El alcohol cero se siente en la mesa de los restaurantes

La ordenanza preocupa a los gastronómicos. Cae 30% el consumo.

Neuquén.- El rubro gastronómico observa con preocupación cómo la ordenanza de alcohol cero está afectando sus ventas. Empresarios y trabajadores del sector coinciden en que una gran parte de los vecinos de la ciudad decidieron dejar de consumir vino o cerveza en las salidas a comer para evitar las multas. Esta situación encendió una luz de alerta entre los comerciantes, y la próxima semana se encontrarán los representantes del rubro con la cámara Acipan para ver si es necesario hacer algún planteo formal a las autoridades.

Jorge Bascur, secretario general de los gastronómicos, dijo que bajó un 30 por ciento el consumo de alcohol en los comercios. Lo que se percibe en la calle es que los más afectados fueron los restaurantes: “Esto porque el público que va es el adulto, y es el más responsable y el que respeta las normas. En este caso, bajó la venta en un 30 por ciento, pero esto porque la gente grande no consume y se cuida, pero no pasa lo mismo en la noche”.

“Los boliches, los pubs y los casinos no sintieron esto para nada. Los que viven de noche no respetan esta ordenanza, siguen tomando igual. Siguen consumiendo de la misma manera. Acá los perjudicados son los restaurantes”, agregó Bascur, quien advirtió que más allá de esta baja del consumo no se perdió ningún puesto de trabajo.

Desde el sector empresarial también se ve que las ventas disminuyeron. Carlos Roberti, de Acipan, marcó su preocupación, pero advirtió que la baja en las ventas no sólo tiene que ver con la norma de alcohol cero, sino también con el contexto económico que se está viviendo en el país.

Si bien por el momento no está en los planes hacer un pedido al Municipio, la semana que viene se encontrarán todos los empresarios para debatir sobre esta preocupación.

“Hicimos un relevamiento y en líneas generales es una complicación esta ordenanza, consultamos especialistas y todos coinciden que 0,5 es una graduación válida porque los accidentes graves por alcoholemia suceden por arriba de un gramo. Sería bueno mantener el 0,5”, opinó Roberti.

“Se puede decir que bajaron las ventas pero no es culpa sólo de esta ordenanza, sino que se agrega al contexto de recesión. Alcohol cero es una cosa más que se suma a la baja del consumo”, manifestó el representante de los empresarios.

805 controles se han realizado desde la puesta en marcha de la ordenanza.

En esos procedimientos, 76 casos dieron positivo, mientras que en el primer semestre del año se secuestraron más de 700 vehículos por alcoholemia, sin contar los casos donde hay accidentes con lesionados graves o muertes.

Alquilar combis a costo compartido

A partir de los imprevisibles retenes donde los inspectores municipales realizan los controles de alcoholemia, los neuquinos adoptaron diversos recursos para evitar dolores de cabeza.

El alquiler compartido de combis es cada vez más utilizado por grupos de amigos o de familias a la hora de asistir a una cena o un evento en el que corre el alcohol.

Una combi para 15 personas se puede alquilar a 2 mil pesos. Se trata de un servicio puerta a puerta y el precio es por los viajes de ida y vuelta. Un vehículo similar, pero para 20 pasajeros, se cobra 2500 pesos.

La alternativa más económica es que alguien del grupo ejerza como conductor designado.

Para un especialista, lo que se hace en Neuquén es “una aberración”

El presidente del Observatorio Vial Latinoamericano, Fabián Pons, calificó la legislación alcohol cero como “una aberración técnica”. Sobre esta posición, dio una serie de argumentos y consideró importante repensar las leyes para que efectivamente cumplan con el objetivo, que es conducir sin tomar alcohol.

“En Argentina seguimos pensando en el valor cero en la tolerancia, y es una aberración técnica y práctica en lugar de legislar, como lo hizo Chile, para condenar a aquellos que manejan realmente borrachos y que son los causantes de verdaderas tragedias. Para ello, se necesitan dos cosas fundamentales: asesores técnicos que conozcan del tema en lugar de declamantes y decisión política para atacar el problema en todos sus frentes con el máximo rigor posible”, resumió el especialista.

Expresó a LM Neuquén que el valor cero “no existe” porque los aparatos de medición tienen tolerancia que en valores mínimos puede dar hasta 0,3 gramos de alcohol en sangre. También hay factores que pueden dar “falsos positivos”. Esto pasa en personas diabéticas, con ayunos prolongados o algunas medicaciones pueden influir.

“Me parece que los legisladores se comieron el amague de leer títulos de tolerancia cero, pero no existe”, dijo, y contó que el ideal si se quiere menos de 0,5, sería 0,3 gramos, como sucede en Chile, donde para él la ley es ejemplo. “Ni Suecia, que es el país ejemplo en este tema, tiene cero. Ellos tienen 0,2”.

Comentó que otro factor que se debe tener en cuenta son los aparatos de medición que para que funcionen como tal y la norma no sea “letra muerta”, deben estar homologados y calibrado cada seis meses.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído