Emocionante reencuentro de Ángela con sus heroínas

La mujer esclavizada 6 meses, con las vecinas que la salvaron.

Olga Cabeza
cabezao@lmneuquen.com.ar

Carolina Diocare
policiales@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Una semana después de que escapara de su ex pareja tras un calvario de seis meses de cautiverio, Ángela Garro se reencontró ayer con Eva y Mónica, las mujeres que le salvaron la vida. "Si hoy estoy acá, viva y contándolo, es gracias a ustedes dos, que tuvieron el coraje de ayudarme cuando nadie más lo hizo", les agradeció, entre lágrimas.

100 puñaladas fue la última amenaza de muerte que García le hizo a Ángela si escapaba.

Con la sorpresa y la alegría marcadas en la cara por volver a verlas después que le dieron una mano cuando tanto la necesitaba, Ángela las abrazó y les agradeció todo lo que hicieron para ayudarla.

"No tengo palabras para agradecerles lo que hicieron ese día, nunca nadie había hecho algo así por mí, sin ustedes no sé dónde estaría hoy, no sé ni siquiera si estaría viva", se emocionó.

En medio de la alegría que las embargaba a las tres, Eva afirmó: "No puedo entender cómo, de todas las personas que estaban ahí, nadie hizo nada, eran varias personas las que veían lo que estaba pasando".

Ella, sin dudarlo, se abalanzó sobre el ex de Ángela para que la soltara. "Cuando todo terminó, pensaba que si no hubiéramos forcejeado para que la soltara, se la llevaba y la mataba. Porque estaba enceguecido, como un loco", exclamó.

Por su parte, Mónica, que en ningún momento dejó de abrazarla, dijo: "Lo que más feliz me hace es verte y ver que mejorás día a día por tu bien y el de tus hijos".

A pesar del horror vivido, las tres aseguran que desde hace una semana nació una amistad.

"Estábamos destinadas a encontrarnos. De ese día me las llevo a ustedes -concluyó Ángela- que tienen más coraje que muchos hombres".

La valentía de EVA
Vio cómo García la arrastraba del brazo

"Era un grito desesperante, sufrido", comentó Eva cuando recordó el momento en que García la traía a Ángela de un brazo a la rastra. En ese instante la mujer intervino para detenerlo. "Nadie hizo nada, estaban todos mirando. Cuando ves algo así tenés que actuar", dijo la mujer, indignada. Eva se interpuso y estuvo cuerpo a cuerpo con el agresor, lo que le permitió a Ángela escapar hacia la casa de Sheila, donde encontró refugio.

Relato de sheila
"Estaba llena de moretones"

Los perros ladraban descontrolados y un ruido metálico las puso en alerta. Sheila, la más joven de las dos, se asomó por la ventana y vio cómo una mujer acababa de saltar el portón de su casa. Los perros la atacaron, pero no la detuvieron. Mónica abrió la puerta y la dejó pasar. "¡Me quieren matar, me quieren matar!", gritó Ángela. "¿Quién?". le preguntó Sheila. "Mi marido", respondió.

Sheila, una de las mujeres que le salvó la vida a Ángela Garro, rememoró aquel momento: "Pidió por favor que cerremos la puerta, las ventanas, todo". Luego de llamar a la Policía, García se apareció en la casa preguntando por su mujer, pero Mónica la negó.

"Tuvimos miedo, porque ella nos dijo que estaba armado. Por suerte no la vio", agregó la joven, mientras contaba que aquella mañana estaba con su suegra y sus dos hijos chiquitos.

"Fue muy feo todo, verla a ella llena de moretones fue horrible. Lo único que ella pedía era estar con sus hijos tranquila. Ojalá esté bien", concluyó Sheila.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído