El perfil del sospechoso y los macabros detalles de la autopsia a las turistas israelíes

Los cuerpos de las mujeres fueron hallados este sábado en un terreno de la localidad mendocina de Guaymallén. El hijo de una de ellas es el principal apuntado por la Justicia.

Tras el hallazgo de los cuerpos de las dos turistas israelíes que estuvieron desaparecidas durante dos semanas, comenzaron a conocerse detalles macabros de los asesinatos que conmovieron a la localidad mendocina de Guaymallén.

Por ahora, el principal sospechoso sigue siendo el hijo de una de las dos hermanas, Nicolás Gil Pereg, de 37 años, por inconsistencia en sus declaraciones y pruebas físicas. Aparentemente, el desencadenante fue una discusión familiar por dinero, según revelaron las primeras investigaciones.

Te puede interesar...

De acuerdo con los elementos reunidos, el doble homicidio se trató "de una cuestión estrictamente familiar" originada por una disputa monetaria, según indicó Alejandro Gulle, procurador de la Corte Suprema provincial.

Los cuerpos de Pirhia Sarusi, de 63 años, y Lily Pereg, de 54, con su respectiva documentación, fueron hallados en el fondo de una vivienda a nombre del sospechoso situada en Julio Argentino Roca al 6000.

Los datos escabrosos que arrojó la autopsia

La fiscal Claudia Ríos, a cargo del caso, dijo a la prensa que los cuerpos fueron hallados en la tarde del sábado "cubiertos por piedras y tierra" en el extenso predio que había sido allanado en otras ocasiones, aunque esta vez fueron utilizados perros y máquinas retroexcavadoras.

Gil Pereg, un ex militar israelí, está acusado de homicidio agravado por el vínculo en el caso de su madre, Sarusi, y de homicidio simple en el de su tía.

Según arrojaron los primeros resultados de las autopsias realizadas a los cadáveres, una de las víctimas fue ultimada de tres balazos y la otra presentó lesiones de arrastre, golpes en diferentes partes de la cabeza y el torso y otras causadas por maniobras de defensa.

Pero lo más llamativo fue que en ambos cuerpos se encontraron orificios de entrada y salida provocados por hierros incrustados después de que se consumaran las muertes de las mujeres.

El perfil del presunto asesino

La justicia intenta esclarecer por estas horas varios puntos en torno al detenido, ya que por un lado vivía en una situación casi de indigencia, pese a que contaba con dinero en efectivo (se habla de casi tres millones de pesos) cuyo origen se intenta establecer.

El-hijo-y-principal-sospechoso-del-crimen-de-las-israelies-Nicolás-Gil-Pereg.jpg

El diario Uno de la provincia de Mendoza señaló señaló este domingo en su portal que una hipótesis que barajan los investigadores es que Gil Pereg se dedicaba al tráfico de armas en el mercado negro.

El israelí tenía registradas más de 40 armas a su nombre, pero en su casa solo le encontraron cuatro. Un armero identificado como Aldo Chessi declaró que Gil Pereg compró en el 2018 diez armas en su negocio que le fueron entregadas el 2 de enero pasado.

Además, había adquirido el límite de municiones permitidas, unas 2.000, pero ni esas armas ni las balas fueron halladas. Por otra parte, tiempo atrás el ex militar había denunciado ante la policía el presunto robo de once armas de su propiedad.

Guzzo descartó que Gil Pereg haya tenido un cómplice al momento de cometer los crímenes: "No hay ningún indicio", sentenció. Se sabe que el 12 de enero, las dos mujeres estuvieron en la casa de Gil Pereg, adonde ingresaron a las 10 y nunca salieron, de acuerdo con las cámaras de seguridad.

El detenido se radicó en Mendoza una década atrás y utilizó dos nombres falsos: Floda Reltih (Adolf Hitler, al revés) y luego Nicolás Gil. Otro detalle llamativo es que es oficialmente titular de cinco empresas en Mendoza creadas por su madre, pero vive al borde de la indigencia y mantiene deudas por alrededor de nueve millones de pesos.

LEÉ MÁS

Mendoza: hallaron los cuerpos de las turistas israelíes desaparecidas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído