El clima en Neuquén

icon
32° Temp
27% Hum
LMNeuquen Diego

Imputaron al médico de Diego e investigan sus últimos días

Entre los puntos que hacen ruido en la Justicia, se destacan presuntas irregularidades en la externación tras la cirugía a la que fue sometida el Diez.

Tras la sorpresiva muerte de Diego Maradona, su abogado Matías Morla denunció irregularidades en su atención y pidió que se investigue qué pasó. En cuanto a la investigación, TN publicó el pedido de los psiquiatras para autorizar la internación domiciliaria del Diez y, según lo que la Justicia pudo reconstruir sobre las últimas horas del ex futbolista, algunos de los requisitos no se cumplieron.

El documento tiene fecha del 4 de noviembre, dos días después de que lo intervinieran de un hematoma subdural en la Clínica Olivos, a partir de allí los psiquiatras que lo atendían solicitaron que Maradona estuviera acompañado por especialistas y una ambulancia cuando recibiera el alta médica.

Te puede interesar...

El equipo psiquiátrico solicitaba específicamente la presencia de un médico neurólogo, un clínico y enfermeros, preferentemente hombres, especializados en tratamiento de pacientes con adicciones. A su vez, pusieron como condición la estancia de una ambulancia permanente, por si se consideraba necesario el traslado. Otro de los requisitos de los especialistas era que el futbolista debía “contar con la disponibilidad para realizarse estudios médicos cuando fuera necesario”. El documento fue enviado a la prepaga de Maradona para que lo autorice.

JKBGTVN54JHBDFPDAXOIPHKK4M.jpg

Siguiendo con la investigación sobre la muerte de Diego, este domingo la Justicia allanó la casa de Adrogué y la clínica de Núñez de Leopoldo Luque, el médico de cabecera de Maradona. Está imputado en una causa que investiga si hubo “homicidio culposo” u “abandono de persona”. En los próximos días, el médico podría ser citado a declarar.

Trascendió que los procedimientos fueron ordenados por la justicia de San Isidro, que está a cargo de la causa por la muerte de Diego. Las medidas se dispusieron a partir de las declaraciones de las hijas de Maradona, Gianinna, Dalma y Jana, que pidieron conocer los detalles del tratamiento y los medicamentos que recibió su papá en sus últimas semanas de vida. En especial, desde que le detectaron el hematoma subdural en la cabeza hasta su muerte.

Lo cierto es que, tras la intervención quirúrgica, Luque afirmó en declaraciones radiales que el estado de salud del exfutbolista era “bueno” y adelantó la intención del cuerpo médico de trasladarlo a una casa “con todos los cuidados que necesita” para que siga con su recuperación, hecho que efectivamente ocurrió.

ambulancias-frente-al-barrio-donde-fallecio-maradona.jpg

Asimismo, trascendió desde el entorno de Maradona que el Diez había tenido una discusión con Luque, a quien lo había echado de la casa que habitaba el jueves 19 de noviembre y solo volvió a hablar con él por teléfono, hasta el miércoles de su muerte.

Por su parte, Alfredo Cahe, histórico médico de Diego, el viernes pasado habló con la prensa y se mostró enojado con “el entorno” por las decisiones médicas que se tomaron desde la operación del hematoma. “Diego tendría que haber permanecido no solamente en esa clínica, sino en un lugar internado con una infraestructura diferente. Como cuando lo llevamos a Cuba, que todo el mundo protestó, pero ahí se hizo todo muy bien. Nunca supe cuál era la urgencia de operarlo. Tengo más dudas que afirmaciones. La primera duda es por qué se lo llevó a ese lugar. No sé si era una casa o simplemente un lugar de fin de semana”, afirmó el especialista.

El punto de la investigación de la muerte de Maradona, es que al momento de su descompensación no estaba acompañado por ningún médico, sino apenas por una enfermera, que incluso reconoció haber mentido en el informe interno de la empresa para la que estaba contratada. En sus declaraciones testimoniales, Dahiana Gisela Madrid, de 36 años, confirmó que fue la última en registrar con vida al astro del fútbol mundial.

qulc47y37vdlpke32hbwe3abni_crop1606582856514.jpg_959770305.jpg

Si bien ratificó que a las 7.30 escuchó al astro orinar (sin confirmación visual), reconoció que luego escribió en el informe que lo vio a las 9.30, lo que no fue real. Ese documento decía que Maradona se negó a dejarse chequear en la hipotética segunda visita, pero la enfermera desmintió esa información y dijo que fue “por una indicación del coordinador”.

El otro enfermero, que estuvo presente en la casa que habitaba el Diego Maradona, reveló que lo vio con vida aproximadamente a las 6.30 del miércoles, al momento de efectuarse el cambio de guardia. Según declaró, lo encontró descansando en su cama y estaba respirando normalmente.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.111111111111% Me interesa
5.5555555555556% Me gusta
8.3333333333333% Me da igual
58.333333333333% Me aburre
16.666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario