El calor de Colombia nos sienta muy bien

Argentina, como en 2011, llegaba golpeada y se hizo fuerte en Barranquilla: venció al local (1-0) y tomó aire en las eliminatorias.

Barranquilla.- El calor agobiante de Barranquilla le sienta bien a Argentina. La tormenta eléctrica que anunciaron por la mañana nunca llegó. Y con ella se despejó el cielo de Gerardo Martino. El mal inicio de las eliminatorias había generado impaciencia en el exigente hincha del equipo albiceleste, que pide medidas drásticas ante cada derrota. Pero todo cambió ayer, al igual que en el 97 con el gol del Piojo López y en el 2011, cuando los dirigidos por Sabella lo dieron vuelta y encaminaron un ciclo que trastabillaba y casi se corona en Brasil 2014.

Por el juego, y por el resultado, ese tirano que decide la suerte de todos los entrenadores, ahora las críticas pasarán a ser elogios medidos. El equipo del Tata realizó un gran despliegue, que tuvo como recompensa la victoria 1-0 ante Colombia que significó su primer éxito en el torneo, acomodarse en la tabla y esperar el 2016 (y el retorno de Lio Messi para debutar en estas eliminatorias).

38 partidos tardó Biglia para hacer su primer gol. El volante gritó por primera vez con la Selección mayor (marcó 2 con el Sub-17 en 2003). Además, fue una de las figuras destacadas en Barranquilla.

Lucas Biglia marcó el camino y el gol en 90 minutos en los que el equipo argentino cambió su idea y confundió al local. Con Biglia, la figura del partido, y Éver Banega, se plantó en el mediocampo, se hizo dueño y le negó posibilidades de ataque al local, que no fue capaz de revertir la situación.

La Colombia de Pekerman, tibia ayer, arrancó decididamente mejor y en apenas 3 minutos generó la primera de peligro. De todas formas, Argentina respondió con buenas intervenciones de Lavezzi y Mercado por la zona derecha. La primera sin embargo llegó por la izquierda, cuando Mascherano filtró para Di María, quien tiró el centro para la llegada de Higuaín. El Pipita la mandó apenas por arriba.
A partir de ahí, la Selección manejó mejor la pelota, dominó los hilos del partido y encontró la ventaja llegando a los 20 minutos. Biglia robó una pelota en campo propio, comandó la contra y se la dio a Banega, que metió un gran pase para la entrada de Lavezzi. El Pocho buscó la llegada del rubio de Lazio, que sólo tuvo que empujarla para el 1 a 0. Gran jugada colectiva y golazo para empezar a creer.
Sólo un minuto más tarde, el propio volante metió otro pase filtrado para Di María, que tuvo que ser cortado con falta antes de irse solo. Sobre el final de la etapa, cuando el partido había entrada en una meseta, la Albiceleste tuvo una de las más claras para sacar una diferencia importante. Higuaín robó una pelota y en el mismo movimiento habilitó a Di María, que se fue solo con el arquero pero la cruzó demasiado.

7 juegos sin perder de local sumaba Colombia.Los cafeteros estaban invictos en Eliminatorias en casa en toda la era Pekerman: sumaban 6 victorias y 1 empate. No perdía de local desde el 1-2 ante Argentina en 2011.

En el complemento, el equipo de Martino intentó liquidar el encuentro de arranque y casi lo consigue con un remate de Banega que reventó las manos del arquero.

El equipo de Pekerman contó con la tenencia de la pelota pero no le generó situaciones de riesgo a la Argentina, que tuvo en Biglia, Mascherano y Banega en un trío fundamental para cortar cualquier avance, más los despejes sólidos de Nicolás Otamendi y Funes Mori y el buen partido de Gabriel Mercado, que salió desvanecido sobre el final afectado por un doble trauma craneoencefálico y cervical.

El triunfo pudo haber sido más amplio si hubiese conectado con éxito un contraataque o bien si Dybala, quien entró por Higuaín, hubiese anotado en aquel mano a mano con Ospina que se desvió en el arquero y pegó en el palo.

Por no ser efectiva, en el último minuto Argentina sufrió porque Colombia fue en busca del empate como pudo y se generó una duda en la última línea que no fue aprovechada por James Rodríguez.

Biglia la rompió y Mercado asustó

El más destacado del once de Martino fue sin dudas Lucas Biglia, aportando mucha recuperación en mitad de cancha, correcta distribución de pelota e incluso llegada al gol. El jugador del Lazio de Italia mostró oficio para desactivar muchos de los avances colombianos y fue clave en el funcionamiento del tridente completado por Mascherano y Banega, ambos de buena actuación. Mercado, que cumplió, sufrió un trauma craneoencefálico y cervical con pérdida de conocimiento y quedó en evaluación en un hospital de Barranquilla.

En ataque, hubo un buen primer tiempo de Lavezzi e Higuaín, aunque ambos mostraron poco en la segunda etapa. La zaga central, conformada por Funes Mori y Otamendi, se mostró firme en la parte defensiva, pero por momentos se los vio complicados con la pelota en los pies.
Entre los puntos altos también está Mercado, uno de los más sólidos de la línea de cuatro y con algunas apariciones interesantes en ataque pese a que no sumaba prácticas con el resto y se ganó un lugar a último momento.

El jugador de River salió lesionado tras un golpe en la cabeza en la lucha por la pelota con Carlos Bacca. Allí, luego de estar un tiempo tendido en el piso, debió ser retirado en camilla y asistido con un cuello ortopédico para inmovilizarlo. Luego se confirmó que sufrió un trauma craneoencefálico y cervical con pérdida de conocimiento, y quedó en evaluación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído