El narco Héctor Montecino dice que se está muriendo

Tiene un tumor y reclama una operación. Amenazó a su abogado.

Guillermo Elía
policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El capo narco Héctor Montecino, condenado a 18 años de prisión por liderar una organización que durante una década comercializó drogas en la región, está internado en el Hospital Regional de Neuquén con un tumor en la cabeza y pide que lo trasladen a Buenos Aires para ser intervenido.
El hombre mantuvo una charla con LM Neuquén en la que despotricó contra su abogado, Juan Luis Vincenty, y contra el Tribunal Oral Federal por las condenas que recibieron otros narcos de la región.
Montecino tiene el rostro desfigurado, atrás quedó la sonrisa socarrona que mostró varias veces en sede judicial hasta antes de ser condenado, en octubre de 2013, junto a su hermana Ruth.
Está flaco y tiene la pierna derecha esposada a la pata de la cama de la habitación que ocupa desde hace 18 días en el cuarto piso del hospital neuquino.

Empanadas de por medio, contó que hace un año y ocho meses que viene con problemas de salud. "Me estoy muriendo. Esto no es un tapón que tengo en la nariz, es carne crecida. Tengo el 80 por ciento de la visibilidad del ojo derecho perdida", describió mientras cortaba papel higiénico para limpiarse la nariz.

18 días lleva internado en el hospital regional, donde está bajo custodia.

"Pérez Culturi, el otorrino que me atiende, me hizo una resonancia y me dio el peor diagnóstico: un tumor en la cabeza y una infección que me deformó los maxilares y malares. Ahora tengo que esperar que me hagan una biopsia", detalló el capo narco.

"Me iban a derivar al hospital Italiano de Buenos Aires porque me tienen que hacer una operación muy compleja y acá no está el instrumental ni la aparatología para hacerlo", advirtió mientras aguarda que la Justicia Federal defina su traslado para la intervención.

El temor que tiene Montecino es que le den el alta en el hospital y que al volver a la U9, donde cumple la condena, lo terminen derivando al penal de Ezeiza. "Si me hacen eso, voy a tener que esperar que me den un turno en un hospital que me pueda hacer la operación. El cambio de penal sería para alejarme de mi familia y ahí yo me tendría que matar", aseveró el hombre.

A su abogado, que tiene que hacer las presentaciones para su traslado, salió a amenazarlo públicamente. "No sirve para mierda. Yo estoy muy enfermo, pero él que no juegue conmigo. Yo tengo 47 y desde los 8 años ando en la delincuencia, este tipo se hizo conocido por mí hace cinco años y ahora tiene una banda de clientes. Que yo no le diga nada no significa que no me doy cuenta del jueguito que me hace, está cambiando figuritas con los jueces que tienen que definir si le sacan la matrícula por la causa que tiene en Roca", dice Montecino en relación con el caso de filtraciones de la Justicia rionegrina en la que Vincenty y una empleada judicial quedaron vinculados.

"Vincenty está buscando que yo me enoje, pero él sólo me conoce un partecita mala, después va a venir llorando", disparó el narco para meterle presión a su abogado y acelere los trámites.

La pena a otros fue menor

"El Tribunal Oral Federal me rompió el ojete a mí y me dio 18 años de prisión. A los Araneda (la banda que cayó en mayo de 2014 con 840 kilos de marihuana) les dieron 8 años con la misma calificación yo. Después, a los Díaz (que cayeron en julio de 2012) también les dieron 8 años. Yo no soy ninguna carmelita descalza, pero lo que me jode es que no hay igual ante la ley. El gobernador de Río Negro salió a pedir penas ejemplares contra los narcos, pero no dijo nada de los Araneda", remató el narco.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído