Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en par

LMNeuquen cuarentena

"Hoy todos están hartos de estar todo el día juntos"

La Psicóloga, Ada Morate, analiza cómo la cuarentena y el aislamiento social afectan la vida de las familias y de los individuos. Los medios, la angustia y la incertidumbre.

Por Mario Cippitelli - cippitellim@lmneuquen.com.ar

Vivir en cuarentena se convirtió en algo mucho más difícil de lo que se pensaba. Después de casi tres meses de aislamiento, las relaciones entre las personas que habitan un mismo espacio comenzaron a tener roces y se convirtió en un malestar que afecta a millones de individuos.

Te puede interesar...

La psicóloga Ada Morate analizó este fenómeno en tiempos de pandemia durante una entrevista con LM Neuquén.

—¿Por qué se persigue tanto la gente con la pandemia?

Por temor a infectarse del otro semejante. Decimos semejante al otro de todos los días, con el que convivís, con el que trabajás, con el que se comparten las cosas más esenciales. Esos otros a los que me refiero son esos con los que vos armaste una historia de vida. Nosotros somos seres sociables y nos hacemos en relación a los semejantes. Cuando el semejante se vuelve peligroso, entonces vos te podés perseguir.

—¿Y en el caso de la persona que vive sola?

En estos momentos todos tienen miedo a contagiarse. Es un problema mundial. Por más que vos vivas solo igual tenés contacto de alguna manera. Vas a comprar algo, te ponés el barbijo, caminás por la calle…. Ha sido tan poco clara la respuesta de la Organización Mundial de la Salud porque una vez dijeron una cosa y después dijeron otra, que no se sabe a ciencia cierta de qué se trata este virus: si está en el aire, si está en la superficie, si un estornudo lo lleva tantos metros… ¿Cómo no vas a tener miedo? El ser humano tiene miedo cuando no existe una certeza que lo cobije.

—No sienten protección…

Por más que tengamos un gobierno que podríamos decir que nos está cuidando, las teorías conspirativas son terribles. Y la gente se pregunta si este es un virus de laboratorio, si es un virus de la humanidad. No lo sabe. Por suerte este no es un gobierno que te manda a rezar el domingo para estar en comunión con Dios. Es un gobierno que dio hacemos tal y tal acción para preservar a la comunidad. Nosotros vemos que alguna gente se cuida y otra no. No te digo que el que sale y no se cuida no tenga miedo, pero quiere ser más fuerte que el miedo. Cree que puede controlarlo. Fijate que ya todo se cuestiona después de tres meses de cuarentena. Hay gente que no da más y sale igual.

—Hay gente que no puede no salir porque necesita trabajar.

La situación económica es terrible y eso sí ya es política del Estado. Es para que lo hablen los sociólogos y politólogos. Pero yo te puedo asegurar que una persona que no tiene que darle de comer a sus hijos sale por necesidad, porque la angustia y la desesperación lo supera. Eso es terrible. Hay gente que tiene más espalda y otra que no la tiene.

ada-morate-psicóloga-3.jpg

—¿Cómo afecta este confinamiento a las familias?

Yo trabajo con adultos y con algunos adolescentes. No trabajo con niños. Pero lo que cuentan los adultos es lo difícil que se hace la convivencia diaria todos juntos, todo el tiempo en el mismo lugar. Antes, cuando vos salías a trabajar, los espacios se compartían de otra manera. Por ejemplo, papá se iba y yo me quedaba en la computadora. O mamá se iba y yo me acostaba en su cama a mirar televisión. Ahora ni papá ni mamá se van. Los espacios, que antes eran regulados de otra manera, ahora son para todos. ¿Qué posibilidad tiene un adolescente de ir a la casa del novio o de la novia o con los amigos? Todo queda adentro de la casa. Y todo el tiempo, asfixia.

—¿Y entre parejas también?

Lo mismo. Lo que yo noto es que hay muchos desencuentros porque cada uno está buscando sus coordenadas. El encierro rompe la armonía porque no fue elegido. Aparte de la pérdida de la libido por estar todo el día juntos, el hecho de saber que no se va a poder salir hasta que no se termine la pandemia o se encuentre una vacuna genera una angustia terrible. No hay vacío. Está todo lleno. Todo el tiempo es de todos. Donde no hay vacío, no hay posibilidad para el deseo, porque el deseo aparece cuando algo nos falta. En este tiempo, los cónyuges, como las familias, están presentes pero distantes. Porque están hartos de estar todos juntos.

—¿El asilamiento afecta más a una persona mayor o depende de cada individuo?

Te afecta de acuerdo a cómo estás estructurado, a tu historia y del modo del que estás hecho. Podés tener 10 años y tener una facilidad para los avatares de la vida increíble. Y podés tener 70 y ser una persona sumamente rígida.

—¿Las comodidades influyen?

Creo que se puede ser feliz en un lugar donde no hay tantas comodidades y también se puede ser infeliz en un palacio. Esto me parece que va por otro lado. Si el encierro para vos es separación y no aislamiento, es una cosa. Pero si para vos el encierro es quedar lejos de todo porque tenés un signo con tu historia que toca eso, muy bien no te va a ir.

La necesidad de la presencia

Morate dijo que si bien la tecnología contribuye a que la gente no esté tan sola durante la cuarentena, la comunicación no es la misma: “Necesitamos, para trabajar con otros, algo del orden de la presencia, de la piel, de la mirada. O el abrazo entre amigos o familiares. Y con este aislamiento se está sustituyendo con el celular o la pantalla. Pero no es lo mismo. Vos no te comunicás con la persona, te comunicás con la imagen que se arma con una cuestión binaria que tienen las computadoras”.

LEÉ MÁS

A un siglo de la otra pandemia: iguales advertencias y similares rebeldías

Koopmann: "La gente entendió y hoy todos están colaborando"

Croxatto: "Hay mucha inquietud porque no se sabe qué pasará"

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

46.875% Me interesa
12.5% Me gusta
3.125% Me da igual
15.625% Me aburre
21.875% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario