Fuentes judiciales informaron que Juan Pablo Quiroga ya había sido imputado en abril por hurto y fraude, aunque esta vez quedó privado de su libertad por otra maniobra vinculada directamente a su labor como efectivo de la fuerza provincial. Hace una semana, el agente le escribió por Whatsapp a Rodrigo B. y adjuntó una captura de pantalla del video del asalto a una casa de electrodomésticos. Si bien ninguno de los dos delincuentes era el ahora denunciante, el muchacho señaló que uno de ellos era pariente suyo. “Si para las 4 de la tarde no tengo novedades tuyas, voy a elevar todo a la Fiscalía y a la PDI (Policía de Investigaciones). Te va a saltar pedido de captura y te van a hacer un allanamiento en tu casa, en tu trabajo, es todo un quilombo”, insistió el agente.

Te puede interesar...

En la conversación por mensajes de texto y llamadas telefónicas le advirtió a la víctima que figuraba en un sumario como “cómplice del hecho” y que podía pasar “de 3 a 5 años” en la cárcel. Después de exponer las pruebas, Quiroga fijó el precio: “Mi jefe dijo que te sale 5 milanesas (cinco mil pesos) a vos sacarte del sumario la testimonial donde Gustavo te nombra a vos y la foto se rompe ¿Qué vas a hacer?”.

Rodrigo decidió recurrir a la Justicia y entonces la Policía empezó a trabajar con la unidad de Violencia Institucional del Ministerio Público de la Acusación (MPA) para pactar una entrega controlada del efectivo como medio para probar el delito. Tras montar la escena que quedó registrada y en la que el agente aceptaba el dinero, al otro día fue detenido. Ahora, Quiroga podría pasar entre 5 y 10 años tras las rejas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído