El clima en Neuquén

icon
22° Temp
26% Hum
La Mañana moza

Desfiguró con un vaso a una moza, pero no irá preso

El agresor fue condenado por el ataque en un bar: le dieron 3 años en suspenso y ya recuperó la libertad.

El hombre que le partió un vaso en la cara a una moza en un bar de Mendoza -provocándole un corte que demandó 20 puntos de sutura- fue condenado por el brutal ataque, pero ya recuperó la libertad. Es que en un juicio abreviado, recibió una pena excarcelable. En total, sólo estuvo 13 días preso.

José Luis Pericoli (35) recibió una pena de 3 años en suspenso, por los delitos de lesiones leves y hurto simple. El agresor se declaró culpable, pero se vio beneficiado por no tener antecedentes.

Para la Justicia fue él quien le arrojó un vaso de vidrio en la cara a Agustina Tramontana, la joven de 20 años que sufrió graves heridas. Ocurrió hace dos semanas. En un dramático posteo, la joven había denunciado las consecuencias del ataque: “Me arruinaron la cara, al punto de no poder verme en un espejo sin llorar”. Ahora deberá someterse a una cirugía reconstructiva por daños en el oído y la mejilla.

La condena contra Pericoli se conoció el lunes durante un audiencia de control jurisdiccional. El fallo establece una serie de reglas de conducta, como realizar un tratamiento psicológico y la prohibición de acercarse a la víctima.

Agustina dijo que el 14 de marzo cerca de las 2 de la mañana, llegaron tres hombres al local bar Maldito Perro de la ciudad de Mendoza. “Subieron a la terraza. Los atendí. Pidieron unas cervezas y les pregunté si querían algo más. Entonces, empezaron a acosarme, decían que me querían a mí”, contó.

Una hora después, los hombres bajaron de la terraza y se sentaron en una mesa de la vereda. “Fui a cobrarles y dijeron que ya habían pagado. No era cierto. El encargado se acercó, les reclamó el pago y volvieron a pedirle bebidas. Pero no quiso seguir atendiéndolos. Ibamos a cerrar”, recordó la moza.

La discusión entró en una escalada de violencia de la que participaron otros clientes. “Les pedí los vasos de vidrio y les ofrecí los descartables. No aceptaron y se quisieron ir con un vaso. El encargado les dijo que no se podían ir, les pidió que devuelvan el vaso, le pegaron a él y se pelearon con otros clientes”, dijo Agustina. Y llegó lo peor: “Uno de ellos levantó un vaso y me lo tiró en la cara”. Y se lamentó: “Tengo más de 20 puntos en la cara, cejas, cachete, parte de la cabeza y la oreja con cortes, quedé sorda del oído izquierdo”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario