El Millo, el más copado en un 2015 histórico

De mayor a menor. Levantó la Libertadores tras 19 años y aunque quedó lejos en el torneo, volvió al plano grande.

Más allá de la caída en la final del Mundial de Clubes ante el Barcelona, una misión imposible frente al mejor del planeta (¿y de todos los tiempos?), el hincha millonario pudo disfrutar en 2015 de una de las temporadas más fructíferas de la historia del club. Sin dudas, Marcelo Gallardo fue el principal gestor de este renovado River, que se fue pinchando hacia el final, pero que no por eso dejará de ser uno de los años más recordados. El Millo retornó a los primeros planos en América, rompió récords históricos y llegó a jugar contra el mejor equipo del mundo. ¿La B? Muy lejos en el tiempo...
En la misma tónica que en 2014, River arrancó el año levantando una Copa. El 6 de febrero en el estadio Monumental, venció a San Lorenzo 1 a 0 con gol del uruguayo Carlos Sánchez y dio el primer paso para luego obtener por primera vez este cetro. La vuelta fue el miércoles 11: otra vez por la mínima y otra vez con gol del volante charrúa.

En la semana siguiente, el equipo de Gallardo hizo su debut en el grupo 6 de la Libertadores, en lo que sería el inicio de un periplo plagado de altibajos, aunque con final feliz. Aquella primera presentación comenzó con derrota (2 a 0 ante San José de Oruro en la altura de Bolivia). Luego obtuvo 4 empates consecutivos: 1-1 ante Tigres en casa, mismo resultado visitando a Juan Aurich, luego 2 a 2 ante los peruanos y mismo resultado en México contra Tigres cuando perdía 2-0 a cinco minutos del final. La agonía tendría fin en la última fecha. Goleó 3-0 a San José y gracias a que Tigres venció 5-4 a los peruanos, River pasó a octavos.

Y justamente, el rival en la siguiente ronda no sería otro que el mejor clasificado de la zona de grupos, el Boca de Rodolfo Arruabarrena. En una serie manchada por la violencia, River terminaría pasando a cuartos luego de imponerse 1 a 0 en la ida y cuando igualaba en cero en sólo 45 minutos antes de que los recordados incidentes.

7 superclásicos jugó River y ganó sólo dos. Contando amistosos y oficiales, sólo pudo ganarle a Boca 2 veces, aunque se quedó con el más importante y siguió en la Copa.

Lo que vino después fue de menor a mayor. Cayó 1 a 0 en la ida de los cuartos ante Gremio, pero se repuso en Brasil y lo goleó 3-0 jugando quizás el mejor partido de la temporada. Pasó Guaraní en semis y la gran final comenzó en México, ante un Tigres lleno de figuras. Fue empate 0 a 0 en tierra azteca, para luego reponerse en casa y vencer con un claro 3-0 para levantar la Copa luego de 19 largos años de espera.

3 títulos internacionales obtuvo en el año: la Recopa, la Libertadores y la Suruga Bank.

Casi de inmediato, el equipo de Gallardo debió viajar a Japón para enfrentar al Gamba Osaka y definir la Suruga Bank, título que obtuvo con otro contundente 3 a 0 en tierra nipona.
A pesar de todo esto (y quizás también a causa de), River comenzó a sufrir una merma considerable tanto en el rendimiento como en los resultados. Fue eliminado en semifinales de la Sudamericana contra Huracán y terminó 9º en el torneo, a 15 puntos del campeón Boca.
De todas maneras, las miradas del hincha estaban puestas en la última competencia del año: el Mundial de Clubes. Allí, el Millo tuvo la chance de jugar ante el mejor equipo del mundo en la actualidad y aunque se quedó con las ganas de gritar campeón, vivió un momento histórico para el club. Cayó 3 a 0 en la final luego de superar por la mínima al Sanfrecce Hiroshima en semis. En el duelo decisivo, Messi, Neymar y Suárez fueron demasiado para un River que marcó un hito llevando cerca de 20 mil hinchas al otro lado del mundo. Sin dudas, un año lleno de laureles que quedará en las páginas más recordadas de uno de los clubes más grandes del continente, lejos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído