En 1993, seis jóvenes que vivían en el barrio Villa Ceferino murieron como consecuencia de un accidente de tránsito en la Ruta 22, en cercanías de Arroyito. La mayoría de los vecinos del popular barrio vieron crecer a Alberto Urbina, Jorge Troncoso, Daniel Pacheco, los hermanos Cristian y Manuel Méndez y Luis Pedrero, y sobre todo los conocían por el talento y la habilidad que desplegaban en los picaditos de fútbol que se armaban en la plaza ubicada en las calles Castelli y Manuel Rodríguez.

Te puede interesar...

Bernardo Jara, que llegó al barrio a comienzos de los 70 proveniente de Chos Malal y trabajó en la construcción de la represa de El Chocón, disfrutaba ver correr a esos “seis pibes fantásticos” detrás de la pelota en ese espacio de tierra, que junto con otros vecinos, había ayudado a transformar en una plaza que hoy lleva el nombre Los Amigos y cuenta con seis monolitos en su recuerdo.

En su casa de la calle Castelli, justo frente a la plaza que ayudó a concretar, Jara, de 69 años, contó a LM Neuquén que en 2016 decidió rendirles un homenaje. “Los conocí desde muy chicos y también a sus familias, toda buena gente. Como jugaban muy bien, quise que quede un recuerdo en esta plaza y con una pelota de fútbol que yo mismo hice”, comentó.

Jara, albañil de oficio, no pudo precisar en qué año se colocaron los seis monolitos que recuerdan a aquellos jóvenes de Villa Ceferino. “Hace unos años, la comisión vecinal junto a la municipalidad y familiares de los chicos instalaron estos monolitos con sus nombres. Un día vi que en el medio de los seis monolitos había uno que no tenía ninguna inscripción. Le comenté a un vecino, con el que hemos plantado varios arbolitos en la plaza, que iba a hacer una pelota para ponerla allí y recordarlos de esta manera”, comentó.

“Es mi recuerdo a esos jóvenes que conocí de chicos y jugaban muy bien al fútbol en el barrio”.

El “escultor” de Villa Ceferino explicó que usó diversos materiales para lograr hacerla y que no sufriera golpes ni la arranquen del lugar. “Hice una pasta con Klaucol, que es un pegamento para cerámicos, lo mezclé con cal, cemento, arena fina y también usé papel de diario”, describió el hombre.

Algunas de las fotos que cuelgan en las paredes de su casa reflejan su pasión por el fútbol. Se lo ve posando junto a sus compañeros de los equipos que integró cuando era joven y en los torneos de la Asociación de Fútbol Veteranos del Neuquén (Afuven). “Siempre jugué de delantero y le pegaba con las dos piernas, y acá en el barrio me prendía en los picados. Me hubiera gustado jugar en la primera de algún club, pero no se dio”, sostuvo.

La pelota que recuerda a los jóvenes no es la única que hizo. Con orgullo le muestra al cronista una que confeccionó para el Mundial 2006 de Alemania. “Quería tener un recuerdo de ese mundial. Mi hija le escribió los nombres de los países que la jugaron y pintó sus escudos; quedó muy bonita, ¿no?”, dijo, y la mostró para la foto.

Un homenaje original a la número 5

En la actualidad, el monolito de la pelota emplazado en la plaza Los Amigos del barrio Villa Ceferino se encuentra deteriorado por las inclemencias del tiempo. Por eso, Marcos Cornu, quien encabeza el área de Rescate y Preservación del Patrimonio Cultural, Histórico, Arquitectónico y Urbanístico de la ciudad, tiene la intención de restaurarlo.

“Hace unos años atrás, cuando estuve realizando un relevamiento de los monumentos en la ciudad, encontré la pelota que hizo Bernardo Jara. Me pareció algo original” contó Cornu a LM Neuquén.

“La idea es trabajar con este señor para restaurarla, pintarla y revestirla con algún material para que no se vea afectada por la lluvia o el viento”, explicó el titular del área.

Por otra parte, Cornu pretende renovar las placas con los nombres de los jóvenes a los que Jara les dedicó esta obra.

LEÉ MÁS

Los usuarios se mostraron a favor del nuevo Metrobus

Mirá cómo fue la primera microdetonación en el derrumbe de la Ruta 40

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído