LMNeuquen Bolivia

El drama de una argentina embarazada que vive en la calle en Bolivia

Viajó con su hijo de 4 años para acompañar a su pareja, que la abandonó cuando supo que estaba embarazada. No tiene plata para volver de Bolivia.

Fernanda Guadalupe Parta Arias tiene 20 años y una historia de dolor, viviendo en las calles de Bolivia, sin trabajo, abandonada por su pareja y sin el dinero necesario para pagarse un pasaje de regreso a San Juan ni los estudios médicos: está embarazada. En medio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, necesita ayuda para regresar al país y dejar atrás la situación de calle que transita con su pequeño hijo de cuatro años.

Fernanda viajó a fines del año pasado junto a su pareja, Alfredo Chispe, con quien tenía una relación desde hacía tres años, a buscar un mejor futuro a Bolivia. Dejó la casa familiar, en la que vivía junto a su mamá y su hijo Isaías Nahuel, de cuatro años, para probar suerte en otro país, aunque el plan que había imaginado con su pareja no era bien visto por parte de su familia.

Te puede interesar...

A su hermana, Carina, la idea no le gustó. Y tenía motivos. “No me gustaba esa relación: era tóxica”, le contó a Infobae. Cuando su hermana partió a Bolivia, dejó de tener contacto con ella. Ni siquiera por teléfono tuvo novedades hasta que hace unos pocos días las novedades que recibió de boca de Fernanda fueron las peores: su hermana menor, que tiene un retraso madurativo, estaba embarazada de seis meses y durmiendo en la calle en Cochabamba.

A principios de año, antes de que se desatara la pandemia en todo el mundo, Fernanda se empezó a sentir mal. Los dolores persistentes en el cuerpo la llevaron a pasar por la farmacia y comprar un test de embarazo. El resultado fue positivo. Pero lo que era una alegría, fue tomado de manera contraria por su pareja. “Al día siguiente me dijo que se iba a trabajar y no volvió nunca más”, cuenta Fernanda acerca de la reacción de Chispe.

La decisión de Fernanda fue entonces volver a su provincia con su hijo de cuatro años a pasar junto a su familia el embarazo. Pero no pudo. “Cuando estaba averiguando los precios de los pasajes a San Juan, me pilló la cuarentena y no pude salir de acá”, cuenta.

buena.jpg

Aunque estaba trabajando en una casa de comidas, a raíz del confinamiento estricto que impidió a muchos sectores seguir con las puertas abiertas, el local cerró y ella se quedó sin ingresos para mantenerse en Bolivia o pagar los pasajes de vuelta a su hogar. “Me quedé sin trabajo. Sobreviví con los ahorros que tenía. Dormía en un hotel, pero en junio me quedé sin dinero y sin lugar donde vivir”, agrega la joven que está en situación de calle con su hijo.

Además, no pudo hacerse los chequeos médicos necesarios que debe seguir una embarazada. “Me querían cobrar 250 bolivianos la consulta (2500 pesos argentinos) y, 250 bolivianos más, por la ecografía. ¿De dónde voy a sacar ese dinero si apenas tengo para comer?”, dice.

Mientras dormía en la calle, buscó pedir ayuda en el Consulado de la República Argentina en Cochabamba. “Fui varias veces. La última fue el miércoles 29 de julio. Me dijeron que no me volviera a presentar porque no estaban entregando ayuda a nadie. Es más, la chica que me atendió me dio de su bolsillo 50 bolivianos”, explicó Fernanda.

“Hola soy Fernanda Parta Arias. Soy argentina y estoy con mi hijito en Bolivia, Cochabamba. Estoy en situación de calle. Mi marido pues me botó y estoy embarazada tengo seis meses. Necesito ayuda. Dos señoras, Patricia y Micaela, me están ayudando con la comida pero necesito volver a mi país”, dice en un video sentada en la calle junto a su hijo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.6271186440678% Me interesa
1.6949152542373% Me gusta
9.3220338983051% Me da igual
0.84745762711864% Me aburre
80.508474576271% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario