El clima en Neuquén

icon
Temp
67% Hum
La Mañana Presidencia

Jesús es el tercer neuquino que va por la Presidencia de la Nación

Además de Escobar, ya lo intentaron Alcides Christinsen en 1995 y Jorge Sobisch en 2007.

Con el lanzamiento de Jesús Escobar como candidato a presidente de la Nación por el Movimiento Libres del Sur, ya son tres los neuquinos que intentaron llegar al cargo más alto que puede aspirar un dirigente político en la República Argentina.

El primero que sorprendió con sus deseos y que fue avalado por su partido fue Alcides Christiansen, quien en 1995 se presentó como candidato de la alianza MAS-PST, acompañado en la fórmula por José Montes.

Te puede interesar...

Christiansen era reconocido en la capital neuquina por ser un dirigente de izquierda que ocupó la secretaría general de la UOCRA, un gremio siempre difícil, pero que lo animó a emprender esta aventura presidencialista.

El dirigente trabajaba de albañil cuando se postuló en las elecciones del 14 de mayo de 1995. En aquella oportunidad sacó 27.643 votos, el 0,16 por ciento, un número bajo porque la izquierda se había presentado dividida.

Neuquinos a la presidencia.jpg

El segundo candidato fue Jorge Sobisch quien se postuló para llegar a la presidencia en 2007 por un partido nuevo llamado El Movimiento de las Provincias Unidas. Lo acompañaba en la fórmula Jorge Asís.

El tres veces gobernador de la provincia cosechó un total de 268.395, el 1,40 por ciento, con la suma de otros pequeños partidos que lo acompañaban. Las elecciones se llevaron a cabo el 28 de octubre de 2007 y la fórmula ganadora resultó la de Cristina Fernández de Kirchner junto al radical Julio Cobos, con el 45,29 por ciento.

Más allá de estos tres neuquinos, hay un cuarto que pudo haber sido candidato, pero no tuvo el aval del peronismo o –mejor dicho- del propio Juan Domingo Perón.

Perón y Elías Sapag.jpg
Perón recibe a Elías Sapag en Madrid. La propuesta de Felipe como candidato fue rechazada por el general.

Perón recibe a Elías Sapag en Madrid. La propuesta de Felipe como candidato fue rechazada por el general.

En 1972, el presidente de facto Agustín Lanusse pensó que una buena forma de pacificar el país ante el inminente regreso de Perón del exilio, era encontrar una figura nueva dentro del Movimiento Justicialista que pudiera cerrar la grieta que se hacía cada vez más profunda. Por eso, Lanusse envió como emisario a Elías Sapag para hacerle la propuesta a Perón que vivía sus últimos años en Puerta de Hierro, en Madrid, luego de 18 años de ausencia.

Elías se entrevistó con el general, para exponerle la idea del candidato peronista patagónico, pero la propuesta fue rechazada de plano, sin posibilidades de negociación.

Perón finalmente regresó al país, llegó a la presidencia de la Nación y murió el 1 de julio de 1974.

Felipe tendría su revancha en aquellas históricas elecciones de 1973 donde se presentó como candidato a gobernador de Neuquén, en la única provincia donde el peronismo no pudo ganar.

El resto de la historia es conocida.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario