Francella: "Somos profundos y complejos en situaciones límite"

Extremo. El actor habló sobre Animal, una historia dramática donde interpreta a un hombre que está jugado por su vida.

POR PAULA BISTAGNINO / Especial

Desde que le hicieron la propuesta hasta que decidió aceptarla pasaron 24 horas. Guillermo Francella no dudó: quería ser el protagonista de Animal, la nueva película del director Armando Bo en co-guion con Nicolás Giacobone –dupla autora y ganadora del Oscar por Birdman (ver recuadro)–, una historia dramática y extrema que cuenta qué le pasa a un hombre de familia conservador que sufre una enfermedad mortal y ante el límite de perder la vida encuentra su única oportunidad de sobrevivir en dos vagabundos, que le ofrecen darle el riñón que necesita a cambio de una casa. Desesperado, el hombre acaba aceptando el trato, pero las reglas del juego comenzarán a cambiar.

“Estoy muy feliz con la presentación, porque siempre es un momento lindo un estreno. Pero mucho más en este caso en el que estoy todavía impactado, positivamente impactado con el resultado. Muy contento con lo que veo plasmado”, dice el actor. Y agregó: “Es una película importante para mí, porque me permitió explorar desde lo interpretativo algo muy diferente, despojado de todos los recursos, haciendo a una persona que no me es reconocible pero que a la vez atraviesa un conflicto con el que me puedo identificar. Porque cualquiera puede o podría atravesar algo así”, dice Francella, quién podría volver a estar en los títulos de Hollywood con el film que tiene como coprotagonista a Carla Peterson.

Habla también del instinto animal de la supervivencia y de llegar a un lugar extremo.

Sí, él necesita un trasplante y primero hace todo lo correcto, lo que corresponde, los pasos que se deben hacer en un caso así. Pero llega la desesperación… La película habla de cuál es el comportamiento de una persona frente a una situación límite, de cuál es la conducta de alguien que a lo largo de toda su vida cumplió todas las reglas y nunca transgredió nada. Es muy interesante el planteo.

Llama la atención la reacción de la familia.

Todos creemos que nos conocemos mucho a nosotros mismos y a las personas que lo rodean, a sus seres queridos. Y uno espera de ellos que reaccionen de acuerdo con nuestras necesidades y sin embargo no es así.

P24-F01a-francella.jpg

¿Creés que somos capaces de cualquier cosa frente a situaciones límite?

Uno cree conocerse mucho, hasta que pasa un momento límite. Y las reacciones te desbordan. No siempre el comportamiento de los seres queridos es acorde a sus necesidades, y no lo es. El personaje vive una coyuntura que no esperó atravesar. Todos estamos expuestos a situaciones límites”, afirmó. Sin duda creo que somos humanos y en ese sentido no sabemos. Somos muy profundos y complejos y una situación límite nos puede empujar a un lugar que no sepamos.

¿Qué buscás en una película?

Que sea una historia que le llega al público. No podría estar al frente de una película que le da la espalda al público. No me interesa ese cine. Me gustan las películas que generan identificación con la vida de las personas. Que quienes nos ven sienten que eso puede ser su vida, que les puede pasar.

¿Cómo fue la preparación del personaje?

Hubo mucho aporte y trabajo con el director, Armando Bo. El trabajo no fue a partir de una experiencia vivida, sino a partir de los ensayos, y de él quería verme a mí. Hubo mucha dedicación. Él es muy meticuloso. Fue un trabajo mano a mano.

Tus personajes en el cine estuvieron alejados del papel de comediante que te llevó a la popularidad…

En mis últimos personajes tuve que apelar y descubrir recursos nuevos. Buscar en otros lados. Y la verdad es que tuve mucha suerte con los directores que me tocaron. Y eso es fundamental, porque la película siempre es del director.

P24-F02-francella.jpg

--> Con la esencia de Francella, pero un poco más oscuro y ácido

Su padre es el actor Víctor Bo y su abuelo, el director de cine del que heredó nombre y profesión. Estudió cine en la New York Film Academy, en los Estados Unidos, y antes de hacer cine hizo más de 120 comerciales con los que ganó más de 50 premios. Antes de dirigir El último Elvis ( 2011), ya se había lucido como guionista junto a su primo Nicolás Giacobone en el guion de Biutiful, de Alejandro González Iñárritu y protagonizada por Javier Bardem. Luego también escribieron Birdman, que ganó el Oscar al mejor guion original. En enero de 2015 dejó Buenos Aires y se radicó en Los Ángeles.

¿Cuál fue el disparador de la historia?

Fue un recorte de un diario que leí hace como cinco años y que era alguien que ofrecía parte de su cuerpo a cambio de una casa. Y me pareció algo desde la ironía muy original y a la vez muy dramático. La idea tan capitalista de que todo en esta sociedad tiene un precio, de que hasta tu cuerpo se compra y se vende. Pero sin que sea todo muy serio y con una bajada de línea.

¿Por qué eligieron a Guillermo Francella?

Necesitaba a alguien que no fuera sólo un actor dramático. Y él ya viene hace diez años haciendo otro tipo de personajes, y muy bien, pero a la vez sin perder su esencia de comedia. Esa historia está en él y yo no quería, y se lo dije, negar esa parte. En un tono más negro y ácido, pero el Guillermo que vamos a ver es ese también.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído