Icono de Alerta

Mañana para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en par

El aire contaminado de la ciudad y su efecto en el cerebro

La polución afecta al desarrollo en la primera infancia e intensifica la demencia en los ancianos.

Dos investigaciones norteamericanas analizaron la incidencia del aire contaminado que produce el tránsito y determinaron cómo afecta en la primera infancia y en la edad adulta.

La enorme cantidad de automóviles que transitan por las ciudades, el humo de las industrias, la emisión de ruidos y el uso de los aerosoles son algunas de las principales causas por acción humana que contamina el aire. Las mismas personas son quienes luego padecerán la polución. El Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati, Estados Unidos, y la Universidad de Columbia Británica, de Canadá, investigaron los efectos nocivos en los más jóvenes y los más grandes. De acuerdo al informe presentado por los estadounidenses, los niños con niveles más altos de exposición al nacer a la contaminación del aire relacionada con el tráfico tuvieron reducciones en el volumen de materia gris y el grosor cortical a los 12 años de edad, en comparación con los que se expusieron a niveles más bajos.

Te puede interesar...

"Los resultados de este estudio, aunque son exploratorios, sugieren que el lugar donde vives y el aire que respiras puede afectar la forma en que se desarrolla tu cerebro", afirmó el autor del estudio, Travis Beckwith. A su vez, el médico precisó que "aunque el porcentaje de pérdida es mucho menor de lo que podría verse en un estado de enfermedad degenerativa, puede ser suficiente para influir en el desarrollo de varios procesos físicos y mentales".

La materia gris incluye regiones del cerebro involucradas en el control motor y en la percepción sensorial, como ver y oír. El grosor cortical refleja la profundidad exterior de esta materia. El estudio encontró que las regiones específicas en los lóbulos frontal y parietal y el cerebelo se vieron afectadas con disminuciones del orden del 3% al 4%. Este reciente hallazgo se apoyó en estudios previos sobre la contaminación del tráfico, que sugieren que contribuye a enfermedades neurodegenerativas y trastornos del desarrollo neurológico. Para el nuevo estudio, además, cambia la estructura del cerebro temprano en la vida.

Por su parte, los canadienses sostuvieron que vivir cerca de avenidas principales o autopistas está relacionado con una mayor incidencia de demencia y enfermedad de Parkinson en la población mayor. Incuso, puntualizaron como la media de distancia "peligrosa" los 50 metros para una calle principal y los 150 para una autovía. A su vez, determinaron que habitar cerca de espacios verdes, como parques o plazas, tiene efectos protectores contra el desarrollo de estos trastornos neurológicos.

LEÉ MÁS

El estrés en el trabajo te acerca a una lumbalgia crónica

Dengue: crean un mosquito inmune que no pasa la enfermedad

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario