La jueza correccional María Kuray, de la localidad chaqueña de Villa Ángela, decidió así negar la suspensión del juicio a prueba (probation) pedido por el empresario, lo que constituye el primer juicio de esta naturaleza en la provincia norteña. “La fecha del debate será ratificada una vez que la resolución de la magistrada quede firme, lo que podría dilatarse en caso de que el imputado decida recurrir el fallo”, dijo la fiscal de la causa, Valeria Sand, a la agencia Télam.

La fiscal detalló que “la ley ha consagrado un verdadero status de víctima al animal”, y agregó que “el bien jurídico protegido es precisamente la vida y la integridad física y emocional de ese animal, que está siendo objeto de hechos delictivos que lesionan sus derechos”. Si bien el inicio del juicio estaba previsto para el 24 de noviembre del año pasado, no pudo cumplirse porque el imputado no se presentó, por lo que fue declarado en rebeldía y se pidió su orden de detención.

Los tigres, que fueron rescatados luego de una denuncia presentada por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada), estaban golpeados y desnutridos, por lo que fueron trasladados al zoológico de Roque Sáenz Peña.

Otros casos emblemáticos

En el país ya ha habido varios casos emblemáticos en los que los animales se ganaron el favor de los jueces hasta ser considerados “sujetos no humanos con derechos”. El primate Cecilia es una prueba de ello, pues fue llevada a un santuario en Brasil tras convertirse en 2016 en la primera chimpancé del mundo que usó un hábeas corpus para lograr su liberación de un zoológico, luego de que la Justicia la considerara un “sujeto de derecho no humano”, como lo hizo anteriormente con la orangután Sandra en 2014.

Ahora habrá que ver cuál es el destino de los tigres de Bengala que fueron a parar, provisoriamente, al zoológico de Roque Sáenz Peña. Se descuenta que alguna ONG intentará que sean llevados a algún santuario en Sudamérica.

“El bien jurídico protegido es precisamente la vida y la integridad física y emocional de ese animal, que está siendo objeto de hechos delictivos que lesionan sus derechos”.Valeria Sand. La fiscal que lleva adelante el caso contra el empresario

La muerte de una elefanta cerró las puertas de un zoo

La elefanta Pelusa, emblema del zoo de La Plata, tenía 52 años y 50 los vivió en cautiverio. El sábado 2 se acostó y nunca más pudo levantarse. Padecía una enfermedad en las patas traseras desde 2014. Tras la muerte de Pelusa, las autoridades platenses decidieron que el zoológico no abrirá sus puertas al público para avanzar con su reconversión en un “bioparque”. El subsecretario de Gestión Ambiental de la municipalidad platense, Germán Larrán, dijo que la idea de encerrar animales silvestres y que vivan en cautiverio se está abandonando en todo el mundo. “Por eso, cerramos las puertas de este zoológico y convocamos a todos para avanzar en este proyecto”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído