El clima en Neuquén

icon
Temp
86% Hum
La Mañana Juicio

Juicio al "hombre gato": testigos aseguran que jamás se comportó como un animal

"En ese momento era corpulento, tenía cinco teléfonos, tres autos. Contaba con mucho dinero que le enviaban del exterior", confió una ex novia del acusado, el israelí Nicolás Gil Pereg.

El desfile de testigos en el juicio contra del israelí Nicolás Gil Pereg (de 40 años) mejor conocido en los últimos días como el “Hombre gato”, acusado de asesinar a su madre y a su tía, está destruyendo por completo su coartada de inimputabilidad. Es que vecinos, policías, comerciantes hasta una exnovia del hombre, dejaron en claro que el acusado, que ahora no deja de maullar cuando se encienden las cámaras, siempre tuvo actitudes “coherentes, lógicas e inteligentes” y “jamás se comportó como un gato”.

Efectivamente, fue el testimonio de su ex novia quien más lo complicó en las últimas horas. En este sentido, la mujer contó que Pereg odiaba a los gatos y que dieron por finalizado el vínculo porque a él le molestaban sus mascotas, algo que se contradice con la actitud y apego a los felinos que busca mostrar el imputado, quien se autopercibe como un gato.

Te puede interesar...

“En ese momento era corpulento, tenía cinco teléfonos, tres autos. Contaba con mucho dinero que le enviaban del exterior”, indicó la expareja del israelí, con quien tuvo una relación de siete meses en 2009. Según explicó la testigo, Pereg llegó a Mendoza desde Israel, y se asentó en San Martín, en el este de la provincia, donde abrió un local de comidas.

Embed

Pese a su predisposición, la mujer se mostró molesta por haber sido citada nuevamente por la Justicia a contar su historia. “Estoy molesta porque no puedo aportar nada nuevo, me habían dicho que no me citarían más. No tengo nada que ver con este caso”, señaló. Fue en ese momento que se despachó contra el acusado y su vínculo con las mascotas. “Nos alejamos porque él odiaba a los animales. Yo tenía perros y gatos y a él le molestaban. Una vez, pateó a un perro en pleno calle”, remató.

A estas declaraciones se le suman las del mecánico, Jorge Salinas, quien recordó que el acusado era un hombre "muy bien hablado e inteligente" a quien "jamás" escucharon maullar, como hace cada vez que es convocado por la Justicia, como por ejemplo, lo hecho el último martes, por lo cual sigue el juicio desde una celda contigua a la sala N°15 en el nuevo Polo Judicial.

Embed

Pereg es acusado de asesinar a su madre Pyrhia Saroussy, de 63 años, y su tía Lily Lea Pereg, de 54, y el juicio se debate entre dos resoluciones: prisión perpetua o ser declarado inimputable; esto último, por los graves problemas mentales del imputado, según aducen los peritos de parte y relativiza la fiscalía.

Los terribles detalles del crimen

En la última jornada de debate se conocieron más detalles escabrosos de qué hizo Pereg con los cuerpos de ambas mujeres a las que habría asesinado el 12 de enero de 2019. Se sumó el testimonio de un especialista en medicina legal que presta funciones en el Cuerpo Médico Forense y que examinó los cadáveres de las hermanas, hallados, finalmente, el 26 de enero de ese año en el predio de Guaymallén donde vivía el acusado.

“Los dos cuerpos llegaron a la morgue judicial cubiertos de barro y en avanzado estado de putrefacción. La data de muerte fue difícil de precisar por estas condiciones y fue ubicada entre 10 y 20 días previos al hallazgo”, indicó el profesional, quien detalló ante el jurado las necropsias realizadas y especificó las causas de muerte.

Embed

En el caso de la madre de Gil Pereg, explicó: “La causa de muerte fue determinada como asfixia por estrangulamiento a lazo, por las marcas que presentaba la piel del cuello. Había señales que mostraban que hubo una suerte de lucha y golpes”. Por su parte, se refirió al examen que se realizó al cuerpo de la tía del acusado. “Presentaba tres orificios de proyectil de arma de fuego. Uno de ellos en la mama izquierda, que fue el disparo mortal. En este caso la causa de muerte fue el shock hipovolémico por pérdida de sangre, ya que afectó los vasos sanguíneos del pulmón y el corazón”, relató el especialista.

Luego de estas indicaciones, el profesional contó detalles acerca de las lesiones post mortem de las mujeres. Los estudios forenses determinaron que después de su muerte, los cuerpos de Pyrhia y Lily fueron mutilados. “Esta conclusión se desprende de las lesiones incruentas que fueron encontradas en ambos cadáveres. Uno de los cuerpos había sido atravesado por una barra de hierro que ingresaba por la oreja con salida por el cráneo, sumado a otros cuatro hierros introducidos hasta el abdomen (dos por la vagina y dos por el ano). El otro cuerpo presentaba las mismas lesiones, pero con salida por el tórax y el dorso”, indicó el experto.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario