LMNeuquen Las Grutas

El cocinero presidencial que ama Las Grutas: "Alberto es una persona muy sencilla"

Es el responsable de la cocina de la Reidencia de Olivos y cada vez que puede hace una escapada a las playas rionegrinas.

Por Luis Uribe - especial

El presidente Alberto Fernández saborea diariamente la comida que le prepara Ariel Paoletti, un cocinero de trayectoria internacional que abriga un especial afecto por Las Grutas, donde ha pasado largas temporadas y vuelve cuando sus ocupaciones se lo permiten.

Te puede interesar...

El profesional está alojado en estos momentos en la residencia de Olivos, donde transcurre la cuarentena impuesta por causa del coronavirus, mientras cumple la función de atender el apetito del primer mandatario argentino, como también a la vice Cristina Fernández, ministros y otros funcionarios del gobierno.

“Me cuesta decir que le cocino al presidente”, sostuvo con modestia Paoletti en una entrevista realizada en “Mañana Informadas”, programa radial de San Antonio.

Destacó que Fernández “es una persona sencilla, muy agradable, muy simple”, y que no tiene ninguna exigencia al sentarse a la mesa, salvo la procedencia de las provisiones.

“Tienen que ser productos nacionales, ningún importado”, aclaró, e insistió en que por su hábito frugal “se adapta a todo”.

“Si hay tarta, Alberto come tarta. No es una persona que pida algo más, jamás. Nunca va a decir este plato no me gustó”, subrayó el cocinero en la nota radial.

Pero asimismo resaltó que “yo se los gusto que tiene él, y no voy a hacer algo que no le gusta”.

“Yo le hago un menú y el elige, por lo general son comidas simples, no se hacen platos estrafalarios”, precisó.

Puso como ejemplo que se han realizado reuniones amplias, con ministros y otros integrantes del gabinete, y sirvió milanesas con puré.

En otro aspecto, Paoletti contó que son estrictos los controles sanitarios a quienes ingresan a la quinta debido a la pandemia, como la toma de temperatura corporal.

Pasión por el buceo

Paoletti tenía previsto visitar nuevamente Las Grutas para la Fiesta Nacional del Golfo Azul que se iba a realizar el último fin de semana largo (entre el 21 y 23 de marzo), pero que se suspendió por la pandemia de Covid-19.

Lo había invitado el intendente Adrián Casadei, uno de los tantos amigos que cosechó aquí, y a quienes solía agasajar en veladas gastronómicas inolvidables. Incluso varios que hoy presumen habilidades en la cocina, aprendieron de él.

Su vinculación con el balneario rionegrino surgió en fines de la década del 80, cuando llegó con Claudio Barbieri, uno de los titulares de la empresa de buceo Cota Cero e impulsor del parque submarino de Las Grutas.

Barbieri contó que ambos participaban en una escuela de buceo que dirigían en Buenos Aires, donde el reconocido el biólogo marino Raúl Gonzáles brindó una charla sobre mamíferos del mar junto a Néstor Dieu, otro buzo sanantoniense de trayectoria.

Así comenzaron a visitar la villa turística con grupos de alumnos de buceo.

Con los años, Barbieri decidió quedarse para siempre. Mientras que Paoletti iba y venía, salvo un lapso de un par de años que permaneció dedicado al buceo y a la pesca.

“Fueron años sabáticos”, recordó.

En esa época ya era aficionado a la cocina. Había trabajado en varios emprendimientos gastronómicos en la faz administrativa.

Luego viajó a Europa, donde se empapó en el arte culinario. Volvió y estudió con el recordado “Gato” Dumas. Ahí continuó escribiendo su historia entre ollas y sartenes.

LEÉ MÁS

El emotivo saludo que recibió Alberto por su cumpleaños

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario