La ahorcó, tiró su cadáver y luego confesó el crimen

Mónica Cruz, de 38 años, fue asesinada por su ex. Tenía tres hijos.

Buenos aires. Varias veces lo había denunciado, pero la Justicia no quiso escuchar sus gritos de auxilio. Incluso, este año elevó la acusación tres veces, pero la Policía solamente le decía unas palabras y lo dejaba ir, como si nada. Ante esa pasividad, Mónica Cruz, de 38 años, perdió la vida tras ser asesinada por su ex pareja, quien confesó haberla matado con una soga y contó dónde tiró su cadáver.

Mónica había denunciado en reiteradas oportunidades a Juan Ramón. Habían sido pareja y juntos tuvieron dos hijos, quienes hoy tienen siete y nueve años. Las tres últimas denuncias, por violencia familiar y amenazas, fueron este año.

Te puede interesar...

“Nadie hacía nada. Mi mamá le puso la perimetral para que no nos hiciera nada, pero venía igual. Cuando lo veía el patrullero, venían, hablaban con él y se iba. Pero lo dejaban libre. Y después volvía”, comentó Alan, hijo de una relación anterior de Mónica.

La mujer, oriunda de la localidad bonaerense de Tristán Suárez, salió de su casa el viernes a la noche y no volvió a ser vista. En consecuencia, sus familiares denunciaron su desaparición y se activó el protocolo de búsqueda. La hermana de Mónica le aportó un dato clave a los investigadores: aseguró que desconfiaba de la ex pareja y contó las situaciones de hostigamiento y violencia que había denunciado la mujer.

Una vez atrapado el sospechoso confesó: “La ahorqué con una soga y dejé su cuerpo al costado de la Ruta 20 y y Los Cedros”. Las autoridades policiales encontraron en ese lugar el cuerpo de la víctima tirado boca abajo y tapado con una frazada roja. El acusado quedó detenido y ayer fue indagado como imputado por el femicidio de su ex pareja, delito que prevé una pena de prisión perpetua.

“Mi mamá le puso la perimetral para que no nos hiciera nada, pero venía igual. Cuando lo veían los del patrullero, venían, hablaban con él y se iba, lo dejaban libre y volvía”, dijo Alan, hijo de la víctima

Tras enterarse la noticia del asesinato, varios vecinos y conocidos de Mónica se autoconvocaron frente a la Fiscalía de Ezeiza y produjeron incidentes: con caras tapadas y palos en mano, quemaron cubiertas, tiraron piedras, cortaron calles, pintaron con aerosol el frente del establecimiento y bloquearon el acceso al lugar.

La víctima había denunciado en reiteradas oportunidades a Juan Ramón. Este año elevó la acusación tres veces por violencia y amenazas.

“No estamos de acuerdo con lo que está pasando acá. Invitamos a toda este gente a que se retire pacíficamente”, señaló la hermana de Mónica ante la prensa. Además, aclaró que ellos no convocaron a nadie para ninguna manifestación y se mostró en desacuerdo con lo sucedido. “Hay mucho dolor en la familia por haberla perdido. La Policía se ha portado de manera excepcional desde el momento que hicimos la denuncia, se movieron por todos lados. De la comisaría estuvieron constantemente asistiéndonos”, remarcó la mujer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído