El cine en clave sinfónica

El prestigioso maestro ofrecerá hoy un show gratuito junto a su orquesta, en el Portal Patagonia.

Es uno de los compositores y directores de orquesta más respetados del país. A comienzos de la década del 80, Pepe Cibrián lo convocó para realizar los arreglos de la primera versión de la obra Calígula. A partir de ahí, no sólo construyó una sólida amistad con el hijo de Ana María Campoy –su actual socio–, sino que además no paró de cosechar éxitos, como El fantasma de Canterville, El retrato de Dorian Gray, Las mil y una noches, La importancia de llamarse Wilde, Excalibur, una leyenda musical y Drácula, el musical.

Su talento como realizador de musicales, pianista, arreglador, productor discográfico y teatral fue distinguido con diversos premios. Además, incursionó en el rock progresivo y sinfónico de la mano de la banda Espíritu, con la que sacó dos discos. También hizo su aporte para bandas sonoras de telenovelas y películas, al tiempo que se las ingenió para llevar a la pantalla televisiva el género de comedia musical, a partir de un casting para El jorobado de París que convocó a 10.000 personas. Hoy a las 21, Ángel Mahler se presenta con su orquesta sinfónica en el Portal Patagonia de esta ciudad para hacer un recorrido por musicales icónicos, la historia del cine, la ópera y la música popular. Un show para toda la familia con entrada libre y gratuita.

En diálogo con Jorge Sosa del programa Entre medio (LU5), Mahler adelantó: "El espectáculo hace honor a los compositores que yo más respeto, más allá de los clásicos: los músicos de películas que han hecho unos temas que son increíbles, fascinantes y personales. Hablo de Lalo Schifrin en el caso de Misión imposible, Nino Rota por El Padrino o Cinema Paradiso con Ennio Morricone. Estos grandes compositores han dejado músicas hermosas".

Mahler se definió fundamentalmente como compositor y remarcó que el repertorio elegido para el show da cuenta de quiénes son sus influencias. "Lo que voy contando a partir de estas músicas es de dónde me alimenté para componer mi obra: desde lo que acabo de nombrar hasta Mozart, Beethoven y Chopin. Cuando uno estudia, estudia los clásicos, pero la mezcla de todo es lo que a mí me resulta más atractivo. Por eso invito a la gente que venga a ver un concierto porque va a encontrar de todo, vamos a tocar temas para chicos y para grandes", destacó, y anticipó: "Habrá cosas populares, pero todo de gran nivel. Tocaremos música de películas, de musicales, y también va a haber algunos temas míos por supuesto". Asimismo, Mahler aseguró que también incluirá algunos tangos de Piazzolla y Gardel. "Es lo menos que podemos hacer. Los tangos interpretados por orquestas grandes suenan distinto y se disfrutan mucho", valoró y remató: "Fundamentalmente se tratará de disfrutar de buena música. Si Dios quiere, será una noche fantástica. Vamos a mirar el cielo y vamos a pedir por la Argentina. La idea es pasar un buen momento conmoviéndonos con la música que es un lenguaje maravilloso".

Dado que las canciones de películas serán las estrellas de la noche, Jorge Sosa buscó la opinión de un entendido sobre las diferencias estilísticas entre los compositores americanos y europeos. Al respecto, el maestro consideró: "Han compuesto músicas distintas porque el tipo de película también propone eso. La música de Morricone que compuso para muchos films italianos no tiene nada que ver con lo hizo John Williams para producciones norteamericanas como Indiana Jones, Tiburón o La lista de Schindler. (Él es uno de los que más admiro porque ha hecho de todo y fundamentalmente lo ha hecho bien.) Pero el enfoque de cada uno es distinto. Lo que sí tienen en común es la sensibilidad de captar lo que pasa en el momento, lo que describe la historia".

En cuanto a los compositores de música de cine de Argentina, manifestó: "Honestamente, salvo Gustavo Santaolalla –tampoco hizo música acá, sino en el exterior–, no siento que sean compositores que estén especializados en el género, sino que simplemente los llaman para hacer tal o cual película". Y diferenció: "Acá, si bien se hace mucho cine, no existe la especialidad música de película o teatro. En Estados Unidos se estudia en las universidades, ahí uno está formado para eso, es una especialidad. Por otro lado, la trascendencia de una película que se hace afuera no tiene la trascendencia de la que se hace aquí".

Respecto de Lalo Schifrin, unos de los compositores argentinos que tiene mayor predicamento en el mundo, Mahler contó: "Tuve la suerte de verlo y de hablar con él cuando vino al Luna Park hace ya mucho tiempo. Es uno de los tipos que admiro porque es un personaje en sí. Toca muy bien el piano, pero lo principal es lo que él se abocó, que es música de películas". "Su sello distintivo es Misión imposible. Vos con sólo mencionarlo ves la mechita y el fuego. Es terrible. Por eso, cuando la música y la imagen van juntas es genial", destacó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído