El clima en Neuquén

icon
Temp
72% Hum
La Mañana Trabajo

El 1° de mayo encuentra al trabajo por el camino de recuperación

Luego del golpe de la pandemia, la desocupación cayó a los niveles que tenía antes.

Tener trabajo no asegura escaparle a la pobreza. La comparación de los índices oficiales basta para probarlo: la desocupación es del 5,9%, mientras la pobreza contiene al 33,5% de la población. La indigencia mide igual que la desocupación.

Los datos corresponden a la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, que en Neuquén se centra en el conglomerado conformado por la capital y Plottier, donde contempla una población total de poco más de 300 habitantes. Más de cien mil son pobres. Entre ellos, 18.800 son indigentes.

Te puede interesar...

Como contrapartida, 143 mil habitantes son trabajadores, de acuerdo con los últimos datos oficiales revelados, del cuarto trimestre del año pasado. Ocho mil están desocupados y 13 mil, subocupados. Se consideran ocupados quienes trabajaron al menos una hora en la semana de referencia de la encuesta. Quienes buscaron trabajo esa semana sin conseguirlo son los desocupados, contemplados por las estadísticas. Entre ellos, quienes trabajaron menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas son considerados subocupados.

Las empresas recuperan de a poco los puestos caídos con la cuarentena. El desempleo es bajo: 5,9%

Más que la desocupación, los trabajadores neuquinos, como los del país, enfrentan una crisis de ingresos. Una franja importante de los trabajadores no junta entre todos los haberes del grupo familiar los ingresos necesarios para costear consumos por encima de la línea de pobreza, determinada por la capacidad de satisfacer –por medio de la compra de bienes y servicios– un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales.

obrero obra construccion .jpg

La remuneración del trabajo formal se depreció menos que la del informal en los últimos años, durante los cuales los sueldos en general perdieron poder adquisitivo mientras la inflación crecía más rápido.

La irrupción del COVID-19 repercutió fuerte en el ámbito laboral. La mano de obra registrada del sector privado neuquino fue la que más puestos perdió por el golpe inicial de la cuarentena, decretada a fines de marzo de 2020.

En enero de este año, la masa total de trabajadores registrados en las empresas con actividad en Neuquén era conformada por 121.700 personas, dos mil menos de las que le daban forma en enero del 2020.

La industria petrolera se recuperó rápidamente empujada por la coyuntura global.

La destrucción de empleos formales durante la cuarentena fue mucho más violenta que la recuperación posterior, que aún no logra recuperar los puestos perdidos. Está lejos del incremento necesario para contener el crecimiento vegetativo de la población económicamente activa.

El impacto de la informalidad

En Neuquén hay 25.630 trabajadores informales registrados en el Renatep. Se ocupan de recuperación, reciclado y servicios ambientales; servicios personales; agricultura familiar y campesina; servicios socio comunitarios; comercio popular y trabajos en espacios públicos; transporte y almacenamiento; industria manufacturera, construcción e infraestructura social, y mejoramiento ambiental.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario