Dos policías salvaron a una recién nacida con maniobras de RCP

Integran la División Tránsito de Centenario. La pequeña, de 14 días, había dejado de respirar.

Por Sofía Sandoval - ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La noche en que iba a convertirse en heroína, la agente Tamara Salazar regresó de su patrullaje y colgó su chaleco antibalas en el destacamento, resignada a repetir la rutina de siempre. Con el frío y la lluvia persistente, su actividad baja, por lo que se sorprendió al recibir un pedido de auxilio que la llevó a salvarle la vida a una recién nacida.

Ella y su compañero, el cabo José Valenzuela, terminaban de recorrer las calles de Centenario cuando una mujer irrumpió en la División de Tránsito para suplicar por ayuda ante una emergencia. Eran las 23:30 del miércoles cuando se subieron otra vez al patrullero y recorrieron la calle Jaime de Nevares hasta dar con el auto señalado.

Te puede interesar...

Cuando vieron las luces azules, los jóvenes padres de Nicole, de 14 días de vida, frenaron de forma abrupta en la intersección de la ruta interprovincial con la calle 20. “¡Se me muere, se me muere!”, gritaba la mujer ,mientras le mostraba a Tamara una ínfima beba envuelta en una manta de peluche.

Con el rostro ya morado por la falta de oxígeno, la chiquita descansaba en un sueño que parecía eterno. Tamara no titubeó. Se subió con la familia al patrullero y comenzó a hacer las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), mientras Valenzuela conducía a toda marcha hacia el hospital de Centenario.

“Yo le hacía preguntas a la mamá para conocer la edad de la beba y saber qué presión tenía que hacerle”, relató la agente a LM Neuquén.

Comentó que adquirió sus nociones de primeros auxilios incluso antes de entrar a la Policía, porque su mamá, enfermera, le había explicado cómo actuar ante distintas emergencias.

“En una décima de segundo repasé todo lo que sabía y entendí que era necesario conservar la calma”, detalló Salazar.

No recuerda cuántas veces aplicó la misma maniobra: una compresión en el pecho, un leve golpe en la espalda frágil y esperar una mínima reacción. Una y otra vez. Hasta que, por fin, Nicole expulsó algo de espuma por la boca y aspiró dos cortas bocanadas de aire que se parecían a un suspiro calmo.

“La di vuelta y estaba calmada, sin llorar, con unos ojos marrones muy abiertos”, recordó emocionada la policía, que sintió en la palma de la mano los leves latidos del corazón de Nicole. “Es muy chiquita, la sostenía con la mano y no me llegaba al codo”, señaló.

Recién cuando vio los ojos humedecidos de la mamá y a la beba tomando el pecho, la mujer entendió la proeza que había hecho junto con su compañero.

“Este fue un trabajo en equipo, llegamos rápido al hospital gracias a la concentración que tuvo José Valenzuela”, expresó la agente.

Al día siguiente llegaron los honores: el reconocimiento de la Policía y el llamado agradecido de los padres de la beba, que quisieron sacarse una foto con los héroes.

Pero antes, mucho antes, Tamara ya sentía la satisfacción de prestar un servicio para hacer de este mundo un lugar mejor.

“Siempre me gustó ayudar: en un mundo tan malo, con solo asistir a alguien a cruzar la calle se hace la diferencia”, dijo la joven agente de 26 años, y agregó que todos deberían tener conocimientos de primeros auxilios. “Aunque no sean profesionales, saber estas cosas puede salvarle la vida a un familiar”, destacó.

“Lo que hicimos esa noche no hubiera sido posible sin los cursos periódicos de la Policía, donde nos explican las maniobras de primeros auxilios y RCP”, dijo José Valenzuela, Cabo de la Policía “Aunque había colaborado en emergencias, es la primera vez que me enfrento a una situación así. Para los dos fue nuestra primera experiencia de salvar una vida”, dijo Tamara Salazar, agente de la Policía

Otros dos héroes

En abril pasado, el agente Néstor Milláin y el sargento Leandro Castillo, de la Comisaría Segunda, salvaron a una beba de menos de un año con maniobras de RCP mientras la trasladaban en el móvil policial desde el barrio Belgrano al Policlínico, a raíz de que había dejado de respirar durante 15 minutos.

LEÉ MÁS

Fueron a pescar, quedaron atrapados en una isla y pasaron la noche debajo de la lluvia

Cayó la banda del Don Bosco tras robar en diez casas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído