Las imágenes comenzaron a viralizarse a través de Whatsapp en los teléfonos de los policías, lo que desató un gran escándalo entre los efectivos de la Bonaerense. La acusaron de faltarle el respeto al uniforme policial.

Según se supo, el destinatario de las fotos habría sido su jefe. Sin embargo, su mujer los descubrió y realizó la denuncia correspondiente ante Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído