocasiones. A los 57', el exdelantero del Atlanta United arremetió por el sector derecho en un contraataque y le dejó la pelota a Enzo Pérez, que irrumpió por detrás. El remate del ídolo, sin potencia, fue contenido por el arquero rival.

Mientras se define la eventual salida del capitán -tanto Deportivo Maipú, el club de sus amores, como el Inter de Miami se relamen-, el DT decidió reemplazar al volante ex Godoy Cruz para que pueda recibir el cobijo de los hinchas. En su lugar ingresó Matías Kranevitter, que no pudo disfrutar de minutos con continuidad en la temporada a raíz de varias lesiones que lo tuvieron a maltraer.

En el medio del jolgorio, la visita aprovechó una desconcentración para convertir su primer tanto del pleito: Mauro Méndez comandó una buena jugada, con el Millonario ya partido, abrió juego para Leonardo Godoy y solo tuvo que empujar el balón ante la salida de Franco Armani. Por supuesto, el grito solo sirvió para decorar el resultado. Un rato después, Agustín Palavecino estuvo cerca de marcar el cuarto del local, pero el disparo se fue apenas ancho.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1680358766007529472&partner=&hide_thread=false

El clima, por supuesto, lo pusieron los fanáticos en el Monumental: desplegaron una bandera gigante en agradecimiento a los jugadores y al cuerpo técnico, que logró levantar su primer trofeo a tan solo seis meses de haber asumido. En el banco de suplentes, el estratega se emocionó y rompió en llanto, mientras que sus dirigidos se sumaron a la celebración al grito de "Dale campeón". Los fuegos artificiales y las bengalas le dieron el toque final a una velada especial: River le puso el broche de oro a una campaña brillante y acumuló su título número 70.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario