El partido soñado del que se hablará siempre

Año vidriera. El 2015 será difícil de olvidar para Independiente. Entre las cenizas del volcán Calbuco y el partido ante Racing de Avellaneda, el Rojo neuquino revolucionó el fútbol regional como nunca antes.

Mauricio Reina
reinam@lmneuquen.com.ar

El 2015 quedará, sin duda alguna, en la historia grande del fútbol neuquino. El hincha de Independiente tendrá para contarles a sus nietos la epopeya del equipo albirrojo en el año saliente. Además de jugar por primera vez un torneo Federal A (y haber mantenido la categoría), el Rojo protagonizó el evento deportivo más trascendente del último tiempo para la ciudad: el 3 de julio visitó a Racing de Avellaneda por los 32avos de la Copa Argentina en cancha de Lanús.

Si bien no pudo ante el poderío del equipo académico -en ese entonces el último campeón del fútbol argentino-, cumplió con una gran actuación pese al 2 a 0 en contra y se trajo el recuerdo más importante de la historia del club.

"Fue uno de los puntos cumbre de mi carrera y ellos nos hicieron sentir que era un momento de tal calibre. Nos ilusionamos todos". Nicolás Peralta. El ex arquero fue titular en cancha de Lanús.


"Quedó el sabor amargo de no haber clasificado, pero haber llegado a jugar con un equipo de primera y del calibre de Racing fue algo muy lindo". Orlando "Lalo" Porra. El "10" aseguró que quiere retirarse en Independiente.

En la previa a ese encuentro, el Rojo llegaba como una de las revelaciones de la zona patagónica liderando la misma luego de 15 fechas disputada. Además, había metido el batacazo en La Visera frente a Cipolletti con un contundente 2 a 0 para completar una furiosa racha de seis victorias de forma consecutiva.

Protagonizó el evento más trascendente del último tiempo para la ciudad.

Así llegó el viaje a cancha de Lanús para enfrentar al campeón argentino, acompañado de un gran número de gente que llevó la ilusión de todo el pueblo neuquino. Brian Fernández, en dos oportunidades, apagó la llama de la ilusión para un equipo que de todas formas cumplió un digno papel ante un rival muy superior.

El Calbuco

El año en sí ya había arrancado movido para el equipo de Gustavo Coronel. En abril, las cenizas del volcán Calbuco no detuvieron el andar del plantel, que debió entrenarse con barbijos ante el peligro inminente. Las imágenes de aquella práctica recorrieron los medios de todo el país, que valoraron el esfuerzo del cuadro neuquino.

Permanencia y el adiós de Nico

La frutilla del postre fue en la anteúltima fecha ante el Rojo de Chivilcoy. En el día del retiro del ídolo Nicolás Peralta, los neuquinos ganaron 2 a 1 y mantuvieron la categoría en otra jornada épica para cerrar un año de película.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído