Gloria eterna para las regionales del beach handball

Gisella Bonomi y Rosario Soto ganaron el primer oro olímpico para la zona.

Como ocurrió con el título conseguido en el Panamericano de Paraguay o en la medalla de bronce en el Mundial que se jugó en República de Mauricio (ambos el año pasado), Gisella Bonomi y Rosario Soto están otra vez abrazadas a la gloria. Un postal para la posteridad. Porque es este un triunfo histórico, con el sello olímpico como respaldo eterno, ya que es el primer logro en una competencia del COI (Comité Olímpico Internacional) de deportistas de la región.

Un logro que apenas se puede dimensionar hoy con la vorágine del día a día, pero que sin dudas dejará su huella en el repaso de la actuación de los chicos argentinos en estos 3° Juegos Olímpicos de la Juventud.

El beach handball, de estreno en el programa de competencia, fue la gran atracción en la arena del Parque Sarmiento y mucho tuvo que ver el desempeño de las chicas que sólo perdieron un partido –ante Holanda– en la fase de grupos, instancia en la que vencieron a Turquía (2-0), Paraguay (2-0), Portugal (2-1) y Venezuela (2-0).Luego, en el main round derrotaron sucesivamente a Croacia, Hungría y China Taipei, en todos los casos 2 a 1 para asegurar ventaja en el cruce de semifinales.

handball (7).JPG

Rosario Soto, nacida en Cipolletti pero formada en Neuquén, es del club Balonmano Centenario y se desempeña como arquera, en tanto Gisella, quien actualmente reside en Buenos Aires, jugó en el CEF N° 1 en la pivot, la goleadora del equipo.

handball (11).JPG

El conjunto albiceleste, dirigido por Leticia Brunati, explotó de alegría gracias a un trabajo colectivo espectacular. En semifinales, las kamikazes tuvieron que batallar bastante para superar a Hungría 2 a 1. Tras ganar el primer set 20 a 18, cayeron en el segundo 16 a 12 y hubo que ir al shoot out (penales), donde recién las albicelestes pudieron definir en el gol de oro 7-6. En la final dieron cuenta de Croacia por 2 a 0, con parciales de 14-10 y 18-16.

p35-f01-beach-handball.jpg

Precisamente Bonomi, con un golazo en los segundos finales del partido, frenó la última ilusión de las croatas. Emocionada por el logro, la elegida mejor pivot del torneo destacó justamente el trabajo de equipo. “Si bien me toca marcar, si no me llegara la pelota por el esfuerzo de mis compañeras, no podría hacerlo. Estuvimos tres años juntas, compartiendo muchas cosas. Mi entrenadora es como mi mamá y mis compañeras como mis hermanas. Me tuve que venir a Buenos Aires para poder entrenar y hoy veo que todo esto valió la pena”.

Por su parte, luciendo orgullosa su medalla dorada y con una voz apenas audible, Rosario Soto expresó: “Esto es un gran logro y lo quiero compartir con mi familia. Nosotros somos de Cipolletti y esto es inolvidable”.

p35-f02-beach-handball.jpg

--> Hicieron historia

Por Juan Martin Rinaldi / TyC Sports

Las dos van a quedar en la historia del handball Argentino. Ganar una medalla dorada en un juego olímpico es algo inimaginable. Los varones jugaron dos juegos y es muy lejana la posibilidad de soñar con eso. Gisella es en ataque una jugadora diferente. Argentina aprovechó su goleo. Todo equipo campeón necesita un arquero que aparezca. Rosario lo hizo en las situaciones difíciles y estuvo a la altura todo el torneo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído