El clima en Neuquén

icon
21° Temp
30% Hum
LMNeuquen Devaluación

Imparable, el blue se acerca a los $200: ¿La devaluación es inminente?

Pese a nuevas medidas tomadas por el Gobierno para contener la escalada, nada parece frenar al dólar y crecen las expectativas de una devaluación.

“No vamos a devaluar", aseguró el viernes el ministro de Economía, Martín Guzmán, buscando alejar los fantasmas de una fuerte devaluación a medida que el blue avanza imparable hacia los $200. El jueves, el dólar informal había escalado $7, a 190 pesos, y un día después terminó la semana en $195. El dólar ahorro rondaba el viernes los $138 y el contado con liqui fue el único que revirtió su tendencia y retrocedió a $172.

“La brecha (cambiaria), que es elevada, está generando expectativas de devaluación que no se condicen con las circunstancias que enfrentamos en el frente externo. A pesar de que hay una brecha que genera ansiedad importante y nos ocupa, tenemos condiciones e instrumentos para continuar con la política cambiaria que venimos llevando adelante y no hacer una devaluación”, sostuvo el viernes Guzmán.

Te puede interesar...

Sin embargo, el optimismo que muestra el ministro no se condice con la realidad del mercado, donde cada vez se dice más que una devaluación es inevitable. En ese sentido, para algunos operadores la única salida es hacer una devaluación “controlada”, con un programa de estabilización con el FMI de fondo que incluya una baja más rápida del déficit fiscal.

Precisamente, la cuestión clave de por qué ninguna medida que toma el Gobierno alcanza es una falta generalizada de confianza. Los operadores advierten que la falta de un programa para reducir el rojo fiscal alimenta las expectativas de una mayor emisión para financiarlo y, con eso, una mayor inflación y devaluación.

Y a todo esto se suma el nivel crítico de las reservas del Banco Central: para algunos analistas apenas quedan reservas líquidas por 5.000 millones de dólares, muy poco poder de fuego para estabilizar la convulsionada situación cambiaria. Podría ayudar coyunturalmente, sostienen, algún ingreso extra de dólares -como las liquidaciones del campo o activar el swap con China-, pero eso sería una “frazada corta” para ganar apenas algo de tiempo.

El ministro Martín Guzmán tiene bajo su ala la política energética.
En una semana récord del blue, Guzmán negó que se aproxime una devaluación.

En una semana récord del blue, Guzmán negó que se aproxime una devaluación.

Desconfianza hasta del exterior

La desconfianza hacia el rumbo del Gobierno no proviene sólo de los actores locales, sino también del exterior. Esta semana, los tres clubes de bonistas que entraron recientemente al canje (algo que desde el Gobierno había sido anunciado como un hito) emitieron un duro comunicado reclamando un programa económico creíble.

En su escrito, señalaron que “después de casi un año en el cargo, el Gobierno aún tiene que ofrecer una visión económica coherente y sostenible a la sociedad argentina y a los mercados”.

Los bonistas criticaron que “Argentina insistió en negociar la reestructuración de su deuda comercial antes de elaborar un plan económico detallado y acordar un nuevo programa del FMI”. Y afirmaron que, como única respuesta, en las reuniones de negociación que tuvieron con Guzmán, el ministro “se negó asiduamente a proporcionar parámetros específicos de una agenda económica”.

En este escenario, concluyeron que “las autoridades económicas no sólo no consiguieron restablecer la confianza, sino que las medidas adoptadas después de la reestructuración de deuda empeoraron drásticamente la crisis”.

Nuevas medidas

En este mar picado, el Gobierno intentó tomar medidas nuevamente esta semana para contener el dólar, una vez más sin resultado. Por un lado, anunció un régimen para promover inversiones en obras de construcción privadas que se nutrirá con un blanqueo impositivo para quienes declaren dólares en el país o el exterior.

El artículo octavo de la norma establece una alícuota diferenciada para estos fondos blanqueados según la fecha de ingreso: del 5% hasta el 31 de diciembre, 15% hasta 31 de enero, y 25% hasta el 28 de febrero. Este impuesto especial deberá ser ingresado en la forma, plazo y condiciones que establezca la AFIP y no podrá deducirse de Ganancias.

dolares y pesos.jpg
El Gobierno tomó medidas para frenar el dólar blue, pero no para de tocar un precio récord.

El Gobierno tomó medidas para frenar el dólar blue, pero no para de tocar un precio récord.

Por otra parte, esta semana el Gobierno dio marcha atrás con algunas restricciones en el contado con liquidación para intentar darle “profundidad” a ese mercado y bajar así la brecha cambiaria. El nuevo paquete vuelve a permitir a los no residentes operar en el CCL y reduce el plazo de permanencia (parking) obligatorio antes de poder vender los títulos en el exterior.

En este caso, las medidas parecieron tener efecto, ya que al final de la semana el CCL bajó unos $10, a $172. Pero hubo algo más que incidió: al viejo estilo de Guillermo Moreno, operadores financieros recibieron llamados el viernes de la Comisión Nacional de Valores (CNV) pidiéndoles que posterguen operaciones a través del “liqui”.

Por otra parte, el Banco Central analiza un nuevo ajuste hacia arriba del rendimiento que le pagan a los bancos y que buscan que llegue a los ahorristas. En esa línea, durante octubre la entidad subió casi un punto el rendimiento mínimo para los plazos fijos inferiores a 1 millón de pesos (de 33,06% a 34%) y casi dos puntos para los superiores a ese monto (de 30,02% a 32%).

Escenario complicado

Hasta ahora, ninguna de las medidas tomadas por el Gobierno fueron suficientes para contener la escalada del blue, que va rumbo a superar los $200. Desabastecimiento, falta de precios, aumentos por cobertura y problemas para importar insumos y bienes, son algunas distorsiones que están generando en la economía el ensanchamiento de la brecha cambiaria.

Un ejemplo de estas distorsiones es que el Gobierno debió eliminar los celulares del Programa Ahora 12 porque no puede impulsar la demanda de productos cuyos insumos provienen de afuera, es decir, que implican salida de dólares.

Otro ejemplo es el sector de la construcción, donde hay un fuerte acopio de materiales (las compras se hacen todas de golpe) y eso genera faltantes en la red de distribución. Y en otros rubros, como las concesionarias, por ahora hay precios y se mantienen las ventas, pero el problema es el costo de reposición.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

12.658227848101% Me interesa
1.2658227848101% Me gusta
0% Me da igual
20.253164556962% Me aburre
65.822784810127% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario