El petróleo: la ruta del crudo que se viene

La hipótesis más conservadora de la producción en Vaca Muerta da cuenta de un crecimiento del 15% anual en la cantidad de petróleo extraído. La de máxima coloca a la provincia en 290 mil barriles diarios en el 2023.

POR FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

A fines de 2018 la ruta del crudo estuvo más clara. Las operadoras comenzaron a tener dudas acerca de las posibilidades del mercado del gas. El fuerte impacto de la resolución 46, que subsidia la producción de shale gas de Vaca Muerta, los excedentes de gas que se planteaban, y los cuellos de botella del transporte, comenzaron a mostrar al crudo de la cuenca neuquina como una opción.

Está claro que nada de esto hubiera sido posible sin la optimización de costos y el conocimiento previo que habían insumido miles de millones de dólares.

Eso comenzó a prefigurar que el grueso de las inversiones de 2019 serían destinadas a áreas de producción de shale oil. Y también que es el camino que en el corto y mediano plazo Vaca Muerta puede explorar con menos escollos.

Hay un puñado de áreas que serán las que encabezarán la producción de petróleo neuquino, y que son parte de la avanzada que permitirá en un primer momento posicionar al país como un potencial exportador de crudo. Es algo que ya se empieza a ver con las tres autorizaciones que otorgó la secretaría de Energía de la Nación, dos a YPF y una a Vista Oil & Gas, chances solo posibles por el incremento de la producción shale en Vaca Muerta.

De acuerdo a los datos oficiales, Neuquén produce unos 135 mil barriles diarios. Es crudo convencional y no convencional.

Las estimaciones más conservadoras que maneja la provincia hablan de una suba para los próximos años que será de al menos un ritmo de un 15 por ciento anual.

UNA-CURVA-POSIBLE.jpg

Así, la primera meta es la de alcanzar los 170 mil barriles de producción diarios de crudo este año, en un contexto en el que hay un declive anual de campos maduros del orden del 10/12 por ciento.

Hoy, por encima del 60% de la producción, es no convencional. Esto explica en buena medida el oleoducto Loma Campana-Lago Pellegrini recientemente inaugurado, que llevará algo de alivio para unas once áreas de Vaca Muerta donde se producen unos 72.000 barriles diarios de crudo.

Para hablar de los números del corto plazo, el gobierno neuquino hizo conocer en Inglaterra, ante inversores, que en 2023, según los actuales planes de desarrollo, Neuquén podría estar produciendo unos 290 mil barriles diarios de crudo.

Pero si la mirada se amplía hasta el 2025, la cifra podría alcanzar los 400.000 barriles de producción diaria.

"Los 290/300 mil barriles por día en 2023 son un escenario conservador. Recientemente en una presentación en Londres dijimos que esos valores podrían ser bastante más importantes si se cumplen las previsiones de las distintas áreas que están ya en desarrollo más algunas que se van a ir incorporando a ese estatus", afirmó el ministro de Energía Alejandro Monteiro.

Neuquén tiene 34 concesiones no convencionales otorgadas, de las cuales solo siete pasaron a desarrollo masivo, ese momento donde las empresas ya se sacaron todas las dudas y hacen sus mayores inversiones para producir.

Se trata de áreas donde se consiguieron algunos de los mejores resultados en los cada vez más extensos pozos de rama horizontal.

ÁREAS-NO-CONVENCIONALES.jpg

Para la provincia, este despegue en la producción se dará con un ritmo de inversiones que duplicará la cantidad actual de pozos por año. Mientras en 2018 se perforaron unos 336 pozos, se proyectan unos 600 pozos por año en el 2023.

Se trata de un indicador que paulatinamente queda de lado a la hora de medir la actividad a manos de la cantidad de fracturas que mes a mes se superan en cada uno de esos pozos, como viene informando este suplemento.

De acuerdo a las estimaciones del gobierno neuquino, la provincia podría llegar al pozo 8000 de su historia en el 2023, tras un salto de 2000 respecto de los actuales 6000.

La centralidad del transporte

Parte de lo que explica el despegue del shale oil pasa por la disponibilidad del transporte y las obras que ya están proyectadas.

A diferencia de lo que sucede con el gas, donde la falta de infraestructura para garantizar el transporte es una variable central a la hora de medir el ritmo de las inversiones, en el caso del crudo hay un margen importante para seguir agregando producción.

Es, en buena medida, un reaseguro para la producción de proyectos actuales que están acelerando y de las inversiones por venir.

EL-NUEVO-OLEODUCTO.jpg

Neuquén puede distribuir por los oleoductos actuales unos 260 mil barriles diarios de petróleo.En el gobierno neuquino también sostiene que se pueden transportar otros 100000 barriles adicionales con destino a Chile, lo que daría un camino despejado, en principio, para unos 360 mil barriles diarios de producción. Es un objetivo que de acuerdo a estimaciones que manejan en el ministerio de Energía de la provincia podría llegar entre el período 2024/2025, si se mantienen las condiciones del mercado y las inversiones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario