Hace 37 años moría un presidente argentino inmerso en la pobreza

Arturo Umberto Illia, figura emblemática de UCR, murió sin un centavo en el bolsillo.

Un 18 de enero, pero hace 37 años atrás, moría el ex presidente y figura emblemática de la Unión Cívica Radical, Arturo Umberto Illia. Su mandato a cargo del Ejecutivo Nacional fue interrumpido por la dictadura militar de Onganía, y tras renunciar a la jubilación falleció inmerso en una situación pobreza. Según cuenta la historia, sus únicas pertenencias a la hora de su partida era sólo la ropa que traía puesta.

Médico de profesión, pero político por elección, nació el 4 de agosto del 1900 en la ciudad de Pergamino, provincia de Buenos Aires. Luego de recibirse se instaló en la ciudad de Cruz del Eje, Córdoba, como médico ferroviario.

Te puede interesar...

Desde joven comenzó a caminar el mundo de la política hasta llegar a ser el vicegobernador de Córdoba, y lo movilizaba la problemática de la pobreza. Illia no desperdiciaba recursos, y solía viajar a caballo o a pie para llevar medicamentos a los más humildes que él mismo compraba con dinero de su bolsillo, razón por la que se ganó el nombre de “Apóstol de los pobres”.

En 1963 asumió la Presidencia de Argentina, pero su mandato fue interrumpido el 28 de junio de 1966 por el golpe militar autodenominado Revolución Argentina que instaló a la fuerza a Juan Carlos Onganía como el jefe del Ejecutivo nacional.

Arturo illia

Tras abandonar la política, illia había declarado tener como propiedades una casa y un consultorio; tres trajes, uno negro y dos sacos sport; tres camperas; cuatro pulóveres; ocho camisas de vestir; cuatro camisas manga corta; diez pares de medias; tres pares de zapatos negros; y un par de chinelas. El auto que tenía lo tuvo que vender para poder comer, y en sus últimos años de vida trabajaba en la panadería de un amigo ya que había renunciado a percibir la jubilación de privilegio.

Illia falleció meses antes de la vuelta a la democracia, en 1983, cuando asumió Raúl Alfonsín. Falleció en la pobreza, sin más que la ropa que traía puesta. Anhelaba poder disfrutar de los aires de una política que representara las necesidades del pueblo, y que sea justa.

Hoy se lo recuerda como un político honesto y humilde, pero además por haberle dedicado un porcentaje histórico a la educación que alcanzaba el 23 por ciento, la Ley del salario mínimo, vital y móvil, la política petrolera, la ley de medicamentos y su política económica de disminución de deuda pública e industrialización.

Arturo Illia

LEÉ MÁS

Mario y María, los entrañables abuelos que custodian la historia de los neuquinos

El neuquino que la rompió en la Semana de la Moda en Berlín

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído