Gloria dejó el hogar y duerme de nuevo bajo el puente

Gloria abandonó la casa que le había otorgado el gobierno de Neuquén para que dejara de vivir en la calle y volvió a apilar todas sus cosas debajo del puente carretero, a metros del río Neuquén.

Gloria abandonó la casa que le había otorgado el gobierno de Neuquén para que dejara de vivir en la calle y volvió a apilar todas sus cosas debajo del puente carretero, a metros del río Neuquén.

El amor a su perra, Camila, fue más fuerte y como las autoridades de Acción Social le impedían llevarla a su nuevo hogar no dudó y otra vez duerme a la intemperie, en momentos en que el frío comienza a decir presente.

La situación de la mujer genera conmoción entre los vecinos de Costa Norte y Costa Sur, quienes la observan a diario cuando llegan al barrio, pero para ella es natural. Tenía 11 años cuando conoció la calle y escapó del horror de un padre que la golpeaba con una cadena y abusaba de ella. Era chica para dejar su casa, pero más duro quedarse. Y, desde entonces, muchas noches de fríos inviernos las pasó casi sin pertenencias en algún parque de la región.

A principios de este mes, por los reclamos de las familias del sector, Salud Mental de Río Negro, asistentes sociales cipoleñas y funcionarios neuquinos la visitaron varias veces hasta que la convencieron de mudarse a un hogar, para estar más segura y alejada del frío. Sin embargo, ella les había anticipado a todos que no había hogar sin Camila y que no se quedaría en ningún lugar si había problemas para que estuviese junto a su perra; y cumplió.

"Es mi guardiana y quiero que a ella también la acepten, si no, no me voy a ningún lado. Y si me voy y me la sacan, me vuelvo", había anticipado Gloria.

Hoy se las puede ver bajo el puente juntas, cerca de una cama llena de frazadas, algo de ropa y una heladera. Según Gloria, no necesita nada más para vivir. "No confío en la gente, me ha hecho mucho daño", repite cuando le preguntan por qué no aceptó la ayuda. Algunos le acercan comida, que comparte con su mascota, y otros le ofrecen cuidar sus bienes o cargar su celular. Ese es todo el contacto que Gloria acepta, aunque los vecinos preocupados pidan otra vez que alguien la saque de la calle y le garantice un lugar seguro para vivir.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído