"Es como un volver a vivir y con la camiseta que amo"

La emoción del Rulo Aguirre por retornar tras estar un año en Boca.

Fabricio Abatte

abattef@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Basta con revisar los sitios especializados sobre Boca (en particular los dedicados a inferiores) para comprobar que en el mundo xeneize resultó una de las noticias del sábado. Y él, Jeremías Aguirre, admite al mismo tiempo: “Fue mi día”.

Se trata del popularmente conocido como Rulo, la joyita neuquina surgida en Maronese y una de las promesas xeneizes, club que lo detectó por un video que difundió LMN web. Tras un año de inactividad por la rotura de ligamentos en la rodilla izquierda, ayer volvió a jugar oficialmente en el 0 a 0 de la novena ante Gimnasia.

Te puede interesar...

Los portales como Boca Pasión Total destacaron su muy buen partido. “Estuve un poco impreciso, pero eso con el tiempo se mejora. Lo importante es que pude volver a jugar y con esta camiseta hermosa y que amo. Es como un volver a vivir deportivo”, se desahoga el chico de 14 años que este tiempo la luchó solo y en silencio ante la adversidad.

"Solo en la pensión y lesionado, llegué a pensar en largar todo y volverme a Neuquén pero por suerte resistí y salí adelante. Sueño con jugar en Primera”. Jeremías “Rulo” Aguirre La confesión de la promesa local de Boca

“Se me pasaron muchas cosas por la cabeza, porque se extraña Neuquén y la familia. Llegué a pensar en largar todo, pero por suerte pude salir adelante”, celebra el pichón de crack vía telefónica desde Casa Amarilla. Sí, la pensión de Boca en la que han habitado grandes estrellas del fútbol y en la que actualmente vive Agustín Almendra, la gran aparición en la Primera que conduce Guillermo Barros Schelotto, ahora cobija los sueños de Jere. ¿Cuáles son? “Llegar a la Primera de Boca sería lo máximo, pero si tiene que ser en otro club también sería bueno, lo que quiero es llegar”, comenta recién levantado de un reparador descanso.

Mientras fantasea con verse dentro del campo en la mítica Bombonera, el Rulo suele ir a la platea del uno de los templos futbolísticos a alentar al azul y oro, a gritar los goles de Wanchope Ábila o de Benedetto, un referente del plantel profesional que viene de padecer una situación similar a la suya salvando distancias. “A los partidos de Boca voy seguido, no tanto a las prácticas. Para nosotros es un estímulo que chicos como Almendra o mismo Maroni hayan salido de acá o incluso vivan aún en la pensión”, considera el habilidoso enganche que fue fichado a los 11 años por Boca y que se radicó en Buenos Aires el 22 de enero de este año.

“Quiero aprovechar para mandarle un saludo a mi familia, a la gente de Neuquén y a ustedes, que siempre han apoyado”, culmina. ¡Felicidades, Rulito!.

OPINIÓN

Me pone feliz su vuelta, la peleó mucho

Sebastián Castillo. Kinesiólogo que lo atendió en la mitad de la recuperación que hizo en Neuquén.

Después de la cirugía que le hizo Boca, Jere arrancó la rehabilitación conmigo, de chico lo conozco.

El doctor Batista fue quien lo operó, y como el Rulo se venía para Neuquén y quiso seguir la recuperación conmigo, estuvimos este tiempo en contacto con el departamento médico de Boca y con el kinesiólogo de la primera, al que le mandaba un informe todas las semanas. Hubo que estarle encima porque la recuperación es larga y si resulta tedioso cuando sos grande hacer kinesio, imagínense en el caso de un chico, que tiene que estar quieto...

Tuvo mucha mala suerte porque no son lesiones frecuentes en juveniles. Me mandó un mensaje el padre para avisarme de su vuelta y me pone re contento, la peló mucho. Se nota que se siente confiado y le deseo lo mejor porque es un jugadorazo y porque soy hincha de Boca.

P39-F04-DEPO(SCE_ID=234737).jpg
Luis y Natalia junto al Rulo y sus hermanos en el aeropuerto local.
Luis y Natalia junto al Rulo y sus hermanos en el aeropuerto local.

“Re contenta y orgullosa porque es su sueño”

Tanto Natalia, la mamá de Jeremías, como Luis, el padre, se mostraron emocionados por el ansiado regreso y debut oficial del Rulito en el Xeneize.

NEUQUÉN

Natalia y Luis lo tienen lejos y lo extrañan horrores. Pero sus incondicionales padres lo acompañan en esta aventura en el fútbol y ayer ambos estaban emocionados por el fin de una pesadilla. No era para menos.

“Re contenta y orgullosa. Fue complicada la última etapa de la recuperación. Estaba solo allá en Buenos Aires, imagínense. Se vino un poco abajo anímicamente pero lo alentamos. Y ahora le decimos que viene lo mejor, es su sueño y a pesar de que lo extrañamos, queremos que se le cumpla”, cuenta la mamá.

“Dicen que anduvo bien, varios medios le hicieron notas y demás. Es una alegría inmensa, su primer partido oficial y de titular, como se venía perfilando en los dos partidos. Se nos complica para ir a verlo por cuestiones económicas, pero estamos con el corazón allá”, explica Luis, siempre atento y agradecido con este diario .

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído