El clima en Neuquén

icon
Temp
71% Hum
La Mañana asesino

El presunto asesino serial de Ramallo rompió el silencio

Está acusado de matar a su familia. "Son todas mentiras. Soy inocente, soy inocente", expresó Pablo Damián Grottini a un medio local.

Desde abril pasado, la ciudad bonaerense deRamallo no sale de su asombro, luego de que se conociera el caso de Pablo Damián Grottini, el chofer de cortejos fúnebres sospechado de ser el primer asesino serial de la historia criminal reciente en la Argentina, por la muerte de su hermano Germán (32) en 2019, de su hija adoptiva Ailén (10) en 2021, y de su madre Teresita Di Martino (61).

Desde ese momento, Grottini fue detenido (actualmente se encuentra en la Unidad Penitenciaria N°3 de San Nicolás), acusado de planificar y ejecutar las tres muertes, y si bien en un principio decidió llamarse al silencio ante la prensa, en los últimos días se conoció una breve declaración de él (se trata de un breve video difundido por el diario El Norte), en la cual se desliga de los crímenes y apunta contra la fiscal María Belén Baños, a cargo de la UFI N°12 de San Nicolás, que investiga el caso y que lo tiene como imputado.

Te puede interesar...

“Soy Pablo Damián Grottini, estoy acusado por haber matado a mi familia cuando no tengo nada que ver”, arranca diciendo el acusado y luego continúa: “Soy inocente, pero la señora fiscal, a partir del 28 de abril de 2022, me culpa de ser un asesino serial. Ella dijo que no tenía dudas, cuando las cuatro pericias de mi madre salieron bien. Nadie me escucha, a mí ni a mis defensores, sino que la señora dijo que yo había cremado a mi hija y había tirado las cenizas de mi hermano al río… Son todas mentiras. Soy inocente, soy inocente”.

Embed

Justamente, la semana pasada, a pedido de Baños, el juez de Garantías de San Nicolás, Román Parodi, le dictó la prisión preventiva, mientras avanza la investigación por las tres muertes. En este sentido, según sospechan los investigadores, las mismas habrían ocurrido con una misma mecánica: envenenados a través del suero en el hospital donde habían sido internados tras sentir un fuerte malestar.

El hombre comenzó a ser investigado tras la muerte de su madre, quien fue llevada por su hijo descompuesta al hospital San Felipe de San Nicolás, donde refirió sentirse mareada y angustiada por la muerte de otro hijo y de su nieta, ocurridos tiempo atrás.

Tras realizarle los estudios correspondientes, los médicos constataron que estaba recuperada, por lo que planeaban darle el alta, aunque mientras permanecía internada en el box 3 de ese centro asistencial, al cuidado de su hijo, éste manifestó que el suero "perdía".

La enfermera de turno constató que estaba pinchado, atravesado de lado a lado, y observó que el hombre tenía sus prendas de vestir mojadas, de acuerdo a lo que consta en a causa.

Embed

Fuentes judiciales agregaron que, una hora y media después, Grottini volvió a llamar a los enfermeros, quienes constataron que Di Martino había muerto.

"Luego se determinó que el nuevo suero que había colocado la enfermera también se encontraba pinchado, esta vez con un solo orificio en la manguera, y se halló en el mismo box donde se encontraba la paciente una ampolla de diazepam abierta, la cual no había sido prescripta para ningún paciente ese día", según se informó en un comunicado judicial.

Mientras se investigaba este episodio, surgió -en base a testimonios de conocidos y vecinos- que un hermano de Grottini, que tenía 32 años y era deportista y guardavidas, había fallecido en circunstancias similares, al igual que su hija de 10 años, quien padecía un retraso madurativo.

Embed

Por todo ello, la fiscal ordenó investigar e imputarle las tres muertes y exhumar el cuerpo de la niña para una autopsia, lo que no podrá realizar con el del hermano debido a que fue cremado.

Así, Grottini quedó acusado por los delitos de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía en perjuicio de su madre y de su hija, mientras que por el fallecimiento de su hermano lo hizo con la calificación legal de homicidio agravado por alevosía.

Además, la fiscal Baños le sumó el delito de “daño” debido a que un testigo declaró que dos días después de la muerte del hermano, en 2019, vio a Grottini inyectarle una sustancia a una perra dentro de su casa.

Las búsquedas de Google que lo complican

Una vez bajo arresto, Grottini dio su versión de los hechos. Explicó que la supuesta crisis de salud de su madre había comenzado la noche del viernes 29 de abril, cuando estaban “en la mesa de su casa”.

De esta forma, afirmó que Teresita estaba “con dolor de pecho, muy nerviosa y muy angustiada”, por lo que decidió llevarla al hospital. Allí, dijo el detenido, a su madre “le hacen unos chequeos, le colocan una vía y le van a hacer una tomografía”.

Finalmente, culpó a una enfermera: dijo que manipuló la sonda de su madre para inyectar una sustancia desconocida. Pero Grottini nunca mencionó qué hacía en ese lugar el fármaco que no era del hospital.

Sobre Aylén, aseguró que fue víctima de una mala praxis. De su hermano Germán no habló. A su entorno, en tanto, siempre le repetía lo mismo que memciona en el video: que él no fue el culpable de nada, que simplemente está rodeado de tragedias.

Embed

Por otro lado, el acusado confirmó las búsquedas sospechosas en Internet, pero dio una insólita excusa: aseguró que las realizó con intención de suicidarse, y no con el objetivo de matar gente, según explicó Infobae.

Según fuentes del caso, ahora permanece aislado en una celda única, recibe visitas dos veces por semana por parte de un tío y de uno de sus primos, se muestra deprimido y lee la Biblia. Los primeros días se negó a comer. También lo frecuenta su abogado particular, Jorge Ingrata.

Lo último que se incorporó a la causa fue un informe elaborado a partir de las muestras extraídas del cuerpo de Teresita Di Martino, los análisis sobre tejidos hechos en la Asesoría Pericial de La Plata, que remarcan que no hubo inyección de aire en el suero. Esto debilita la hipótesis del deceso por embolia, cree la defensa. No obstante aún quedan muestras por analizar y resultados por conocer. La investigación continúa abierta.

Todavía se desconoce el móvil de los crímenes. Si bien se habló del cobro de los pocos bienes que tiene la familia, es solo una hipótesis que no ha ganado sustento en la causa. Mientras tanto, la fiscal Baños se reserva la chance de pedir una pericia psiquiátrica para Grottini, algo que todavía no ocurrió y sobre la cual, llegado el caso, el sospechoso puede negarse a realizarla.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario