El clima en Neuquén

icon
13° Temp
54% Hum
La Mañana Kiss

La banda Kiss se vendió por 300 millones de dólares

La legendaria banda de rock sorprendió al vender su catálogo musical y su imagen a Pophouse Entertainment.

A comienzos del pasado diciembre, en el emblemático Madison Square Garden de Nueva York, como parte de su gira de despedida llamada "End of the Road", la legendaria banda de rock Kiss sorprendió al público al presentar en el escenario unos acompañantes muy singulares: sus propios hologramas, generados mediante inteligencia artificial y personalizados con efectos especiales, realizando acrobacias que, debido a su edad, los miembros originales ya no pueden llevar a cabo.

Durante ese memorable momento, los integrantes anunciaron que estos avatares digitales continuarían ofreciendo conciertos literalmente por toda la eternidad. Y ahora, se reveló que la empresa responsable de estos espectáculos holográficos ha adquirido la propiedad del catálogo completo de la banda.

Según informes de medios como TMZ, Pophouse Entertainment, la empresa en cuestión, ahora posee no solo canciones icónicas como "I Was Made For Lovin' You", "Rock and Roll All Nite" o "Beth", sino también el nombre y la imagen emblemática de la banda, con sus característicos rostros pintados en blanco y negro.

Embed

El acuerdo, valorado en aproximadamente 300 millones de dólares, asegura la protección y perpetuación del legado musical de Kiss, según afirmó el CEO de Pophouse.

"Kiss ha vendido más de 100 millones de discos en todo el mundo y a lo largo de sus 50 años de carrera ha continuado desafiando los límites de la cultura popular. La enigmática identidad del grupo, sus habilidades incomparables y su imagen icónica los han convertido en una fuerza cultural legendaria con un atractivo que trasciende generaciones", declaró el CEO.

Es importante destacar que Pophouse Entertainment es la misma empresa que ha producido espectáculos holográficos para otra banda mítica: ABBA.

Kiss: más que una banda, un fenómeno cultural

Embed

Desde su explosivo debut en la década de 1970, Kiss fue mucho más que una banda de rock. Fueron una fuerza imparable que ha dejado una marca indeleble en la música, la cultura pop y la industria del entretenimiento en general. Con su combinación única de música estridente, maquillaje extravagante y espectáculos teatrales, Kiss no solo creó un sonido distintivo, sino que también estableció un estándar para el espectáculo en vivo que pocas bandas han logrado igualar.

La historia de Kiss comenzó en la ciudad de Nueva York a principios de los años 70, cuando el guitarrista Paul Stanley, el bajista Gene Simmons, el baterista Peter Criss y el guitarrista Ace Frehley se unieron para formar una banda que pretendía ser más grande que la vida misma. Adoptaron identidades de personajes, con maquillajes elaborados y nombres en clave como "The Starchild", "The Demon", "The Spaceman" y "The Catman", respectivamente. Este enfoque teatral no solo los diferenció de otras bandas de la época, sino que también creó una conexión única con sus fans.

Con un sonido que fusionaba el hard rock, el glam y el heavy metal, Kiss rápidamente ganó popularidad en la escena musical de Nueva York. Sin embargo, fue su álbum homónimo lanzado en 1974 lo que realmente los catapultó a la fama. Con himnos como "Strutter" y "Deuce", el álbum estableció el sonido distintivo de la banda y generó una base de seguidores devotos que se autodenominaban el "Ejército Kiss".

A-Kiss-banda.jpg

A medida que su éxito crecía, sus conciertos se convirtieron en eventos teatrales llenos de pirotecnia, sangre falsa y plataformas gigantes. Cada miembro de la banda tenía su momento en el escenario, desde la sangrienta lengua de Gene Simmons hasta las acrobacias de Ace Frehley con su guitarra. Sus actuaciones en vivo no solo eran conciertos, eran experiencias.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario