El pan, a $80 por la corrida del dólar y el tarifazo de luz

Hay faltante de harina y, para colmo, subieron la levadura y el azúcar.

La corrida cambiaria puso a los panaderos de Neuquén contra la espada y la pared porque ya no pueden sostener la rentabilidad de sus comercios a menos que trasladen a los precios el descalabro que provoca la especulación de los molineros, que no entregan bolsas de harina por menos de 1200 pesos, el doble de lo que debería costar si se toma como referencia el valor del trigo en los mercados.

Los comercios que todavía tienen algo de espalda financiera comercializan el kilo de pan entre $40 y $50. Pero otras panaderías ya lo venden a $80 porque, además de la harina, aumentaron el azúcar, la levadura y, para colmo, tienen en puerta el segundo tarifazo de luz del año, que alcanzará el 27%, según decretó el intendente Horacio Quiroga a pedido de la cooperativa CALF.

Te puede interesar...

Otro componente que está jugando en contra de los pequeños locales de barrio que no elaboran la panificación sino que tienen que comprarla a mayoristas, es el valor de los alquileres.

Una muestra del tamaño del desbarajuste de precios lo describió ayer el panadero Daniel Pérez, que elabora en su establecimiento de esta capital: “En algunos negocios está a $80 el kilo de pan, pero nosotros se lo dejamos entre los $40 y los $50. El comercio también tiene que remarcar”, se justificó en declaraciones a LU5.

Además, señaló que para poder mantener los costos deberían vender el pan a no menos de $60, una cifra incluso inferior a lo que cobran las panaderías de Buenos Aires o Córdoba (provincias productoras de trigo), donde el kilo de pan ya se vende a $80 desde esta semana.

Pérez explicó que los establecimientos elaboradores de la Pampa Húmeda “entregan poco” y que “la bronca se da porque dicen que mandan harina y no lo hacen”. “Acá en Neuquén podemos conseguirla a $1200 o $1300 y en los molinos a $920, pero no te mandan”, dijo.

p03-pieza.jpg

Sostuvo que, históricamente, el precio de la bolsa de harina era equivalente a los 15 dólares, que debería estar a unos $600, aunque se las venden por encima de los $900, $1200 o $1300.

El comerciante recordó que la crisis por la que atraviesa el sector no es nueva. “Somos una pyme que no podemos pensar en reponer una máquina. Hace años que venimos mal. Hace como siete años regalamos pan frente a la Municipalidad”, ejemplificó.

Además de los comercios, hay panaderos que distribuyen su producción a las escuelas. “No le puedo decir a una directora que le dejo el pan a $60 porque tienen que administrar la pobreza, le dan $3 por alumno. Uno tiene que colaborar”, sostuvo.

p03-f02-pan.jpg

--> El precio también cambió el hábito de consumo

En los escaparates de las panaderías de la ciudad ya aparecen los nuevos valores. Aunque el precio del kilo de pan varía, todas tienen un factor en común: no les quedó otra que aumentar.

En la panadería Cruz del Sur, ubicada en Salta y Juan B. Justo, el kilo de mignon cuesta $70 y todavía no sufrió el incremento, que será a partir del lunes. Si es otro tipo de pan, como el árabe, alcanza los $110. “Hay mucha gente que se queja y dice que es sólo harina y agua. Pero también aumentaron la levadura, los lácteos, el azúcar, hay que pagar los servicios, también está mi sueldo”, mencionó Cintia, quien atiende en el local céntrico. “No queda otra, es aumentar o que cierren los molinos”, aseguró.

Por su parte, en Mamá Dulzura, de Belgrano y Fotheringham, el kilo de pan estaba $50 y debió aumentar a $60, mientras que la docena de facturas pasó de $120 a $140. “La gente que viene siempre nota el cambio de precio y se sorprende”, contó Luciana, una de las vendedoras.

Variante

Otro aspecto que afecta en los ingresos de los comerciantes es que poca gente elige comprar por kilo. La mayoría se inclina por llevarse el producto según la plata que tiene encima. “Te piden una tirita o compran veinte o treinta pesos”, aseguró Cintia, y en el mismo sentido se expresó Luciana: “Es raro que se lleven por kilo, aunque algunos lo hacen. Pero muchos te piden dos o tres pancitos”.

En tanto, un mercado ubicado sobre calle Roca al 500 también se vio obligado a aumentar el pan que revende.

“Tuve que aumentar el kilo de $55 a $60 porque me aumentó el distribuidor. Los clientes están tan acostumbrados a los aumentos, si aumenta todo”, expresó la comerciante con resignación.

El último incremento en las panaderías fue a fines de mayo, cuando la harina subió hasta un 50 por ciento y, en simultáneo, también se sufrió el incremento en las tarifas de electricidad y gas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído