El transporte, clave en el éxito de la huelga general

La CGT habló de paro "contundente" y el Gobierno lo relativizó.

buenos aires

La conducción de la CGT reivindicó el cuarto paro general que le hizo al gobierno de Mauricio Macri, al calificar de “contundente” la medida de fuerza. La huelga se desarrolló desde las últimas horas del lunes y estuvo sostenida principalmente por la adhesión de los gremios del transporte público, tanto en la Capital, el conurbano y las principales ciudades del país.

Al respecto, el jefe de la UTA, Roberto Fernández, aseguró que la medida “fue fuerte, con el servicio de transportes paralizado en todo el país”, aunque aclaró que “para los trabajadores hacer un paro es sufrir, no es un partido de fútbol”, y le pidió al Gobierno una “gran concertación”. Desde el Ejecutivo, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, habló en la ciudad de Bariloche y aseguró que el paro no habría tenido repercusión “si hubiesen estado funcionando los servicios de colectivos: de haber transporte público, la mayor parte de la población trabajaba”.

En el microcentro porteño y en distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires, el paro se sintió en forma atenuada, dado que pese a la ausencia de los colectivos, la mayor parte de los comercios, más allá de que muchos trabajadores no pudieron asistir por no tener cómo movilizarse. En cambio, los que tenían auto lo usaron para ir a trabajar, lo que provocó en el centro porteño una gran congestión en las playas de estacionamiento que, claro, estuvieron abiertas.

En tanto, la CGT aseguró que el paro nacional fue “contundente y se expresó nuestro profundo rechazo a este programa económico. El plan económico fracasó”, aseguró uno de los líderes del triunvirato, Juan Carlos Schmid, quien fue cuidadoso de los modos para no sonar desestabilizador: “Desde acá, con humildad y respeto por las instituciones y por el valor del sistema democrático, le decimos al Gobierno que, si no hay plan B, tampoco va a haber tregua con el movimiento sindical argentino”.

En los barrios porteños, la mayoría de los comercios estuvieron abiertos. En los hospitales sólo funcionaron las guardias.

Cómo fue en otras grandes ciudades

En Córdoba

La contundencia del paro general se sintió en la ciudad de Córdoba especialmente por la falta de transporte urbano e interurbano. En la zona céntrica, la mayoría de los locales permanecieron cerrados, al igual que algunos colegios, bancos y entidades públicas.

En Mendoza

La situación fue dispar, porque los micros funcionaron con frecuencias reducidas. Igualmente, en las escuelas hubo pocos alumnos y los bancos no abrieron. Tampoco funcionó el aeropuerto. Además, miles de personas de los gremios, partidos políticos y agrupaciones que se sumaron a la medida de fuerza y se manifestaron en el centro de la ciudad.

“Lo que ganamos en la mesa paritaria lo perdemos al otro día en el supermercado. Lo que está requiriendo la CGT es un cambio en un plan económico que fracasó. Sin plan B, no habrá tregua”. Juan Carlos Schmid

“Hay una devaluación impresionante. Cayó a la mitad el valor de nuestro peso, aumentaron los precios, dolarizaron el precio de los alimentos, dolarizaron las tarifas, los servicios”. Héctor Daer

“Lo único que les preocupa es cómo calman el ánimo al sector financiero. ¿Cuándo van a calmar el hambre, el desempleo, la pulverización que hicieron de los salarios? Se terminó la mentira”. Carlos Acuña

Moyano mostró toda su bronca en otra conferencia

En el lado opuesto al gobierno nacional pero también a la CGT oficial, el moyanismo dio ayer una conferencia en la sede porteña de Camioneros. “Lo más doloroso y lo que más bronca da es ver a Macri bailando con sus mandantes cuando tiene un paro nacional. Te responde bailando con el Fondo”, subrayó Pablo Moyano. “Dijimos ‘el paro no es contra Macri, es contra el FMI’ y él dejó claro quién manda en el país”, enfatizó.

Su padre, Hugo Moyano, que se sumó al final de la conferencia, dijo que el balance es “altamente positivo” y consideró que “es una demostración del pueblo argentino que está por encima de los dirigentes”. “Hemos vivido momentos importantes de ver cómo la gente se sumaba a esta protesta y momentos humillantes como los que nos hizo pasar el Presidente, bailando, sabiendo que el pueblo está protestando por el hambre. Eso es humillante, eso es el Presidente que dicen algunos que todavía tiene el apoyo de la sociedad, yo no lo creo”, dijo. Junto con los Moyano estuvieron también gremialistas de las dos CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli y de la Corriente Federal de Trabajadores que lidera el bancario Sergio Palazzo, entre otros cabecillas sindicales.

Macri descalificó el paro y felicitó a los que trabajaron

El presidente Mauricio Macri sostuvo desde Nueva York que el paro general de ayer “no contribuye en nada” y, por el contrario, felicitó a quienes fueron a trabajar “contra viento y marea”. Lo dijo en una conferencia de prensa que ofreció tras su discurso ante la Asamblea General de la ONU. Macri ratificó su preocupación en generar “empleo privado de calidad” en el país y remarcó que “hay que extremar el diálogo” con las organizaciones sindicales. “Es un momento difícil y soy el primero en saber cómo los argentinos están poniendo el hombro”, sostuvo acompañado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Como salida, el presidente propuso “extremar el diálogo y buscar herramientas nuevas e innovadoras” con los movimientos sindicales y aseguró que “no ha existido en la historia argentina un gobierno mas preocupado” que el de Cambiemos “en generar empleo privado de calidad”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído