La absolvió el juez porque el jurado popular se trabó

No hubo acuerdo en el caso de una mujer que mató al marido.

Mendoza. Después de casi ocho horas de deliberación, los 12 miembros de un jurado popular no pudieron llegar a un veredicto unánime y Claudia Cortez, una mendocina de 49 años que esta semana fue juzgada por la muerte de su marido, quedó en libertad.

La mujer llegó al juicio imputada por el homicidio agravado por el vínculo de Carlos Ernesto Pelayes, por lo que enfrentaba la posibilidad de recibir la pena máxima. La discusión, en este caso, no era si Cortez había asesinado o no a su pareja, sino cuánto influyó en ella ser víctima de violencia de género.

Te puede interesar...

Al estancarse el proceso por la falta de acuerdo del jurado popular, y después de que el fiscal retirara la acusación, la decisión quedó en manos del juez del Tribunal Penal Colegiado 3, Ezequiel Crivelli, quien decidió absolver a la mujer, que lleva adelante un tratamiento por cáncer de mama.

Los 12 miembros del jurado popular no pudieron llegar a un veredicto unánime y Claudia Cortez, juzgada por la muerte de su pareja, quedó en libertad.

La defensa había dejado en claro durante el juicio que la mujer había soportado tres décadas de maltratos físicos y verbales por parte de Pelayes, un hombre con antecedentes penales, desocupado y adicto a las drogas, por lo que encuadraron el crimen en un caso de legítima defensa. En sus últimas palabras, antes de que el jurado pasara a debatir, la mujer, totalmente conmovida, afirmó: “Yo sé que lo maté, no lo niego, pero me defendí. Estoy muy arrepentida. Yo vine al juicio por mí y por tantas mujeres que hoy están muertas por no defenderse”.

“Yo sé que lo maté, no lo niego, pero me defendí. Estoy muy arrepentida. Yo vine al juicio por mí y por tantas mujeres que hoy están muertas por no defenderse”. Claudia Cortez Fue lo último que dijo en el juicio la mujer de 49 años.

El crimen ocurrió la madrugada del 28 de julio del año pasado en la casa donde vivía la pareja en la localidad de Godoy Cruz, en la mencionada provincia mendocina. De acuerdo con la declaración de Cortez, su marido llegó borracho y drogado y quería tener relaciones sexuales, pero como ella estaba durmiendo con uno de sus hijos, se negó.

La negativa de la mujer desencadenó una catarata de reproches e insultos que terminó de la peor manera. “Me tiró el pelo y me arrastró por la casa. Luego, me bajó el pijama. Me quise ir con los chicos pero no me dejó”, contó la mujer. En ese momento fue que vio un cuchillo en la cómoda y, en un intento por defenderse a la fuerza, le provocó la herida que le causó la muerte a Carlos Pelayes, de 48 años.

Llegó con prisión domiciliaria

laudia Cortez llegó a juicio bajo arresto domiciliario, ya que está enferma de cáncer. en su alegato, el fiscal Guzzo había pedido que se le atenuara la pena al considerar que el crimen de su marido se cometió bajo una “circunstancia extraordinaria”, dado que se comprobó que la mujer fue víctima de violencia de género durante más de 30 años. Si el jurado popular hubiera considerado por unanimidad culpable a Cortez, la pena por la figura legal solicitada por el fiscal habría sido de entre 8 y 25 años de prisión .

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído